10 señales de que es hora de dejar ir

Fuente: goir / Shutterstock

Fue dos días antes de Año Nuevo. Estaba volando desde la costa este a la costa oeste con una escala en el medio del país. En la mañana de mi partida, revisé la aplicación de la aerolínea en mi teléfono para ver las actualizaciones de última hora, solo para descubrir que la aerolínea había cambiado mi itinerario por completo. Mi viaje ahora comenzaba en un aeropuerto a 800 millas de donde vivo. ¡Ningún taxi me llevaría allí a tiempo! Llamé a la aerolínea inmediatamente para pedirles que reconsideren este cambio tonto y vengativo. Estuve en espera unos 20 minutos, momento en el que decidí comenzar a conducir hacia el aeropuerto desde el cual se suponía que debía volar originalmente, a media hora de mi casa, con la esperanza de resolver este problema por teléfono. Cuando llegué al aeropuerto, todavía estaba en espera. Decidí darme por vencido. Colgué el teléfono y me dirigí al mostrador de la aerolínea confiando en que el personal de tierra de la aerolínea me ayudaría a solucionar el problema.

Lo hicieron. Me dijeron que mi vuelo original había sido cancelado, y que si no quería conducir 800 millas hasta el aeropuerto O'Hare, podría obtener una lista de espera y rezar por los pasajeros que no se presentan. Piensa en esa alternativa por un segundo. Entre la congestión máxima en viajes de vacaciones y las inclemencias del tiempo, el aeropuerto parecía un Wal-Mart en un Viernes Negro, repleto de cientos de pasajeros varados que también rezaban por no presentarse. Puedes imaginar mis probabilidades de pasar de la lista de espera al manifiesto de pasajeros.

Hablé con muchos agentes de aerolíneas ese día. Algunos eran confusos, otros estaban confundidos, y algunos eran olvidadizamente inútiles. Pero hubo un agente que se destacó. En respuesta a mis interminables preguntas y la creciente preocupación de que iba a quedar atrapada en el aeropuerto por Año Nuevo, ella me miró con genuina compasión y me dijo con voz angelical: "No te rindas".

¡Mi estado de ánimo cambió por completo! Me sentí sereno, con poder y lleno de esperanza. Este consejo más común y trillado sonaba tan profundo en ese momento. No darse por vencido es lo que les decimos a nuestros seres queridos, nuestros amigos, nuestros clientes o nuestros estudiantes cuando queremos alentarlos a seguir persiguiendo sus objetivos.

Pero a pesar de su sabor de apoyo, ¿no se da por vencido realmente un buen consejo? ¿Está haciendo una contribución positiva? ¿O es compatible con una búsqueda interminable de un objetivo que es inalcanzable, sin importancia o incluso perjudicial?

Depende.

Si quieres tener éxito, no te rindas. Tú perseveras. Continúas persiguiendo tus sueños, a pesar de tus miedos, a pesar de los desafíos, y a pesar de los contratiempos. Pero necesitas saber cuándo dejarlo ir. Hay un punto después del cual la perseverancia deja de ser efectiva y está causando más daño que beneficio. En ese punto, la perseverancia se vuelve perseverante.

Estas dos palabras suenan similares, pero son muy diferentes. Perseverar no es rendirse. Perseverar no es dejar ir. Persevering le permite alcanzar sus objetivos. La perseverancia te retrasa, te distrae y te desinfla. Comprender la diferencia entre los dos le permite saber cuándo dejarlo ir sin darse por vencido.

¿Eres perseverante o perseverante? Aquí hay 10 señales de que es hora de dejarlo ir:

1. Estás apegado a tus objetivos, en lugar de estar comprometido con tus objetivos.

Perseverar significa que estás comprometido con tus metas y trabajas duro para hacer que se materialicen. Perseverar significa que estás apegado a tus metas, creyendo firmemente que tu futuro éxito y felicidad dependerá por completo de la consecución de ese objetivo.

2. Cuando te enfrentas a un desafío, pasas más tiempo quejándote que resolviendo problemas.

Los desafíos invitan a cambios. Pensar en nuevas formas de resolver el problema es un signo de perseverancia. Sin embargo, repetir el desafío en tu cabeza, protestar por la injusticia de la vida y esperar ociosamente a que el cambio ocurra por sí solo es un signo de perseverancia.

3. Le lleva tanto tiempo tomar una decisión que para el momento en que decide, la decisión ya no es relevante.

Perseverar te hace incapaz de tomar una decisión. Vacilas entre tus opciones, desperdiciando un tiempo precioso y socavando tu progreso. En algún momento debe dejar todas sus tablas de pros y contras y tomar una decisión. Perseverar significa comprometerse con una decisión, seguirla y enfrentar las consecuencias que conlleva.

4. Cuando alguien te da retroalimentación te enfocas más en el hecho de que recibes comentarios en lugar de en lo que puedes aprender de ello.

Perseverar te hace centrarte en los aspectos sin importancia de los comentarios, como el tono, el momento o la precisión de los comentarios. Usted cuestiona la audacia y la insensibilidad del observador, especialmente si los comentarios no fueron solicitados. Perseverar te hace enfocarte en el contenido y elegir ignorarlo o aprender algo de él.

5. Prefiere apoyo y simpatía por sus esfuerzos sobre el diálogo y la evaluación de su desempeño.

Si te encuentras hablando mucho sobre cuánto esfuerzo pones en tus proyectos, qué tan difícil ha sido llegar hasta aquí, y qué poco aprecian los demás lo que estás haciendo, eres perseverante. Por el contrario, invitar a ideas y comentarios para explorar las razones por las cuales sus esfuerzos no están dando los resultados que espera es un signo de perseverancia.

6. Discutes tus puntos y defiendes tus creencias, incluso cuando la evidencia no los respalda.

Perseverar es un proceso dinámico que incluye la modificación de su perspectiva a medida que el mundo cambia. Usted revisa o abandona ideas y teorías, si ya no parecen relevantes, importantes o realistas. Perseveración significa no estar dispuesto a cambiar de opinión. Se atiene a sus opiniones e impresiones iniciales, mientras ignora evidencia nueva o contradictoria.

7. Usted tiene las mismas conversaciones, sobre los mismos temas con la misma intensidad, pero sin llegar a ninguna conclusión.

Tener las mismas conversaciones sobre su vida, hacer las mismas promesas sobre el futuro y quejarse de los mismos desafíos es un signo de perseverancia, y es hora de empezar a considerar lo que necesita dejar ir. En cambio, enfocarse en el progreso realizado es una señal de que estás en el camino correcto, y no debes rendirte.

8. Tratas los reveses como fracasos en lugar de oportunidades de crecimiento y aprendizaje.

Para ser justos, la mayoría de las personas no celebra los fracasos. Se lamentan un poco y luego siguen adelante. Cuando la queja dura demasiado tiempo, es hora de dejarlo ir. Tú eres perseverante. Las fallas son parte de cualquier plan de éxito, pero pueden convertirse en puntos difíciles. Pero no deberían convertirse en razones para rendirse. Perseverar requiere revisar el plan y decidir, en base al conocimiento adquirido por el fracaso, cómo proceder al próximo paso.

9. Estás excesivamente preocupado por los detalles e ignoras el panorama general.

La perseverancia te hace enfocarte demasiado en los detalles y menos en el punto principal. Cualquier proyecto se compone de muchos detalles. Extender sus recursos a través de los detalles creará una imagen más completa y completa, que gastar demasiado tiempo o energía en cualquier detalle, lo que puede hacer que la imagen grande quede incompleta o distorsionada. Perseverar significa que se siente cómodo con el hecho de que faltan algunos detalles o será necesario corregirlos más adelante.

10. Realmente piensas que eres la misma persona que eras hace 10 años, hace 5 años, o incluso hace un año.

Perseverar significa estar apegado a tu autoconcepto y no permitirte cambiar. Los autoconceptos tardan años en construirse. Y es por eso que son muy resistentes al cambio. Sin embargo, las personas cambian constantemente. Con el tiempo, conservan algunos de sus hábitos, rasgos y cualidades, y abandonan otros. Cuando lo que piensas de ti se interpone en tu camino hacia el éxito, es hora de reconsiderar quién eres y determinar en quién quieres llegar a ser. Perseverar significa aceptar que ciertas cosas sobre quién eres han cambiado y otras tendrán que cambiar, si realmente estás comprometido con el logro de tus objetivos.

La perseverancia es fundamental para el éxito. Pero hay una delgada línea entre perseverar y perseverar, que debes asegurarte de no cruzar.

Para obtener más información acerca de cómo los soñadores se convierten en triunfadores, echa un vistazo a Brainblocks: superar las 7 barreras ocultas para el éxito (Penguin, 2015).

Si no tienes tiempo para leer un libro completo pero quieres saber cómo los bloqueos cerebrales evitan que los soñadores se conviertan en triunfadores, echa un vistazo a las escenas de mi discurso en el St. John's College en Annapolis.

Y si la procrastinación se interpone en el camino de hacer cualquiera de las dos cosas, obtenga una copia gratuita de mi libro electrónico Getting Things Done SOONER!

Related of "10 señales de que es hora de dejar ir"