5 consejos para dormir bien con dolor crónico

Muchos padres nos dicen que su hijo con dolor crónico tiene dificultades para dormir. Dormir lo suficiente y dormir de buena calidad son importantes para todos los niños, pero tienen una importancia especial para los niños que enfrentan un problema de dolor crónico. La investigación ahora ha demostrado que un sueño deficiente hace que sea más difícil lidiar con el dolor, que los niños se vuelvan más irritables o ansiosos y hace que los niños se sientan más sensibles al dolor. La medicación no suele ser una solución a largo plazo para ayudar a los niños a dormir de buena calidad. Pero, la buena noticia es que hay una serie de estrategias que implican cambios en el comportamiento del sueño que pueden ayudar. Aquí hay cinco consejos que a menudo recomendamos a las familias:

1. La consistencia en los horarios de sueño es clave

Mantener un horario regular de acostarse y levantarse para su hijo ayuda a establecer momentos en los que el cerebro y el cuerpo de su hijo están acostumbrados a quedarse dormido y despertarse. Tener este patrón regular también reserva y protege el tiempo suficiente para dormir en la rutina diaria de su hijo. Por lo general, los niños pueden necesitar hasta 10-11 horas de sueño, mientras que los adolescentes pueden necesitar 9 horas de sueño. Esto a menudo es más de lo que los niños creen que necesitan.

2. No hay fin de semana para dormir

Es tentador dejar que su hijo duerma los fines de semana, especialmente si es doloroso o si sabe que no está durmiendo lo suficiente durante la semana. Sin embargo, cuando los niños duermen los fines de semana, esto interrumpe el horario del cuerpo que usted está tratando de establecer. Es como volar a otra zona horaria y desviarse. Algunos dormir el fin de semana es razonable, por lo que recomendamos una regla general de 2 horas de diferencia. Por lo tanto, si su hija necesita estar despierta antes de las 7:30 am de lunes a viernes, le recomendamos que duerma a más tardar a las 9:30 a.m. los fines de semana o días no escolares. También puede ayudarla a pensar en cosas que hacer para despertar positivamente en estas mañanas. Algunos adolescentes con los que hemos trabajado, como preparar un desayuno especial o dar un paseo durante la mañana.

3. Mantenga la cama como una zona de solo dormir

La cama debe ser una zona de solo dormir y todas las demás actividades (deberes, mirar videos, etc.) deben realizarse fuera de la cama. Esto entrena a nuestro cerebro para que lo asocie con acostarse y quedarse dormido. Esto es especialmente importante para los niños con dolor, que pueden pasar más tiempo descansando, a menudo en la cama. Recomendamos usar un sofá u otra área de la casa para descansar si se trata de controlar su dolor o, mejor aún, utilizar una estrategia de afrontamiento del dolor más activa, como la relajación o la distracción.

4. Hacer un toque de queda de electrónica

Usar la electrónica cerca de la hora de acostarse puede evitar que los niños se instalen para dormir durante la noche porque la luz de las pantallas envía mensajes a nuestro cerebro para mantenerse alerta y despierto. Además, las actividades que los niños hacen en los teléfonos suelen ser demasiado divertidas e interesantes (por ejemplo, responder a los amigos, ver videos) cuando necesitan prepararse para dormir. Recomendamos establecer un "toque de queda" para cuando se realice toda la actividad electrónica durante la noche, generalmente entre 30 y 60 minutos antes de acostarse. Mantener la electrónica fuera de la habitación durante la noche en una estación de carga familiar también evita cualquier interrupción durante la noche en las redes sociales para su hijo. Si su hijo o hija usa un teléfono para una alarma matutina, considere la posibilidad de usar un despertador para usar.

5. Crea un plan de liquidación

Para ayudar a su hijo a prepararse para dormirse, reserve los 30 minutos antes de acostarse como tiempo de descanso. Anime a su hijo a adoptar una rutina nocturna que incluya una o dos actividades relajantes, como escuchar música suave, leer, escribir un diario, hacer estiramientos o hacer yoga suave, o un ejercicio de respiración profunda / relajación muscular. Un plan de reducción puede ayudar a su hijo a pasar de una noche ocupada de tareas, quehaceres domésticos y electrónicos a una noche de sueño reparador.

El mensaje para llevar

A pesar de que puede ser angustiante cuando su hijo con dolor no duerme lo suficiente, cambiar algunos hábitos es un objetivo que puede lograr. Involucre a su hijo en la elección de 1 o 2 hábitos para trabajar y ayúdelo a hacer cambios saludables en su sueño. Sin embargo, si siente que los problemas del sueño están más allá de lo que puede manejar en su hogar, podría considerar hablar con los médicos de su hijo sobre si es posible que necesite un referido a un especialista en sueño.

Cuéntenos sobre el sueño de su hijo: ¿qué cosas ha tratado de ayudar a mejorar el sueño de su hijo? ¿Qué ha funcionado bien y qué no?

Los autores invitados de esta publicación en el blog incluyen a Sarah Beals-Erickson, PhD y Maggie Bromberg, PhD, becarios de psicología posdoctoral en el Seattle Children's Research Institute.

Related of "5 consejos para dormir bien con dolor crónico"