¿A quién encuentras atractivo? Todo depende de esto.

La atracción es complicada

bokan/Shutterstock
Fuente: bokan / Shutterstock

¿Cuán inteligente debe ser una persona? ¿Qué tan guapo, hermoso, divertido o amable? Hay muchos factores que podemos evaluar rápidamente, y en el otro extremo de este cálculo implícito, de alguna manera llegamos a un juicio provisional de que alguien es, o no, un posible compañero romántico. Cada uno de nosotros usa estándares para decidir quién hace el corte, pero ¿estos estándares cambian alguna vez? ¿O tenemos un umbral establecido que nos funciona en todas las circunstancias?

La evidencia reciente sugiere que un cambio en los estándares puede ser un factor importante en la atracción, o al menos, el tipo de atracción que motiva la acción. De hecho, la línea de base que determina si seríamos tentados por el atractivo de otra persona puede depender de nuestra propia situación romántica actual (Davies y Shackelford, 2015).

La idea básica: si ya estamos ligados sentimentalmente, alguien más tiene que ser bastante atractivo para llamar nuestra atención, más atractivo, de hecho, que si estuviéramos solteros. En otras palabras, nuestros estándares cambian. Si nos persiguen como personas independientes, podríamos ser más flexibles en nuestros estándares que si alguien tratara de aparearse con nosotros, o de robarnos a un compañero actual.

Esta idea de que nuestros estándares cambian se basó en un análisis de los estándares de riqueza y atractivo físico, dos factores establecidos desde hace tiempo como influyentes en los juicios globales de atractivo. Davies y Shackelford (2015) tomaron muestras de 215 estudiantes universitarios heterosexuales y revelaron que el propio estado romántico de los individuos afectaba lo rico o físicamente atractivo que un hipotético compañero debía ser, a fin de conducir a una nueva relación. Aquellos a quienes se les pidió que se imaginaran que no estaban en una relación monógama requerían menos riqueza y atractivo físico que si se les pidiera que se imaginaran que ya estaban saliendo, viviendo con alguien o casados.

¿Por qué cambian nuestros estándares?

Esta pregunta se convierte en un aspecto importante de la toma de decisiones humanas, que es que el contexto importa. Ver los estándares de pareja de una persona de forma aislada, como si fueran juicios fijos, no reconoce la forma en que los costos y los beneficios se toman en decisiones complejas. Si no estamos en una relación, los costos de tener una aventura a corto plazo, por ejemplo, son socialmente mínimos. Si ya estamos en una relación, sin embargo, esos costos se disparan. Presumiblemente, los "beneficios" deben ser mayores para alejarnos de una asociación comprometida que si fuéramos más libres socialmente para participar en un nuevo encuentro romántico.

Entonces, ¿qué significa todo esto? Para los perseguidos, esta investigación apunta a un mecanismo interno que nos mantiene atados a nuestros socios actuales: Requerimos un grado sustancial de atracción romántica en un pretendiente externo para abandonar una relación establecida. Para aquellos en búsqueda romántica, la investigación actual sugiere que sus tácticas dependen de a quién persiga. Lo que funciona para atraer a una persona disponible podría no ser suficiente si juegas el juego más peligroso de la caza furtiva de parejas.

Referencia

Davies, AP, y Shackelford, TK (2015). Comparaciones de la efectividad de las tácticas de atracción de pareja en la caza furtiva de parejas y la atracción general, y en todos los tipos de relaciones románticas. Personalidad y diferencias individuales, 85, 140-144.

Related of "¿A quién encuentras atractivo? Todo depende de esto."