3 maneras en que su niñez dio forma a las creencias fundamentales a las que se aferra

Sjale/Shutterstock
Fuente: Sjale / Shutterstock

Como terapeuta cognitivo-conductual, ayudo a las personas a descubrir los pensamientos, sentimientos y conductas poco saludables que interfieren con sus objetivos. Me concentro principalmente en el aquí y ahora y no necesariamente voy a buscar nuevas heridas de la niñez no resueltas.

Pero si alguien entra en mi oficina de terapia para hablar sobre su desacuerdo conyugal, o si quieren descubrir por qué siguen saboteando sus posibilidades de éxito, la conversación inevitablemente se dirige a su infancia. Incluso las personas que entran diciendo, "No quiero hablar de mi pasado", eventualmente sacan historias de su juventud.

Hay una razón por la cual las conversaciones sobre problemas de adultos a menudo involucran discusiones sobre la infancia: desarrollaste tres creencias básicas durante la infancia que te afectan hoy.

1. Sus principales creencias sobre usted mismo

Tu infancia te dio una idea de quién eres como persona. Los mensajes que recibió de sus padres, hermanos, maestros y compañeros le enseñaron algo acerca de usted.

Sus experiencias lo ayudaron a determinar si era amable, inteligente, socialmente torpe, tímido o agradable. Y una vez que obtuviste una idea de quién eres y de cómo te perciben los demás, moldeó tus interacciones y elecciones.

2. Sus creencias principales sobre los demás

La infancia también te enseñó mucho sobre otras personas. ¿Las personas son inherentemente buenas? ¿Ayudan activamente a otros? ¿O se lastiman unos a otros a propósito?

Si usted experimentó una infancia cariñosa y enriquecedora, es posible que haya aprendido que es seguro confiar en las personas y que es bueno ayudar a los demás. Sin embargo, si las personas no fueran tan amables, es posible que haya aprendido que otras personas lo lastimarán o abusarán de usted.

3. Sus creencias principales sobre el mundo

Los niños que crecen en entornos humanitarios con pocos eventos adversos pueden creer que el mundo es un lugar relativamente seguro. Pueden esperar un futuro brillante en un mundo pacífico.

Los niños que experimentan eventos duros e impredecibles y aquellos que soportan el estrés crónico pueden creer que el mundo es un lugar aterrador, y que, sin importar lo que haga, tendrá dificultades para triunfar.

Creencias que se convierten en profecías autocumplidas

Cuando crees que algo es cierto, buscas evidencia que respalde tu idea. Con cada pieza de evidencia, la creencia se refuerza. Si creciste creyendo, "No soy lo suficientemente inteligente como para ir a la universidad", verás cada error, mala calificación o problema difícil como prueba de que no eres inteligente.

Y si obtiene una buena calificación de vez en cuando, puede apostarlo a la buena suerte, o concluir que el maestro le dio una prueba fácil. Ni siquiera querrás imaginar que tu creencia podría ser falsa, porque es inquietante cuando nuestra visión de quiénes pensamos que somos no se alinea con la evidencia.

Estas creencias afectan tu comportamiento: si crees que no eres inteligente, es probable que no pongas mucho empeño en tus estudios y no tengas un buen rendimiento en la escuela. O si crees que no eres una persona agradable, tendrás más problemas para hacer amigos. Si no haces contacto visual, o no saludas a las personas de manera amistosa, tendrás problemas para desarrollar relaciones cercanas. Y esas luchas de relación reforzarán tu creencia de que no eres agradable.

Cómo cambiar tus creencias fundamentales

Muchos adultos bien ajustados superan las difíciles, incluso horribles, infancias. De hecho, algunos acreditan sus dificultades por darles la fortaleza mental que necesitaban para tener éxito. Pero otros están obsesionados con las cintas que siguen respondiendo en sus mentes, recordándoles por qué nunca llegarán a nada. En consecuencia, luchan por liberarse de creencias autolimitantes.

Las buenas noticias: todos pueden esencialmente "desaprender" las creencias autolimitantes que desarrollaron durante la infancia. Lleva tiempo y práctica entrenar a tu cerebro para ver las cosas de manera diferente.

Y a veces se necesita ayuda profesional, especialmente si se trata de circunstancias traumáticas. Pero dejar de lado las creencias centrales improductivas que desarrollaste durante la infancia puede ser la clave para avanzar y alcanzar tu mayor potencial.

¿Quieres aprender a renunciar a los malos hábitos que roban a los niños la fortaleza mental? Ordene 13 cosas que los padres mentalmente fuertes no hacen .

Related of "3 maneras en que su niñez dio forma a las creencias fundamentales a las que se aferra"