¿Adicto a las drogas? Echele la culpa a la anatomía del cerebro

¿Te sientes impulsivo hoy? ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a exponerte por unos pocos dólares? qué tan lejos está dispuesto a exceder el límite de velocidad solo para cortar unos minutos del viaje diario de la mañana; ¿Qué tan fácil es para ti rechazar una sola línea más de cocaína? Cada uno de nosotros responderá estas preguntas con una amplia gama de respuestas matizadas. La vida es un acto de equilibrio: por un lado, hay acción impulsiva; por el otro es una vacilación reflexiva.

Los psicólogos han estudiado este equilibrio durante muchas décadas; los dibujantes han representado el evento como una discusión entre un ángel sentado sobre un hombro mientras el diablo se sienta sobre el otro; ambos susurran en sus respectivos oídos. Hazlo; no lo hagas Nuestra respuesta está significativamente influenciada por los genes que heredamos de nuestros padres. Los tomadores de riesgos dan a luz a los tomadores de riesgos. La categoría en la que caes cuando eras niño te ofrece información sobre tu futura salud mental y física y la probabilidad de pasar tiempo en la cárcel, volviéndose obeso o desarrollando una adicción a la cocaína.

Recientemente, un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Cambridge publicó ( Science , Feb 2012) evidencia que demuestra que las anomalías en las conexiones entre partes específicas del cerebro (dentro del lóbulo frontal inferior) subyacen a nuestra capacidad o incapacidad para controlar nuestro comportamiento. Además, sus resultados proporcionan una idea de por qué los hermanos a veces muestran niveles bastante diferentes de control de los impulsos. Más importante aún, su estudio ofrece la esperanza de que es posible evitar el mismo destino que su hermano adicto; aún no están seguros de cómo hacerlo.

Los científicos examinaron los cerebros de cincuenta parejas de hermanos biológicos. Cada pareja consistía en alguien que dependía de drogas estimulantes (como la metanfetamina o la cocaína); se requirió que el par hermano no tuviera historial de abuso de drogas o alcohol. La información obtenida de estos hermanos se comparó con la obtenida de cincuenta voluntarios sanos que no estaban relacionados y emparejados por edad y nivel de inteligencia.

Los hermanos, ya sean adictos a los estimulantes o no, ambos demostraron rasgos de personalidad que son altamente predictivos de ser vulnerables al abuso de drogas a largo plazo. El principal síntoma conductual fue tener un control inhibitorio deficiente, es decir, fue bastante difícil para ellos dejar de hacer algo arriesgado cuando se lo indicaron. Los científicos descubrieron una alta correlación entre la incapacidad de controlar el comportamiento y la integridad estructural deformada en las regiones cerebrales que son críticas para esta capacidad.

¿Por qué es tan importante este descubrimiento? Porque demuestra claramente que las características importantes de la anatomía de nuestro cerebro, características que están presentes en el momento del nacimiento, nos predisponen a la adicción a las drogas. En el pasado, se suponía que la experiencia de tomar drogas alteraba el cerebro y todo lo que era necesario era evitar la droga, es decir, "solo di no". En esencia, este enfoque está condenado al fracaso porque heredamos nuestro autocontrol déficits. También se cree que el desequilibrio en el control que se desarrolla entre las regiones vulnerables del cerebro predispone a las personas a la búsqueda de emociones y conductas impulsivas, como el juego. Una explicación de por qué un hermano sucumbió a la drogodependencia mientras que el otro no estaba por determinar.

© Gary L. Wenk, Ph.D. Autor de Your Brain on Food (oxford, 2010)

Related of "¿Adicto a las drogas? Echele la culpa a la anatomía del cerebro"