4 maneras en que el dolor del trauma infantil nos afecta como adultos

pecaphoto77/Shutterstock
Fuente: pecaphoto77 / Shutterstock

Ya sea que haya presenciado o experimentado violencia cuando era niño o que sus cuidadores lo hayan descuidado emocional o físicamente, cuando crezca en un ambiente traumático es probable que todavía muestre signos de ese trauma como adulto.

Los niños dan sentido a los eventos que presencian y a las cosas que les suceden, y crean un mapa interno de cómo es el mundo. Esta creación de significado los ayuda a enfrentarlo. Pero si los niños no crean un nuevo mapa interno a medida que crecen, su vieja forma de interpretar el mundo puede dañar su capacidad de funcionar como adultos.

Si bien hay muchos efectos secundarios del trauma emocional infantil, aquí analizaremos específicamente cuatro formas en que el trauma emocional infantil nos impacta como adultos.

1. El falso yo

Como terapeuta emocional de trauma infantil, veo muchos pacientes que llevan heridas emocionales infantiles hasta la edad adulta. Una forma en que estas heridas se revelan es mediante la creación de un yo falso .

Como niños, queremos que nuestros padres nos amen y cuiden de nosotros. Cuando nuestros padres no hacen esto, tratamos de convertirnos en el tipo de niño que creemos que les encantará. Al enterrar los sentimientos que pueden obstaculizar el camino para satisfacer nuestras necesidades, creamos un yo falso: la persona que presentamos al mundo.

Cuando enterramos nuestras emociones, perdemos el contacto con quienes realmente somos, porque nuestros sentimientos son parte integral de nosotros. Vivimos nuestras vidas aterrorizados de que si dejamos que la máscara se caiga, ya no seremos cuidados, amados o aceptados.

La mejor manera de descubrir el ser auténtico debajo del ser falso es hablar con un terapeuta especializado en trauma emocional infantil y puede ayudarlo a volver a conectar con sus sentimientos y expresar sus emociones de una manera que lo haga sentir seguro y completo.

2. Pensamiento de la Víctima

Lo que pensamos y creemos acerca de nosotros mismos conduce nuestra autoconversación. La forma en que hablamos con nosotros mismos puede empoderarnos o desempoderarnos. La autoconversación negativa nos quita poder y nos hace sentir como si no tuviéramos control sobre nuestras vidas, como las víctimas. Es posible que hayamos sido victimizados como niños, pero no tenemos que seguir siendo víctimas como adultos.

Incluso en circunstancias en las que creemos que no tenemos otra opción, siempre tenemos una opción, incluso si es solo el poder de elegir cómo pensamos sobre nuestra vida. Tenemos poco o ningún control sobre nuestros entornos y nuestras vidas cuando somos niños, pero ya no somos niños. Es probable que seamos más capaces de cambiar nuestra situación de lo que creemos.

En lugar de pensar en nosotros mismos como víctimas, podemos pensar en nosotros mismos como sobrevivientes. La próxima vez que te sientas atrapado y sin opciones, recuérdate a ti mismo que eres más capaz y tienes el control de lo que crees.

3. Pasivo-agresividad

Cuando los niños crecen en hogares donde solo hay expresiones enfermizas de ira, crecen creyendo que la ira es inaceptable. Si presenció la ira expresada violentamente, entonces, como adulto, podría pensar que la ira es una emoción violenta y, por lo tanto, debe ser reprimida. O bien, si creció en una familia que reprimió la ira y sus padres le enseñaron que la ira está en una lista de emociones que se supone que usted no debe sentir, la reprime, incluso como un adulto que podría beneficiarse de la ira.

¿Qué pasa si no puedes expresar tu enojo? Si eres alguien que suprime tus sentimientos de malestar, es probable que ya sepas la respuesta: nada. Todavía te sientes enojado, después de todo, la ira es una emoción natural y saludable que todos experimentamos, pero en lugar de la resolución que surge al reconocer tu ira y resolver lo que la desencadenó, simplemente te mantienes enojado . No expresas tus sentimientos directamente, pero como no puedes reprimir verdaderamente la ira, expresas tus sentimientos a través de la agresividad pasiva.

4. Pasividad

Si fue descuidado de niño o abandonado por sus cuidadores, es posible que haya enterrado su enojo y temor con la esperanza de que nadie lo abandone nunca o lo descuide nuevamente. Sin embargo, lo que sucede cuando los niños hacen esto es que terminamos abandonándonos a nosotros mismos . Nos retenemos cuando no sentimos nuestros sentimientos. Terminamos pasivos, y no estamos a la altura de nuestro potencial. La persona pasiva se dice a sí misma: "Sé lo que tengo que hacer, pero no lo hago".

Cuando enterramos nuestros sentimientos, enterramos quienes somos. Debido al trauma emocional de la infancia, es posible que hayamos aprendido a ocultar partes de nosotros mismos. En ese momento, eso puede habernos ayudado. Pero como adultos, necesitamos nuestros sentimientos para decirnos quiénes somos y lo que queremos, y para guiarnos a convertirnos en las personas que queremos ser.

Para obtener más información sobre cómo las heridas de la infancia nos afectan como adultos, visite mi sitio web y síganme en Facebook [https://www.facebook.com/abrandtherapy/] o Twitter.

Related of "4 maneras en que el dolor del trauma infantil nos afecta como adultos"