3 cosas que puedes aprender sobre ti mismo de la forma en que juegas

Minerva Studio/Shutterstock
Fuente: Minerva Studio / Shutterstock

Cómo resolvemos situaciones en los juegos que jugamos, ya sea en una computadora, un teléfono o un escritorio, refleja nuestra mentalidad: nuestras necesidades, intereses, objetivos, estilos cognitivos y enfoques de resolución de problemas se reflejan en cómo actuamos durante el juego . Al explorar las formas en que resolvemos los problemas en los juegos, podemos obtener información valiosa sobre nosotros mismos.

¿Te gustan los juegos de rol, los juegos de disparos o los juegos de estrategia complejos? ¿Prefieres mundos para construir o destruir? ¿Son los juegos una forma de comunicarse con su círculo de amigos y una experiencia que desea compartir con ellos? O quizás cuentes con conocer a alguien nuevo y maravilloso en el chat del juego, alguien que comparta tu afición y estilo de vida.

Los videojuegos están destinados a satisfacer las necesidades de los jugadores, por lo que primero llegaron a ser tan populares:

  1. Los juegos nos permiten hacer cosas que no podemos hacer en la vida real: conducir peligrosamente rápido, espiar, disparar e incluso matar. Esto habla de nuestros sentimientos de estar demasiado restringidos por la ley, los reglamentos o las reglas de otra persona: ¿Tenemos que escuchar todas las reglas que nos rodean, o podemos discutirlas y tratar de cambiarlas? por ejemplo, en el trabajo o en casa?
  2. Los juegos nos permiten hacer cosas fuera del mundo real: colonizar mundos alienígenas, volar o transformarse en animales. Esto está ligado a las restricciones de la realidad misma. Sin embargo, ¿cuántos jugadores que aman volar en videojuegos han probado el bungee jumping, rogallo flying, kiteboarding lessons o han encontrado un club de vuelo cercano?
  3. Los juegos nos dan la oportunidad de probar actividades que nuestros medios usualmente no coinciden: pilotear un avión, conducir un país o entrenar fuerzas especiales. Con respecto a nuestro deseo de ser algo que no podemos, solo puede tratarse de un buen diagnóstico y de encontrar una disciplina en la que podamos utilizar nuestras habilidades y habilidades de la mejor manera posible.

Los juegos de estrategia de construcción mundial, en los que se establecen ciudades, granjas o bases militares, se recaudan impuestos, se producen alimentos o se contratan soldados se parecen a empresas o empresas. Su estrategia en estos juegos -su forma de construir y expandir sus mundos, comprar y vender productos básicos, organizar leñadores virtuales o entrenar soldados- refleja su enfoque de la gestión en la vida real: ¿comienza construyendo todo lo que su nivel le permite a todos en una vez, y luego se sorprenden por su falta de dinero para los trabajadores, los soldados y otros pilares importantes? ¿O te encanta acaparar grandes recursos e imaginar usarlos en el momento adecuado, como cuando el ejército de un enemigo está en tus fronteras? Tómese un segundo para reflexionar sobre su estrategia en los juegos y en la vida real, como completar proyectos, administrar su tiempo u organizar eventos. Tal vez descubras algo nuevo y útil acerca de ti.

Además, considere cómo gasta dinero en los juegos: algunos jugadores gastan mucho en herramientas que no necesitan (¡ pero esa espada dorada se veía tan bien! ) O en recursos "en vivo" que no usan. Otros constantemente descuidan su defensa a tal punto que son robados en prácticamente todos los juegos. Otro error común es invertir demasiado en un solo producto. Estos errores a menudo reflejan los que hacemos en la vida real: ¿cuándo fue la última vez que compró algo que absolutamente no necesitaba? ¿Con qué frecuencia sucede? ¿Cuándo fue la última vez que hizo una inversión desacertada, no guardó suficiente dinero para los gastos cotidianos o fue víctima de una estafa? Si comprende que a veces comete estos errores y comienza a trabajar para mejorar sus hábitos financieros, puede que no siga sucediendo.

Los videojuegos se discuten con frecuencia en un contexto negativo, pero nos olvidamos de sus numerosos impactos positivos. Los videojuegos nos ofrecen recreación, despiertan nuestra imaginación, nos ayudan a conocer nuevos amigos y compartir momentos con ellos, nos permiten aprender cosas nuevas e incluso nos ayudan a descubrir cosas importantes sobre nosotros mismos.

Related of "3 cosas que puedes aprender sobre ti mismo de la forma en que juegas"