9 consejos para gestionar el acoso en adultos

Flikr/Clotee Pridgen Allochuku
Fuente: Flikr / Clotee Pridgen Allochuku

A menos que hayas sido educado en casa en la naturaleza o que tengas algún tipo de suerte sobrenatural, probablemente te hayas enredado con una chica malvada o un matón en algún momento de tu vida. Desafortunadamente, los matones crecen y consiguen trabajos, por lo que es posible que te encuentres con ellos nuevamente en el lugar de trabajo, excepto que esta vez sin los casilleros y los remolinos. Por lo tanto, hablemos de algunos consejos para lidiar con el acoso en el lugar de trabajo.

Todos queremos creer que crecer significa el final de las camarillas de las mesas de almuerzo, la humillación de las conversaciones y los pequeños chismes. Desafortunadamente, este no siempre es el caso. Demasiados de nosotros terminamos en escenarios extrañamente similares a nuestros días oscuros de la secundaria.

Lamentablemente, el comportamiento de intimidación de adultos refleja de forma idéntica el comportamiento de intimidación infantil: se dirige metódicamente a una persona con la intención de intimidar, debilitar o degradar. Las mismas tácticas también se usan: chismes, sabotaje, exclusión, vergüenza pública y muchas otras conductas conscientes.

La intimidación tiene un alto costo para sus víctimas. Los niveles de estrés, la confianza en uno mismo y hasta nuestra comprensión de la realidad se deforman si el acoso escolar es constante. Por lo tanto, cubramos nueve consejos sobre cómo lidiar con los agresores adultos en el lugar de trabajo.

Consejo # 1: No te culpes

A veces, la intimidación puede ser tan camuflada e insidiosa que comenzamos a culparnos a nosotros mismos. Es posible que se pregunte: "¿Realmente soy el miembro menos valioso del equipo en este proyecto? ¿De alguna manera estoy pidiendo este tormento siendo demasiado silencioso, demasiado ruidoso también (llene el espacio en blanco)?

Tenga la seguridad de que no pidió esto. Nunca habría invitado a otros a someterlo a críticas sin fundamento, exclusión manifiesta o chismes dirigidos que arruinen su autoestima y confianza.

Entonces, aunque puede ser difícil, siempre recuerda: son ellos, no tú.

Consejo # 2: corregir al matón.

Si el acoso aún no está profundamente arraigado, llame y corrija el comportamiento grosero cuando ocurra. Por ejemplo, si no le gusta que lo llamen "Big Tuna" o "Pama-lama-ding-dong", dígalo justo cuando sucede, en público si es posible. Mantenga la calma y diga: "Ese no es mi nombre, por favor llámame Jim" o "No estoy de acuerdo con eso, por favor usa mi nombre". No lo bromees, porque eso podría enviar el mensaje de que estás nervioso o vulnerable Defiéndete y declara lo que quieras. El objetivo es mostrar que no hay diversión o recompensa al provocarte.

Consejo # 3: No dejes que el matón sepa que se está metiendo debajo de tu piel.

Al contrario de algunos consejos que puedes ver aquí en el interweb, si el matón es persistente y arraigado, no te enfrentes a él / ella. Lo leíste bien, no te enfrentes a él o ella. ¿Por qué? En pocas palabras, no funciona. La intimidación es una campaña sistemática, pensada, no un "¡Vaya, mi mal!". Una confrontación solo muestra al matón que está trabajando la lucha por meterse debajo de tu piel.

Consejo # 4: Lucha de una manera saludable.

Una encuesta de 2013 preguntó a más de 600 trabajadores acosados ​​qué hicieron para cuidarse mientras eran acosados. Lamentablemente, estos resultados no fueron muy positivos. La respuesta más popular fue desvincularse de amigos y familiares, y la segunda fue tomar un camino autodestructivo de beber o comer en exceso.

Cuando lo pensamos, la retirada y la automedicación tienen sentido: sentirse perseguidos, especialmente sin una razón válida, a menudo nos hace aislarnos y evitar más represalias. "¿Por qué estoy siendo tratado de esta manera? ¿No estoy viendo las cosas con claridad? "Especialmente si su agresor es querido o carismático, o si otros no le creen, todo esto puede ser muy aislado.

Sin embargo, alrededor del 25 por ciento de los encuestados sí informaron que se cuidaban solos de forma saludable, como hacer ejercicio, meditar y el más importante: pasar más tiempo con familiares y amigos. De hecho, un estudio de 2011 mostró que los adolescentes acosados ​​pueden mejorar su salud mental y proteger sus calificaciones al usar el apoyo de amigos y familiares. Afortunadamente, este apoyo no se detiene en la adolescencia: recurrir a sus colegas, familiares y amigos para ayudar a validar su sentido de la realidad y recordarse a sí mismo que no se merece este tratamiento cruel.

Consejo # 5: toma el problema en serio.

Es posible que tengas la tentación de ir a ver a tu jefe o al jefe del acosador, pero considera ir más alto. ¿Por qué? A menudo, los jefes saben exactamente lo que está sucediendo, pero el bravucón ha dedicado tiempo a desarrollar esa relación (léase: besarse), por lo que están congraciados con la autoridad. Para eludir esto, suba dos o tres niveles más.

Cuando tienes una reunión, no menciones tus sentimientos. No divague sobre lo que el bravucón le hizo. Mantenlo claro y sin emociones. Ensayar su historia de antemano con amigos, familiares o su terapeuta lo ayudará a mantener la calma y la compostura.

Otro truco es que en lugar de utilizar el término "matón", considere usar los términos "abuso" o "acoso", que tienen connotaciones legales y son menos descartables para los superiores. El término "matón" puede verse como un problema juvenil y, por lo tanto, un desperdicio del tiempo de su gerente.

Lo más importante es estar preparado para hablar sobre el problema en términos de resultados. Enfatice que el comportamiento de su agresor le está costando al negocio en términos de dinero, tiempo, desempeño y moral. Si conoce a otros empleados que se han ido debido al acosador, plantee el problema de los costos de rotación, los gastos para los cazadores de cabezas, la pérdida de productividad por capacitación y puesta en marcha, y el costo de tener puestos vacantes. Hable sobre la productividad y cómo el estrés, la distracción y la discordia causados ​​por el acosador terminan costando a todo el equipo y al negocio en general. Si es posible, calcule todo en dólares. Nada habla más fuerte que la línea de fondo.

Consejo # 6: la mediación no es la respuesta.

Una solución que los superiores podrían ofrecerle es la mediación. En este caso, explique educadamente que la mediación ha demostrado ser ineficaz en casos de acoso laboral. La mediación es excelente para resolver conflictos donde ambas partes quieren que se resuelva el conflicto, pero ese no es el caso con la intimidación. El matón no tiene nada que ganar con la mediación.

En su lugar, solicite otras soluciones, como una transferencia del acosador, una acción disciplinaria o, como mínimo, una investigación con protección para usted. Si no obtiene ninguno de estos, lo cual es desafortunadamente probable, comience a planificar su salida.

Puede considerar solicitar una transferencia para usted. Sin embargo, mencionar la intimidación cuando se busca una transferencia no hará más que crear sospechas. No es justo, pero en cambio, cuando se trata de una transferencia, deje de intimidar el problema. En su lugar, piense en ello como una nueva oportunidad y concéntrese en las habilidades y fortalezas que puede aportar a la nueva división.

Consejo # 7: Cómprate tu tiempo con el aumento del ego.

Muchos matones son narcisistas que piensan que son geniales. Otros matones tienen problemas de autoestima y por lo tanto se dirigen a aquellos que amenazan sus habilidades, experiencia o simpatía. En cualquier caso, ambos tipos a menudo pueden ser sometidos temporalmente con un cumplido estratégico y una declaración que les dice que no están tratando de pisar su territorio. No hagas de la estrategia egocéntrica una estrategia a largo plazo, sino úsala juiciosamente para ganar tiempo mientras descubres cómo irte.

Consejo # 8: ¡Sal de allí!

Desafortunadamente, según una encuesta de 2007 encargada por el Workplace Bullying Institute, el 62 por ciento de los empleadores no hicieron nada con respecto a un matón en sus oficinas. Puede ser tentador quedarse por orgullo, sentido de la justicia o pura inercia, pero en casos graves, lo más seguro y saludable es irse. Si trabajas en una organización grande, puedes transferirte dentro, pero especialmente si tu bravucón o tu media naranja es el jefe de la policía, busca discretamente otro trabajo y vuela muy, muy lejos.

Consejo # 9: No seas un transeúnte.

Una vez que esté libre de su bravucón, ayude a otros en la misma situación. El fenómeno de la difusión de la responsabilidad, donde las personas tienen menos probabilidades de actuar cuando otros están presentes, crea un ambiente aún más tóxico a partir de un escenario de intimidación.

Por lo tanto, incluso decir algo tan simple como "deja de jugar con él" o "nadie piensa que es gracioso", puede enviar un mensaje al agresor de que sus travesuras no serán toleradas. Si no obtienen ninguna atención o afirmación positiva de sus actos, es menos probable que continúen. El mayor activo de un matón es la colusión de otros porque contribuye a aislar su objetivo. Romper el ciclo y defender a los demás es una de las mejores cosas que puede hacer. Entonces haz lo correcto. Te sentirás bien contigo mismo y tal vez consigas un amigo agradecido en el proceso.

Una versión de esta pieza apareció originalmente en Quick and Dirty Tips.

Quick and Dirty Tips
Fuente: Consejos rápidos y sucios

Disfrutado esta pieza? Puede escuchar el podcast de Savvy Psychologist, presentado por la Dra. Ellen Hendriksen, en iTunes o Stitcher. Además, lea más sobre Consejos rápidos y sucios, inscríbase en el boletín de Savvy Psychologist o conéctese a Facebook.

Descargo de responsabilidad: todo el contenido es estrictamente solo con fines informativos. Este contenido no sustituye la atención de salud mental de un profesional con licencia.

Related of "9 consejos para gestionar el acoso en adultos"