3 consejos clave para padres cuando los niños ven eventos horribles en la televisión

Este blog fue escrito conjuntamente por "The Older Dad", el Dr. Kevin D. Arnold, y por la Sra. Theresa Gaser, MSSA, LISW-S de Trinity Family Counseling, Westerville, Ohio

De acuerdo con la VA, los niños que están expuestos a una mayor cantidad de cobertura televisiva de un desastre desarrollan reacciones más estresantes. El terrorismo y los desastres pueden alterar fácilmente la vida de los niños como las ondas de las olas en un estanque. En vista de eso, ¿qué podemos esperar después de que los niños experimenten eventos traumáticos al ver la cobertura televisiva o escuchar sobre ellos mientras los adultos debaten sobre esos eventos?

iStock-92671576
Fuente: iStock-92671576

Impacto general de la observación del trauma

Cualquier niño lo suficientemente mayor para reírse tiene la edad suficiente para experimentar los efectos del trauma. Los niños no necesitan ser testigos directos del trauma para sentir terror. Pueden escuchar acerca de un tiroteo y temen que les suceda a ellos u otras personas que les importen. Un niño puede sentirse emocionado de ver a uno de los padres y aterrorizado de que nunca volverán a ver al otro padre una vez que se van. Los niños no tienen que entender lo que está sucediendo para que ocurra un trauma.

Implicaciones del desarrollo

Los niños más pequeños (entre 6 y 12 años) procesan la información usando formas de pensar más concretas que los niños mayores y adolescentes. Por ejemplo, antes de los 8 años, los niños a menudo son confundidos por la altura del agua en un vaso como una indicación de la cantidad de agua en un vaso (mayor = más). Comprender este pensamiento concreto puede ayudar a explicar algunos síntomas sutiles de angustia en niños que han visto varias horas de cobertura televisiva del tiroteo en Las Vegas.

Experimentar el miedo mirando

Los niños reaccionan fácilmente ante la violencia con el mismo tipo de ansiedad que de otra manera podríamos esperar al ser víctimas de esa violencia. Todos reaccionamos normalmente con ansiedad viendo a los demás ser dañados, y los niños no son diferentes. Sin embargo, los adultos pueden razonar de manera abstracta sobre las probabilidades de tiroteos masivos que ocurren en su ciudad natal; pero los niños gravitarán a las características físicas de la situación en la que ocurre el tiroteo. Usarán el razonamiento concreto del "dónde" y "qué" y construirán ideas sobre el riesgo basadas en esas características de la vida real. En otras palabras, pueden pensar fácilmente que si vamos a un concierto en un área abierta recibiremos un disparo.

Hipervigilancia en la Infancia

Los niños pueden desarrollar una mayor cautela cuando se encuentran cerca de grandes multitudes después de ver la cobertura de TV en masa. Cuando los niños ven gritar a las multitudes, automáticamente los asusta a los niños. Es un disparador natural que lleva a los niños a escanear situaciones para identificar amenazas a su seguridad. Podemos observar a los niños para ver si su "radar" sube un poco demasiado, especialmente si escanean y reaccionan de forma exagerada a situaciones que les recuerdan un reciente episodio terrorista informado en los medios.

Reacciones fóbicas a situaciones similares

Las respuestas de temor aprendidas se generalizan más allá de las situaciones específicas en las que ocurren, y a menudo surgen en entornos similares, pero no iguales. Por ejemplo, en el caso del tiroteo masivo en Las Vegas, los niños fácilmente pueden mostrar signos de miedo fóbico y evitación desesperada cuando están en espacios abiertos llenos de gente o cerca de edificios altos. Podemos ser conscientes de los niños que actúan con miedo en los centros comerciales, los mercados al aire libre o las áreas metropolitanas del centro de la ciudad.

¿Cuándo debería preocuparme?

Cuando un niño ha estado expuesto a eventos terribles, ya sea en persona, a través de los medios de comunicación, o al escuchar a otros hablar de ello, pueden desarrollar un estrés secundario. Los niños muestran signos de estrés secundario a través de una mayor dificultad para completar el trabajo escolar, problemas para concentrarse o un mayor olvido. Pueden aparecer ansiosos o agitados, y pueden parecer más "pegajosos" de lo normal. Los niños a veces se niegan a ir a cualquier lugar que les recuerde la tragedia. Todos estos pueden ser signos de sus esfuerzos para sobrellevar el miedo, incluso si sus comportamientos no parecen ser sensatos para nosotros, los adultos.

iStock-92671576
Fuente: iStock-92671576

Qué hacer cuando los niños muestran signos de estrés secundario

Hay varias estrategias útiles para usar cuando vemos que nuestros hijos reaccionan con estrés secundario. Podemos pensar en estos como las 3 C: Confort, Conversación y Compromiso.

Comodidad

Ofrezca comodidad a los niños a través de comidas compartidas, tiempo familiar planificado, risas y participar en actividades que sean relajantes y placenteras. Podemos confiar en la capacidad de recuperación de los niños al recordar que la mayoría de los niños resolverán su ansiedad en unos pocos meses si no se vuelven a exponer al trauma. Les mostramos la seguridad de nuestra propia seguridad al no reaccionar de forma exagerada a sus miedos. En cambio, podemos modelar cómo mantener la calma al hablar sobre los sentimientos a través de la creación de un diálogo entre padres e hijos. Es importante que nuestros hijos sepan que estamos allí para ayudarlos y que no están solos.

Conversacion

Cuando comenzamos esos diálogos, creamos un lugar para la validación y la empatía. Nos alejamos de evitar el miedo al apoyarnos en una conversación, ofreciendo seguridad realista expresando nuestra comprensión de sus miedos. A menudo, hacer preguntas reflexivas y escuchar con atención las cosas que dicen los niños es una gran medicina por sí misma. Todos nos beneficiamos al escuchar y aceptar nuestras emociones, incluso cuando nuestras ideas ("¡Puede haber una persona mala arriba / afuera!") No suenan verdaderas.

Cuando los niños reaccionan con miedo, puede convertirse en una gran oportunidad para enseñar habilidades de inteligencia emocional: a) etiquetar sus emociones para ayudarlas a pensar; b) empatizar con palabras amables sobre los tiempos que hemos tenido miedo; yc) modele la resolución de problemas centrándose en la seguridad de las circunstancias actuales. Al usar la conversación, los ayudamos a manejar (en lugar de evitar) sus miedos. Podemos ayudar a los niños a aprender que el miedo no es una sensación de miedo.

Compromiso

Por supuesto, todos experimentamos un trauma cuando un hombre dispara a personas desde la ventana del hotel. Pero después de una semana, muchos de nosotros, incluidos nuestros hijos, aún podemos sentir miedo. Las formas de ayudar a los niños a hacer frente incluyen mostrarles que el horrible evento ha terminado: crear el marco de "eso fue entonces, pero esto es ahora". Cuando nos comprometemos a ser un buen ejemplo de cómo las personas enfrentan los miedos, nuestros hijos aprenden de ese ejemplo. Con frecuencia, los niños confunden lo que vieron o escucharon (un evento pasado) con el aquí y el ahora. Podemos ayudarlos a contar una historia sobre lo que sucedió ("¿Qué te asustó más cuando sucedió?") Y luego mover la historia al presente ("¿Qué es lo que da miedo ahora?"). Cuando contamos la historia actual, podemos destacar las características concretas de su mundo que lo convierten en un lugar seguro. En nuestra conversación, podemos hacer preguntas para alentar a los niños a que le digan qué los hace sentir seguros. Nuestro compromiso con el afrontamiento (en lugar de evitar) les enseña cómo cambiar la narrativa del miedo ("No estoy seguro") a una narrativa de miedo ("Puedo hacer cosas para ayudarme a sentirme seguro" o "Puedo hacer estas cosas" para ayudarme cuando no me siento seguro ").

El fin de la historia

Ayudar a los niños durante tiempos difíciles puede ser difícil porque ambos debemos manejar nuestros propios sentimientos y enfocarnos en los de ellos simultáneamente. Para ayudarnos a tener éxito en la ayuda a los niños, podemos confiar en la capacidad de los niños para "recuperarse". La resiliencia en la infancia existe como un recurso continuo para enfrentar la situación. Es importante tener en cuenta que, según Ishmael Beah, "los niños tienen la capacidad de sobrevivir para sobrevivir a su sufrimiento, si se les da una oportunidad".

Related of "3 consejos clave para padres cuando los niños ven eventos horribles en la televisión"