Adelante, toque su cuerno, está bien

Durante años, fuimos advertidos sobre los males de tocar nuestros propios cuernos. No alardear Eso no es cortés. Siempre sé humilde. La verdad es que el mundo es un lugar diferente hoy en día. Los lugares de trabajo están frenéticamente ocupados. Las personas se centran en sus propias tareas. Si nos sentamos en silencio y esperamos que alguien más reconozca nuestro valor, podríamos quedar atrapados en ese mismo lugar para siempre. Así es: en 2013, ¡tienes permiso para sonar tu propio cuerno! A menos que nos aseguremos de educar educadamente a los tomadores de decisiones sobre nuestras capacidades y contribuciones, es posible que nunca recibamos el reconocimiento que merecemos.

Las personas que luchan por romper ese patrón, manteniendo bajo su volumen de autopromoción, sufren de lo que llamo síndrome de control de volumen defectuoso. Estos son los profesionales que se sienten incómodos promocionándose a sí mismos, sus habilidades o logros a otras personas. Tal vez provenían de familias en las que se desalentaban los logros publicitarios. O tal vez las personas importantes en sus vidas los influenciaron para adoptar este patrón de comunicación de bajo perfil. A pesar de la razón, sus carreras se estancarán ya que competirán con muchas personas excepcionales por una cantidad cada vez menor de empleos. La modestia y la humildad son solo virtudes hasta cierto punto.

Uno de mis clientes llamado Graham sufrió de este punto ciego. Graham era un brillante estudiante de MBA, preparándose para tomar el mundo corporativo por sorpresa. Lamentablemente, el volumen de su autopromoción apenas se escuchó. De hecho, fue virtualmente "mudo". Los candidatos a puestos como Graham pueden tener currículos impresionantes con promedios de 4.0 de excelentes escuelas, credenciales impresionantes y recomendaciones brillantes, pero no pueden competir en el mercado de trabajo a menos que aprendan a comunicarlos. calificaciones de manera efectiva. Los puntos de diferenciación entre las personas en términos de habilidades funcionales / técnicas se han vuelto extraordinariamente estrechos. Para ser distintos, tenemos que mostrar a las personas exactamente cómo ponemos nuestras habilidades sobre la mesa y mostrar la pasión detrás de lo que hacemos. Asegúrese de que los que toman las decisiones saben más sobre usted que lo que encuentran en su currículum. ¿Cómo generó sus resultados? ¿Cómo te relacionas con otras personas en tu equipo? ¿Cómo se desempeña en roles de liderazgo? ¿Cómo respondes a la adversidad?

La autopromoción también es fundamental, incluso cuando no está solicitando un nuevo empleo. Hace mucho tiempo, era bastante común tener el mismo jefe durante décadas. Hoy, los gerentes van y vienen, y con cada uno, nos enfrentamos a la tarea de educar a ese nuevo supervisor sobre nuestro trabajo y nuestras áreas de especialización. La competencia continúa y ya no podemos identificarnos a largo plazo con nuestras compañías o empleadores. Promover su valor único es una tarea constante, ya sea que esté buscando su primer trabajo o buscando la oficina de la esquina. La clave es compartir ese valor de la manera correcta.

Una manera de aumentar su nivel de volumen de autopromoción sin irse por la borda es usar historias que resalten sus habilidades y talentos. No necesita anunciar a su equipo que puede salvar el día porque conoce el programa de software requerido mejor que nadie en el planeta. En su lugar, podría explicar un desafío similar que surgió el año pasado y describir cómo pudo usar con éxito ese programa para obtener los resultados deseados para el equipo. Al final, todavía sabrán que eres un experto, pero la percepción será bastante diferente.

¿Cómo está el nivel de volumen en su autopromoción? ¿Estás obteniendo el crédito que mereces? Estén atentos para mi próximo blog, que presenta el síndrome de control de volumen defectuoso desde el otro extremo del espectro. (Sí, tocar el cuerno se volvió loco.)

Related of "Adelante, toque su cuerno, está bien"