75 días después

Entonces, mi intención era comenzar este blog aproximadamente 75 días antes de que mi esposa diera a luz a nuestro primer hijo. Eso no sucedió En cambio, escribo esto aproximadamente 75 días después del nacimiento de mi hija (suceden cosas). De todos modos, a los efectos de la introducción, soy Dave. Mi esposa Lisa dio a luz a nuestra hija Paulina en junio. He sido profesor en el Departamento de Ciencias Cognitivas y Lingüísticas en la Universidad de Brown durante los últimos ocho años. Enseño desarrollo cognitivo y psicología cognitiva y mi investigación se centra en el razonamiento causal, la cognición social y el aprendizaje de palabras en bebés y preescolares. Mi objetivo al escribir este blog es pensar en los problemas del desarrollo cognitivo en lo que se refiere a la paternidad.

Cuando Lisa y yo nos mudamos juntos, me convertí en papá de Bunny, su gato. Un poco más tarde, Mousy, nuestro segundo gato, se unió a la familia (sí, nombramos a nuestros gatos después de otros animales, probablemente confundirá al niño, pero hoy no voy a escribir sobre eso). Lisa y yo encontramos mucho humor en la forma en que nuestros gatos interactúan con el mundo, y a menudo enfatizo ese humor al hablar con y para los gatos (básicamente narrando sus acciones). Como era de esperar, la voz que uso para hablar con los gatos no es la misma que uso para hablar con Lisa (u otros adultos): es más feliz, tiene un tono más alto y tiene mucha modulación.

Nada de esto me pareció irregular hasta que Lisa quedó embarazada y comencé a tener conversaciones con su estómago (y luego con Paulina). Lo que Paulina entendió cuando aún no había nacido es una pregunta abierta (quizás sobre la que escribiré más adelante). Lo importante es que tanto Lisa como yo notamos que hablé con Paulina casi con la misma voz que uso para hablar con los gatos.

La idea de que los adultos hablen a los bebés de una manera diferente a otros adultos no es novedosa. Existe una larga literatura sobre la importancia del habla dirigida al bebé y sobre cómo dicho habla podría beneficiar el aprendizaje del lenguaje de los bebés. Pero también hay una serie de estudios que describen cómo el habla dirigida a los bebés difiere del habla dirigida a las mascotas. Mi ejemplo favorito es un estudio de Hirsh-Pasek y Treimen en 1982. Pidieron a madres con perros que hablaran con sus bebés y sus perros por separado y analizaron los patrones del habla. Básicamente, encontraron algunas diferencias entre los dos patrones del habla.

Un estudio más reciente de Burnham, Kitamura y Vollmer-Colla (2002) registró a madres hablando con sus bebés, gatos o perros y con otro adulto. (Por cierto, me gusta este estudio un poco más porque investigaron tanto a perros como a gatos: tenemos gatos en la casa. Hirsh-Pasek y Treiman llamaron a su estudio una investigación sobre "doggerel", y me alegré al saber que no había una diferencia entre hablar con tu gato o tu perro). Burnham et al. encontraron que el habla dirigida al bebé era similar al habla dirigida a mascotas con respecto al tono (y ambos eran diferentes del habla dirigida por un adulto). Pero también encontraron que el habla dirigida por el bebé y dirigida por mascota difería en el afecto. Cuando las madres hablaban con sus hijos, usaban más afecto que cuando hablaban con su mascota (como era de esperar, ambos tipos de habla tenían más afecto que el habla dirigida por un adulto). También existen otras diferencias entre el habla dirigida a los bebés y las mascotas (básicamente, sobre cómo se pronuncian las vocales).

Entonces estos estudios son agradables, pero me plantean algunas preguntas. Antes que nada, ¿hablamos con todas nuestras mascotas de esta manera? Dirijo un laboratorio de desarrollo que funciona con muchos preescolares, por lo que mantuvimos peces en el laboratorio durante muchos años. No recuerdo haber hablado nunca con un pez en otra cosa que no sea un discurso dirigido por adultos (por supuesto, solo recuerdo haber hablado con el pez una vez). Pero, para aquellos con lagartijas, hámsters o serpientes, ¿hay alguna diferencia? ¿Podría el "discurso dirigido por mascota" hacerse más parecido al habla dirigida por un adulto a medida que su mascota desciende en la escala evolutiva? Creo que hay un estudio por ahí que no encontró diferencia entre el discurso dirigido a mascotas dirigido a un perro vivo y un perro robot (no recuerdo la cita en la cabeza, y si me lo estoy inventando, es un buen estudio para contemplar). Pero los participantes probablemente estén fingiendo que el perro robot es real, por lo que es posible que esto no nos diga mucho sobre la escala evolutiva.

Además, las investigaciones sobre el habla dirigida a mascotas me hicieron preguntarme sobre la naturaleza del habla dirigida al bebé. Siempre pensé que IDS era natural, algo que los seres humanos acababan de hacer en presencia de un bebé (hay otros ejemplos de esto) hace unos años, vi una presentación de la conferencia de Fernández-Duque que con sus colegas descubrió que los estudiantes universitarios sin experiencia, la alimentación de los bebés abrió la boca para provocar el comportamiento del bebé). Entonces, esto puede ser cierto, pero investigar PDS me hizo preguntarme si los IDS que generamos cambian con el tiempo. ¿Alguna vez alguien ha investigado longitudinalmente a un grupo de padres que genera IDS para su bebé? ¿La naturaleza del IDS cambia a lo largo del desarrollo del niño? Del mismo modo, ¿están sus diferencias en cómo el mismo padre habla en IDS con su primer y segundo hijo? Dudo que existan, pero mi esposa y yo tenemos mucho camino por recorrer antes de decidir si queremos probar esto de primera mano.

Pero esta es la pregunta que pensé primero: ¿los padres de bebés con mascotas en la casa generan IDS con las mismas características acústicas que los padres de bebés que nunca han tenido mascotas? Supongo que sí, que lo hacen, y que el habla dirigida al bebé que generas es independiente de si tienes una mascota. Dicho esto, me pregunto si alguien ha revisado, y sería bueno saber los resultados. A propósito, dos ramas de NIH acaban de emitir la siguiente convocatoria de financiación:

http://grants.nih.gov/grants/guide/rfa-files/RFA-HD-09-031.html

en el que están investigando "El papel de la interacción humano-animal en la salud y el desarrollo infantil". Dudo que este sea el tipo de proyecto que tienen en mente. De cualquier manera, con todas las tensiones sobre ser un nuevo padre, es bueno saber que yo (y todos los nuevos padres) tienen al menos una cosa por hacer, puedo hablar con mi bebé.

Related of "75 días después"