Acoso sexual en el trabajo: por qué los espectadores no intervienen

La insidiosa normalización del acoso sexual en el lugar de trabajo

El magnate de Hollywood deshonrado Harvey Weinstein es solo el último ejemplo de cómo el desequilibrio de poder entre víctimas de acoso sexual y abusadores contribuye a una cultura de silencio. Aunque se lo calificó como el "secreto peor guardado" en Hollywood, los intentos previos de documentar las acusaciones no tuvieron éxito debido a la renuencia de las víctimas a hablar públicamente. [I]

Una cultura de silencio puede producir una cultura de complacencia cuando se trata de tolerar el comportamiento de acoso sexual. Ya sea que un acosador esté creando un lugar de trabajo tóxico o estableciendo acuerdos de quid pro quo, buscando intercambiar oportunidades de promoción profesional para obtener favores sexuales, hay señales de alarma. Por lo general, muchos de ellos. Desafortunadamente, los hostigadores a menudo están protegidos por una cultura de inacción.

Llamando a la persona que no actúa Intervención: nombrando y avergonzando

En algún momento después de cada caso de alto perfil de acoso sexual, el enfoque pasa del perpetrador a sus colegas y compañeros de trabajo, para determinar quién sabe qué y cuándo. Nos preguntamos si un hostigador estuvo rodeado de habilitadores que contribuyeron a una creencia falsa en la idoneidad o normalización del comportamiento de acoso, lo que a su vez provocó que continuara sin disminuir.

La intervención de espectadores es de importancia crítica cuando un acosador ocupa un lugar prominente, porque las víctimas son mucho más reacias a presentarse en una relación de desequilibrio de poder. Sin embargo, los espectadores a menudo no intervienen. Estas son algunas de las razones por las cuales.

La objetivación de las mujeres normaliza el comportamiento de acoso

La investigación sobre la exposición a los medios objetivantes (los medios que describen el tratamiento de las mujeres como objetos) pueden explicar la respuesta tibia que algunas personas muestran a la difícil situación de las víctimas de acoso sexual. Un estudio de Galdi et al. (2017) titulado "Defender a la víctima de acoso sexual" descubrió que la exposición de los medios a las representaciones de acoso sexual puede normalizar el comportamiento inapropiado y reducir la probabilidad de intervenir en nombre de una víctima de acoso sexual. [Ii]

Específicamente, encontraron que los participantes del estudio que vieron retratos objetivados de televisión de mujeres (versus un video de control) tenían menos probabilidades de intervenir cuando observaban una entrevista de trabajo de una candidata a través del chat electrónico cuando el entrevistador comenzaba a tener un comportamiento de acoso.

Llegaron a la conclusión de que la objetivación de las mujeres puede normalizar el comportamiento inadecuado y poco ético, reducir la percepción de acoso sexual y retrasar la asistencia a las víctimas de acoso sexual.

Hombres y mujeres ven el hostigamiento de manera diferente

La investigación de Dillon et al. (2015) reveló que el género es otro factor que impacta si las personas ven la conducta en el lugar de trabajo como acoso sexual. Expusieron a los participantes del estudio a cinco viñetas usando nombres neutrales de género que representan posible acoso sexual en el lugar de trabajo, así como el escenario de un supervisor la oficina de un empleado y declarando: "Si pasas la noche conmigo, entonces te daré un ascenso".

Descubrieron que las mujeres se sentían más incómodas con los escenarios que representaban un posible acoso sexual, y que percibían una situación de acoso sexual quid pro quo más amenazante, en lugar de un intercambio social, en comparación con los hombres.

La falsa creencia de que lo bello es bueno

A veces, la percepción de los transeúntes se ve impulsada por los respectivos niveles de atractivo del perpetrador y la víctima. Un estudio de Herrera et al. (2016) acertadamente titulado "¿Es lo bello siempre tan bueno?" Examinó cómo el atractivo físico afecta las percepciones de acoso. Descubrieron que para un observador externo que lee un escenario en el que un empleado masculino acosaba a una empleada, era más probable que el escenario fuera considerado como acoso sexual cuando la empleada era atractiva. [Iv]

El estudio también señaló que, como resultado del pensamiento estereotípico "lo bello es bueno", es menos probable que el comportamiento se considere acoso sexual cuando lo comete un agresor atractivo, debido a la predisposición a considerar que las personas atractivas tienen cualidades positivas.

Si ve algo, diga algo: Reconozca e informe

A través de la educación y el empoderamiento de las víctimas y los testigos, nos esforzamos por eliminar el acoso sexual en el lugar de trabajo a través del aumento de los informes. La intervención de espectadores significa que las víctimas no necesitan sufrir en silencio. Reconocer el acoso sexual es el primer paso, pero reportarlo es el objetivo para que la historia no se repita.

Related of "Acoso sexual en el trabajo: por qué los espectadores no intervienen"