6 maneras probadas de recuperarse del estrés

SunKids/Shutterstock
Fuente: SunKids / Shutterstock

El estrés, ya sea grande o pequeño, es un hecho de la vida. En un momento u otro, podemos enfrentar el estrés financiero, el estrés del envejecimiento (propio o de nuestros padres), soledad, problemas de salud o preocupaciones acerca de ingresar a la universidad o encontrar un trabajo después. Es posible que tenga demasiado que hacer en muy poco tiempo o que enfrente conflictos estresantes en sus relaciones personales o en su rol de padre. Es posible que haya sufrido una ruptura o haya perdido a alguien cercano a usted. Diariamente, puede enfrentar tráfico, una casa desordenada, largas horas de trabajo o cuidado de niños, o ser testigo de terrorismo en las noticias.

Cualquiera que sea su estrés, necesita herramientas para enfrentarlo. Las siguientes son seis maneras comprobadas de reducir el estrés o recuperarse más rápidamente.

1. Cosas lentas abajo

Nuestros cerebros y cuerpos fueron diseñados para enfrentar estresores agudos y luego tener un período de recuperación para relajarse, comer, dormir o procrear antes de enfrentar el siguiente. Hoy a menudo no tenemos ese período de descanso y recuperación. Lo mejor es tomar descansos mentales de 5 o 10 minutos a lo largo del día para controlar su presencia y observar cualquier signo de tensión en su cuerpo o preocupación en su mente. Tome algunas respiraciones profundas y pregúntese qué necesita o qué es lo más sensato que puede hacer en este momento, y luego avance más atentamente. Esta es una manera fácil y rápida de traer la atención plena a tu vida. Si te funciona, considera aprender a meditar; hay una variedad de aplicaciones con scripts para ayudarlo. La investigación muestra que las intervenciones de atención plena pueden disminuir su presión arterial y ayudar a su cerebro a manejar el estrés de manera más efectiva.

2. Ejercicio

Los estudios demuestran que el ejercicio aeróbico (como caminar o correr) tiene muchos beneficios para aliviar el estrés. Puede mejorar tu estado de ánimo, ayudarte a dormir mejor, mejorar tu concentración y tu estado de alerta mental, y hacerte sentir más en forma y con más confianza. Incluso puede ayudar a su cerebro a liberar dopamina u opiáceos endógenos que causan un "nivel alto" en los corredores, pero eso solo ocurre ocasionalmente, según la investigación. El ejercicio también puede disminuir su presión arterial y ayudarlo a mantener su peso, combatiendo así los efectos del estrés crónico sobre la salud. Cuando estás estresado crónicamente, tus células pueden envejecer más rápido, como lo demuestran los telómeros cerebrales más cortos. Sin embargo, el ejercicio moderado varias veces a la semana puede protegerlo de este efecto.

3. Entra en el verde

Si caminas afuera en espacios verdes, o incluso miras fotos de escenas de la naturaleza, puedes aumentar tu resistencia al estrés. Un estudio reciente realizado por investigadores de Stanford demostró que caminar en el parque verde del campus reduce la ansiedad y la preocupación más que caminar en una calle concurrida y también tiene beneficios cognitivos. En otro estudio, los estudiantes se sintieron estresados ​​por tener que tomar una prueba de matemáticas y obtener retroalimentación (incluso si no es precisa) que se estaban desempeñando por debajo del promedio. Después del estresor, los investigadores asignaron a los participantes a uno de dos grupos que o bien vieron imágenes de senderos vacíos y árboles o imágenes de escenas urbanas con automóviles y personas. Aquellos que vieron las fotos de los árboles tuvieron una recuperación cardiovascular más rápida del estrés (por ejemplo, la frecuencia cardíaca se ralentizó más rápido).

4. Sonrisa

Un estudio reciente de Tara Kraft y Sarah Preston en la Universidad de Kansas demostró que sonreír, incluso si son sonrisas falsas, puede ayudar a su cuerpo a resistir el estrés. En este inteligente estudio, los investigadores usaron los palillos para organizar las bocas de los sujetos en sonrisas (falsas) o expresiones neutrales. La mitad de los sujetos en el grupo de sonrisas no sabían que estaban sonriendo. A la otra mitad se les dijo que sonrieran y, por lo tanto, sonreían genuinamente (lo que implicaba mover ambos músculos del ojo y la boca). Pero ambos grupos sonrientes tenían una frecuencia cardíaca más baja que el grupo neutral después de realizar una tarea estresante. El grupo con sonrisas genuinas tenía la frecuencia cardíaca más baja en general; el grupo de sonrisa falsa tuvo una disminución en el estado de ánimo positivo durante el estresor. Los investigadores sugieren que mover los músculos faciales envía un mensaje a su cerebro que puede influir en su estado de ánimo.

5. Párese verticalmente

¿Recuerdas a tu madre diciéndote que te pusieras de pie cuando eras pequeño? Bueno, resulta que pararse en posición vertical en realidad te ayuda a rendir mejor bajo estrés, en comparación con la postura encorvada. En otro estudio reciente inteligente, publicado en la revista Health Psychology , los investigadores asignaron a las personas a mantenerse de pie o agacharse. Los investigadores mantuvieron a los sujetos en posición con una cinta de fisioterapia (después de darles una historia de portada). Ambos grupos tuvieron que hacer una tarea de discurso estresante. El grupo erguido se desempeñó mejor y tuvo menos miedo y un estado de ánimo más positivo, en comparación con los slouchers. También fueron menos cohibidos. Entonces, la próxima vez que estés bajo estrés, recuerda estar de pie.

6. Trate de ver su estrés como un desafío

Un estudio realizado por investigadores de Harvard y Yale muestra que su actitud hacia el estrés es importante y que las personas pueden aprender actitudes más positivas. Los investigadores mostraron uno de los dos videos breves a los gerentes de una gran empresa bancaria multinacional, y luego midieron su estado de ánimo y el rendimiento laboral en las semanas siguientes. Estos gerentes tenían trabajos de alta presión con cuotas que tenían que cumplir. Un grupo vio un clip que mostraba los efectos negativos del estrés, mientras que el otro grupo vio un video sobre cómo ver el estrés como un desafío positivo. El grupo que vio el video sobre los aspectos positivos del estrés en realidad se sintió menos estresado: se involucraron más en el trabajo y fueron más felices y saludables. También informaron una disminución del 23% en los síntomas físicos relacionados con el estrés (como dolor de espalda) en comparación con el grupo cuyos miembros vieron el video negativo. Intente ver sus factores estresantes como desafíos de los que puede aprender (incluso si solo está aprendiendo a tolerar el estrés).

Melanie Greenberg, Ph.D. es psicólogo practicante en Mill Valley, California, y ex profesor de psicología en la Escuela de Psicología Profesional de California. Ella es una experta en relaciones, estrés y atención plena. Ella ofrece talleres, charlas y psicoterapia para individuos y parejas. Ella aparece regularmente en programas de radio y como experta en medios nacionales. También hace coaching de larga distancia a través de internet. Ella es la autora de The Stress-Proof Brain (New Harbinger), ahora a la venta en Amazon.

  • Suscríbase al boletín del Dr. Greenberg
  • Visita su sitio web
  • Me gusta su página en Facebook
  • Síguela en Twitter

Related of "6 maneras probadas de recuperarse del estrés"