4 razones por las cuales los malos matrimonios son peores para los niños que el divorcio

wavebreakmedia/Shutterstock
Fuente: wavebreakmedia / Shutterstock

Cuando era niño, a los padres divorciados se les daba el mal de ojo. Las cabezas se sacudieron, las lenguas hicieron clic; los divorciados eran ladrones de casas, egoístas y sin amor, destruyeron las vidas de los niños. Algunas iglesias los excluyeron de los servicios; aparentemente, incluso Dios no era un fanático. El mensaje para las parejas casadas: mantenga intacta a su familia por todos los medios necesarios.

Los tiempos han cambiado; hoy, casi la mitad de todos los matrimonios en los Estados Unidos terminan en divorcio. Si el divorcio duele o ayuda a los niños depende de cómo lo manejen sus padres, pero una cosa es cierta: mantenerse en un matrimonio tóxico seguramente causará a los niños más daño que bien.

Los niños obligados a soportar matrimonios sin amor y a tolerar la tensión emocional día tras día llevan la peor parte de la relación disfuncional de sus padres. Intuitivamente sienten la infelicidad de sus padres y sienten su frialdad y falta de intimidad. En muchos casos, los niños se culpan a sí mismos, sentir que la relación de combate de sus padres es de alguna manera su culpa. En tales casos, permanecer juntos "para los niños" es una broma cruel.

Aquí hay cuatro formas en que los niños sufren a través de matrimonios tristes y abatidos:

1. Tensión crónica

La relación de nuestros padres nos deja una huella emocional que nunca se desvanece. Una parte natural del desarrollo de los niños es la internalización de ambos padres. Cuando los padres están constantemente en desacuerdo, sus hijos internalizan esos conflictos. En lugar de sentirse aliviados o consolados cuando están con ambos padres, se sienten tensos. Tal tensión continua puede producir graves dolencias emocionales, sociales y físicas en los niños, como la depresión, la desesperanza o la fatiga crónica.

2. Un sentido inestable de sí mismo

James Dean gritó a sus padres que se peleaban en Rebelde sin causa : "¡Basta! ¡Me estás destrozando! "Porque la guerra entre padres echa raíces en las mentes de los niños. La tensión erosiona su seguridad y los deja con poca paz interna, poniéndolos en desacuerdo con sus propios impulsos. Por ejemplo, anhelan ser amados, pero rechazan la cercanía; anhelan a sus amigos, pero eligen el aislamiento; Tendrán grandes habilidades intelectuales o creativas, pero sabotearán sus propios esfuerzos. El conflicto externo entre sus padres eventualmente se convierte en una batalla interna contra ellos mismos que complica su vida y obstaculiza su desarrollo emocional.

3. Miedo a la intimidad

Los niños criados por padres que pelean tienen grandes dificultades para acercarse a los demás. La intimidad desencadena los traumas que sufrieron al presenciar la disfunción de sus padres, por lo que evitan la cercanía para evitar ser lastimados. Si logran establecer una relación íntima, se mantienen prudentes o vigilados. Cuando surge un conflicto, es más probable que huyan o que recreen los conflictos de sus padres con su propia pareja.

4. Problemas de humor

Los padres en conflicto producen hijos que tienen problemas serios de ánimo, como la distimia. Estos problemas, si no se tratan, pueden alimentar los trastornos de la personalidad o el abuso de sustancias. La raíz de estos problemas es una profunda falta de esperanza. Aprenden a temprana edad a abandonar el optimismo y esperar lo peor. Tristemente, los malos matrimonios hacen que los niños maduren demasiado rápido y pierdan su niñez.

Incrustar desde Getty Images

Antes de considerar el divorcio

Terminar un matrimonio es una tarea brutal que solo debería ser una opción después de que se hayan agotado todos los demás esfuerzos. Antes de llamar a su abogado, aquí hay algunas sugerencias:

Consejería para parejas

La consejería para parejas funciona mejor cuando enseña a los padres cómo superar sus conflictos sin recurrir a la guerra emocional (ver "Odiarme de una manera más amorosa: una guía para parejas para una mejor discusión"). También da a los padres malhumorados un lugar para trabajar a través de sus diferencias en lugar de exponer a sus hijos a ellos. El objetivo de la terapia de pareja es enriquecer la comunicación y mejorar la intimidad. Pero ten cuidado: la terapia de pareja puede ser traicionera, y el terapeuta equivocado puede deletrear la ruina de tu matrimonio. Reúna recomendaciones confiables, tómese su tiempo y entreviste a varios profesionales. Asegúrese de que ambos estén de acuerdo con el terapeuta que elija; de lo contrario, la terapia se convertirá en otro hueso de la discordia.

Terapia individual

Nada despierta problemas infantiles no resueltos como el matrimonio. Con demasiada frecuencia, las parejas tienen expectativas poco realistas sobre el matrimonio, y se desilusionan cuando descubren que los buenos matrimonios dan resultado. Antes de culpar a su pareja de todos los problemas en su matrimonio, obtenga ayuda para usted. Un terapeuta capacitado puede ayudarlo a identificar problemas de su pasado que están resurgiendo en su relación.

Grupos de apoyo

El mejor resultado del trabajo en grupo proviene de compartir sus sentimientos y descubrir que no está solo. Escuchar las luchas de otras parejas, las dificultades que enfrentan y cómo funcionan a través de ellas puede brindarles la inspiración y el alivio que tanto necesitan. También le proporciona una comunidad de personas que pueden inspirarle con nuevas opciones en su matrimonio.

La historia de Zoe

Zoe, una pelirroja de trece años con ojos tristes, me mira con los brazos cruzados y la mandíbula apretada; una terapia de rehenes si alguna vez la hubiera visto. Los padres ejercen su poder ejecutivo cuando se trata de terapia, por lo que no espero que Zoe coopere, especialmente durante nuestra primera sesión tumultuosa. Para los niños como Zoe, la terapia es un insulto.

Zoe, sin embargo, me ofrece un trato: "Voy a estar en terapia contigo solo si prometes una cosa. Quiero que convenzan a mis padres para que se divorcien ". Me quedé pasmada ante su pedido, pero me abrió los ojos a algo que nunca había considerado: el lado positivo del divorcio.

Zoe sufrió una constante humillación en público, en la escuela y frente a sus amigas debido a la relación de lucha de sus padres. El abuso verbal que presenció sufrir a su madre a manos de su padre nunca se detuvo. Como resultado, Zoe tuvo problemas con dolores de cabeza, depresión y problemas de peso.

Después de reunirme con sus padres y presenciar su desprecio entre ellos, entendí la petición de Zoe. Si apenas podía soportarlos durante 30 minutos, ¿cómo debe ser vivir con ellos?

Un año después del divorcio de sus padres, la depresión de Zoe se disipó: pasó de la escuela deficiente a la posición de honor. Ella también tuvo su primer novio y se hizo sociable socialmente. De hecho, me sorprendió lo mucho mejor que se volvió la vida para todos.

Para programar un taller de crianza, ver videos o artículos, o pedir su copia de WHEN KIDS CALL THE SHOTS , visite seangrover.com.

Related of "4 razones por las cuales los malos matrimonios son peores para los niños que el divorcio"