Acecho estacional: cómo los ex amantes convierten el rechazo en venganza

A medida que se acercan las vacaciones, la mayoría de nosotros nos preparamos para pasar tiempo con amigos, familiares y seres queridos. Compramos regalos, planificamos menús de vacaciones, horneamos galletas de Navidad y celebramos el espíritu de la temporada.

Para los amantes abandonados, por otro lado, las fiestas pueden ser una temporada solitaria de depresión y desesperación. Una temporada en la que en lugar de celebración, se les recuerda el amor perdido, las relaciones rotas y el afecto no correspondido. Para meditar a los ex-amantes que cuidan las heridas del rechazo, las fiestas también pueden ser una temporada peligrosa de venganza.

Las ex parejas vengativas tienen más poder durante las vacaciones cuando tienen objetivos receptivos, listos para (temporalmente) volver a comprometerse. Este fenómeno estacional se debe a la simpatía de la víctima, a la pena por el acosador y a tratar de "ser amable".

Algunas víctimas se sienten responsables de las tristezas navideñas de los sospechosos porque iniciaron la ruptura. En otros casos, el perpetrador ha avergonzado a la víctima haciéndole creer que él o ella es responsable no solo de la ruptura sino también del mal comportamiento del perpetrador.

Sin embargo, las víctimas que extienden la amabilidad a los excomulgados persistentes durante las vacaciones, ya sea por simpatía o por un sentido de responsabilidad fuera de lugar, pueden estar causando problemas. Porque, independientemente de la razón, una víctima que permite que una llama vieja vuelva a encender el contacto, a pesar de sentirse incómodo o incluso preocupado, está abriendo una puerta que podría ser incapaz de cerrar.

Y cuando la comunicación toma un giro, y las llamadas telefónicas y los mensajes cambian de amorosos a siniestros, muchas víctimas se resisten a denunciar el comportamiento. Sintiéndose responsables de permitir que la puerta se vuelva a abrir en primer lugar, sufren en silencio. Esta forma de pensar resulta en menospreciar el peligro y no informar el crimen, suponiendo que aprecien que tienen un delito para denunciar en primer lugar.

Elementos del acecho criminal

El acecho criminal requiere más que seguir, acosar o rastrear en línea. En la mayoría de los estados, se requiere una amenaza creíble de daño con la intención de poner a la víctima en temor razonable por su seguridad o por la seguridad de los familiares inmediatos. Una verificación rápida de las leyes de su estado proporcionará una revisión de los elementos del crimen en su jurisdicción.

Sin embargo, el acoso es un crimen que sin duda puede probarse con una buena recopilación de pruebas y documentación del comportamiento del perpetrador, así como su impacto en la víctima. Tal documentación es un tiempo bien empleado porque para algunos perpetradores, el acecho es solo el comienzo. Estadísticamente, el acoso puede conducir a otros crímenes, desde daños a la propiedad, a asalto sexual, a homicidio.

El objetivo es detener a los acosadores más pronto que tarde. La buena noticia es que, en muchos casos, probar el acecho es más fácil de lo que la gente piensa. Esto es importante para que las víctimas lo sepan, porque muchos no se presentan porque no creen tener "evidencia" para proporcionar a las autoridades. Ellas hacen.

Los acechadores hacen su marca: colección de evidencia

Logan y Walker en "Acecho: un marco multidimensional para la evaluación y la planificación de la seguridad" (2017) citan una investigación que señala que aunque el acoso es increíblemente traumático, su falta de daño físico puede hacer que se minimice su importancia. [I]

He manejado muchos casos donde, a diferencia de las víctimas de violencia doméstica o agresión y agresión, las víctimas de acoso, que no tenían hematomas visibles u otras lesiones, no se presentaron de inmediato, preocupados porque no tenían nada que "mostrar" a los agentes informadores.

Sin embargo, el acecho deja una marca. El trauma invisible se puede documentar a través de amigos, familiares, compañeros de trabajo y otros que puedan testificar sobre las formas en que las comunicaciones y el comportamiento del acosador han afectado la vida de la víctima.

Logan y Walker hacen una distinción importante entre el acoso y otros comportamientos delictivos, señalando que, a diferencia de un solo evento traumático, el acoso a menudo afecta muchas áreas diferentes de la vida de una víctima. Todas estas áreas pueden ser documentadas. Esto incluye evidencia del miedo de la víctima, que la nota de Logan y Walker se acumula con el tiempo y es generalizada. Citan la experiencia de una víctima de estar en un estado elevado de vigilancia sostenida como compartir eso, "todo se siente arriesgado".

El conocimiento es poder

Trabajar juntos, hacer cumplir la ley, miembros de la comunidad y sobrevivientes de acoso, a través de campañas para aumentar la conciencia pública, puede exponer la epidemia invisible de acecho y educar a habilitadores involuntarios que piensan que al extender la bondad y amabilidad, de alguna manera dejarán de acechar el comportamiento de acecho por su cuenta. No lo harán

En lugar de razonar con los sospechosos o racionalizar el mal comportamiento, las víctimas deben denunciar el delito. Incluso durante las vacaciones.

Sobre el Autor:

Wendy Patrick, JD, PhD, es fiscal de carrera y experta en comportamiento. Es autora de Red Flags: How to Spot Frenemies, Underminers y Ruthless People (St. Martin's Press), y coautora de la versión revisada del best seller New York Times Reading People (Random House).

Da conferencias en todo el mundo sobre el acecho, la prevención de agresión sexual y la evaluación de amenazas, y es una Asociada de Amenaza Certified Professionals Threat Manager. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas.

Encuéntrela en wendypatrickphd.com o @WendyPatrickPhD

Encuentre una lista completa de las publicaciones del Dr. Patrick's Psychology Today en https://www.psychologytoday.com/blog/why-bad-looks-good

[i] TK Logan y Robert Walker, "Acecho: un marco multidimensional para la evaluación y planificación de la seguridad" Trauma, violencia y abuso 18, no. 2 (2017): 200-222.

Related of "Acecho estacional: cómo los ex amantes convierten el rechazo en venganza"