Acoso Escolar y Suicidio

En las últimas semanas, tuve una oleada de llamadas de padres "estresados" porque sus hijos les dijeron: "Me voy a suicidar si me obligan a volver a esa escuela". Quiero terminarlo todo. Mis "amigos" en la escuela se rieron de mí cuando me estaban tomando el pelo y fue horrible. Odio la vida. "Bueno, la buena noticia es que cada padre que buscó mi ayuda ahora tiene a sus hijos sintiéndose más sanos y felices. Pero la pregunta sigue siendo: ¿es el acoso la causa de algunos suicidios?

¿Están conectados?

Muchos profesionales de la salud mental y especialistas en prevención del suicidio dicen que el acoso escolar no causa suicidio. Sugieren que hay algo "mucho más profundo" en adolescentes y niños que se matan a sí mismos. Estoy de acuerdo. Sin embargo, sé que las cosas no son tan "blanco y negro" como a ellos les gustaría creer tampoco. Los niños pequeños, adolescentes y adultos que son muy sensibles o inestables emocionalmente y que no tienen las habilidades emocionales para navegar por experiencias tan intensas y desgarradoras son vulnerables a tomar "malas decisiones" cuando son acosados. El suicidio es claramente una mala elección.

Entonces, ¿creo que la intimidación escolar causa el suicidio? No, no causa suicidio. Pero lo que hace es proporcionarle a un niño que es emocionalmente sensible, predispuesto a la tristeza o decisiones irracionales, el combustible para tomar la peor decisión de la historia: la elección irreversible del suicidio.

El problema real

Al ver más allá de la superficie de la epidemia de intimidación que azota a nuestra nación y el desafortunado impacto en demasiados niños, debemos preguntarnos: ¿cuál es el verdadero problema? El verdadero problema es que nosotros (padres, maestros, líderes y legisladores) no estamos equipando a nuestros niños con las herramientas emocionales y la orientación que necesitan para navegar con éxito en sus mundos. En lugar de ver otras opciones cuando están deprimidos, lastimados, avergonzados, enojados o humillados, estos niños heridos como Phoebe Prince y Amanda Cummings (ambos de 15) eligen poner fin a sus vidas.

Así que mi recomendación es que pongamos primero la vida emocional de nuestros niños y luego los entrenemos en lo académico, las habilidades sociales, las habilidades para la vida y todas las demás materias complementarias que de alguna manera se consideraron importantes. Porque si realmente no comenzamos a dar a nuestros hijos las herramientas de la salud emocional positiva (felicidad) desde el primer momento, los estamos preparando para el sufrimiento y el dolor que pueden evitarse.

Por supuesto, veo cambios positivos en muchas escuelas progresivas que han traído cursos de salud emocional de K-8, pero es necesario que sucedan en más lugares. Las escuelas que no tienen el dinero y los maestros que se encuentran mal equipados para manejar los factores estresantes en la vida de estos niños, también lo necesitan.

Ver una solución

Entonces, ¿dónde surge una solución? Ocurre conmigo y tú haciendo nuestra parte como adultos emocionalmente inteligentes criando niños para tener éxito y dándoles poder con el conocimiento y las habilidades para superar los desafíos de la vida, ya sea un bravucón en el autobús o un "corazón roto". Y si es no es su fuerte, entonces mi sugerencia es vincular a su hijo con las personas, los lugares y las cosas que pueden ayudarlos a navegar con éxito sus emociones profundas (ya menudo abrumadoras). En otras palabras, debemos "mantenernos al tanto" de la vida emocional de nuestros hijos y ayudarlos a desarrollar las habilidades necesarias para manejar el dolor y la tristeza, de modo que puedan encontrar el camino a través de él.

En última instancia, también debemos cambiar nuestras prioridades según la forma en que educamos a nuestros niños en todo Estados Unidos, como mencioné anteriormente. La salud emocional no es una clase "complementaria" como la gimnasia, sino que debe estar en el plan de estudios básico de todas las escuelas públicas, privadas y autónomas de nuestro país para que podamos brindarles a nuestros hijos, nuestro recurso más valioso, las herramientas que necesitan para tener éxito en sus vidas y convertirse en lo que vinieron aquí para ser.

Maureen Healy es una experta en crianza y desarrollo infantil que trabaja con adultos en todo el mundo. También es autora del próximo libro, Growing Happy Kids: Cómo fomentar la confianza interior, el éxito y la felicidad (abril de 2012). Más información: www.growinghappykids.com y twitter @mdhealy

© Growing Happy Kids, LLC, 2012

Related of "Acoso Escolar y Suicidio"