Adicción y Petroglifos, Recuperación y Baloncesto

Una de las crueles realidades de la adicción activa es que de forma gradual y progresiva, el alcohol y otras drogas funcionan cada vez menos. La verdad inexorable que enseña el fenómeno de la tolerancia a todos los adictos es que cuanto más tiempo usan sustancias, ya sea de la calle como crack y heroína, recetadas por un médico como analgésicos y benzodiazepinas, o compradas en una tienda como el alcohol y ahora, en algunos estados, la marihuana -el menos del efecto deseado que experimentarán. A medida que la bioquímica humana se adapta a la sustancia y se acostumbra a ella, se necesita más de esa sustancia para producir los mismos efectos que alteran la mente y el estado de ánimo.

Las únicas opciones son aumentar continuamente la cantidad utilizada o cambiar a una ruta de administración más eficiente (como fumar o disparar) que entregue la carga útil más rápidamente al centro de recompensa del cerebro. Sin embargo, incluso estos son soluciones temporales (juego de palabras). En cierto punto de la evolución de un adicto, se cruza un umbral donde ya no se pone "alto". Pasado ese punto, el alcohol y otras drogas se usan solo para sentirse "normal" y para evitar la agonía de la abstinencia. . El uso deja de ser "divertido" y se convierte en una forma de trabajo, un trabajo en sí mismo.

La dinámica inducida por drogas de rendimientos decrecientes tiene dos niveles: efectos microdecantados con cada dosis sucesiva en el transcurso de un día determinado o mediante sesión, y efectos deseados macrodescendientes que ocurren durante el tiempo total que uno ha estado usando, si semanas, meses o años. A pesar de esto, aquellos en adicción activa invariablemente persiguen la sublime intensidad de la prisa que experimentaron al principio de sus carreras profesionales. Los adictos conservan vívidos recuerdos Technicolor de esa revelación de éxtasis inducido químicamente. Es ese momento perfecto, resplandeciente como los recuerdos del primer amor verdadero de uno. Al igual que los petroglifos grabados en formaciones rocosas que son claramente visibles cientos de años después, esos recuerdos rapsódicos están grabados en las profundidades del cerebro medio haciendo señas con dulzura y seducción.

La progresión de la adicción activa es un proceso de amplificación de la desviación, muy parecido a empujar una carretilla en una rutina. Cuanto más se empuja la carretilla en la rutina a través del tiempo y la repetición, más establecido está el surco. Cuanto más establecido y más profundo se vuelve el surco, más difícil es sacarle la carretilla. Llega un punto de inflexión en el que resulta mucho más difícil sacar la carretilla de la rutina que seguirla, lo que hace que la rutina sea aún más profunda.

El cerebro se adapta a las experiencias repetitivas formando conexiones de memoria o pistas que están inconscientes. Cuando tales experiencias repetitivas giran en torno al uso, las pistas de memoria que se colocan se convierten en la base neurológica de los "hábitos" de la adicción. Estas respuestas aprendidas inconscientes son lo suficientemente fuertes como para permanecer operativas, incluso después de años de abstinencia. Como resultado, las personas se sienten naturalmente atraídas hacia las experiencias y los comportamientos con los que están familiarizados y son cómodos, lo que hace que sea más difícil detener esos comportamientos y detenerse.

Sin embargo, una predisposición a volver a consumir alcohol y otras drogas o conductas adictivas (apostar, comer o tener relaciones sexuales) no predetermina la recaída. Para muchas personas, la recaída es una realidad, pero de ninguna manera es una inevitabilidad.

La recuperación es un proceso de contrarrestar la desviación que implica correcciones consistentes del curso basadas en la conciencia del propio entorno interno y externo, para lo cual el baloncesto es una excelente analogía. En la cancha, como en la vida real, el entorno y sus circunstancias evolucionan continuamente. La acción está en curso, pero su ritmo varía, y la energía y el impulso pueden cambiar drásticamente.

Diferentes jugadores giran dentro y fuera del juego, algunos juegan roles más importantes que otros. El tiempo de juego de cada persona y la importancia de su rol pueden cambiar. Los entrenadores y los entrenadores asistentes son recursos que ayudan a proporcionar dirección, orientación y tutoría. Incluso los mejores jugadores requieren el apoyo de sus compañeros de equipo para ganar juegos. E incluso los mejores equipos tienen que solicitar el tiempo de espera en ocasiones, cuando el juego se aleja de ellos, y están ansiosos o estresados ​​y necesitan reagruparse.

Para tener éxito, es importante estar centrado en el presente y no desviarse de pensamientos contraproducentes o emociones angustiosas. Es imperativo poder ver la cancha con precisión si se quiere responder hábilmente. ¿Está jugando la defensa hombre a hombre o una zona? ¿Se trata de una prensa de la cancha completa o una trampa de media cancha? ¿Está retrocediendo la defensa para evitar el drible-drive y abandonar el tiro exterior? ¿O está jugando cerca y apretado, creando oportunidades para conducir hasta el aro? El éxito en diferentes circunstancias requiere un conjunto diferente de respuestas.

Lograr y mantener la recuperación mediante la negociación del flujo de vida en constante evolución en sus propios términos requiere una evaluación similar de todas las situaciones que nos presentan. Y, como en el caso del baloncesto (o el desarrollo de habilidades reales en cualquier área), la forma de llegar a ser competente es a través de la práctica persistente y dedicada. Este es el 25 ° aniversario de septiembre como el Mes de la Recuperación Nacional. Su mensaje es que las personas pueden y se recuperan.

Copyright 2014 Dan Mager, MSW
Autor de alguna Asamblea requerida: un enfoque equilibrado para la recuperación de la adicción y el dolor crónico

Related of "Adicción y Petroglifos, Recuperación y Baloncesto"