Amistades, autodisciplina y ASD

En nuestro libro para padres, Criar a un niño autodisciplinado: ayudar a su hijo a ser más responsable, seguro y flexible (McGraw-Hill) escribimos sobre la relación crítica entre la autorregulación y las actividades sociales. La mayoría de los niños con TEA también se esfuerzan más allá de sus desafíos de aprendizaje social con problemas de regulación del sel. Al preparar y reflexionar sobre el manuscrito, Bob y yo llegamos a apreciar aún más fuertemente el impacto de la autodisciplina en nuestras vidas y en nuestra capacidad para enfrentar los desafíos y ser resilientes.

La necesidad de desarrollar y aprovechar de manera efectiva la autodisciplina a cualquier edad, aunque crítica en todas las sociedades, adquiere mayor relevancia en una sociedad repleta de demandas, desafíos y tensiones complejas. La posesión y la capacidad de utilizar efectivamente la autodisciplina allana un camino exitoso hacia la adultez. Por lo tanto, no es sorprendente que en nuestro mundo vertiginoso, aparentemente caótico, los niños capaces de implementar la autodisciplina a una edad temprana negocien con mayor éxito el laberinto de la familia, la escuela, los amigos y la comunidad que aquellos que luchan contra sí mismos. controlar. La autodisciplina efectiva implica que un niño ha internalizado un conjunto de reglas para que, incluso sin la presencia de un padre u otra persona que lo cuide, el niño actúe de manera reflexiva y reflexiva. La autodisciplina se puede entender como un componente vital de un sentido de propiedad y responsabilidad por el comportamiento de uno.

La falta de autodisciplina afecta todos los ámbitos de nuestras vidas, y nuestras relaciones interpersonales no son las menos importantes. Este impacto lo demuestran las experiencias de Alex, un niño de nueve años con TEA, que deambula por el patio durante el recreo. De forma intermitente, hace intentos bastante enérgicos para unirse a las actividades de los demás. Se acerca a un grupo de muchachos que juegan fútbol, ​​corren hacia la pelota y la patean. Uno de los otros niños lo empuja y le dice que se vaya. Se aleja, sintiéndose confundido, enojado y triste.

Alex experimenta este tipo de situaciones repetidamente en el patio de recreo, en el aula e incluso en su casa con sus hermanos. En nuestro trabajo clínico, es la regla más que la excepción que los niños con TEA luchan con las relaciones con los compañeros. Curiosamente, muchos de estos jóvenes a menudo aprenden qué hacer, pero no usan este conocimiento de manera consistente, predecible e independiente. Después del hecho, muchos de estos jóvenes pueden identificar formas más efectivas de interactuar con sus pares, pero desafortunadamente, su impulsividad y capacidad limitada para reflexionar sobre los detalles de la situación social llevan a conductas que son contraproducentes y conducen al rechazo de los compañeros en lugar de aceptación de los pares.

Durante años, nos adherimos a la opinión de que la fuente de su problema de socialización era lo que podría denominarse unidireccional, es decir, la falta de autodisciplina y la falta de conciencia del niño estaban en la raíz de su comportamiento de maneras que impedían la desarrollo de amistades satisfactorias. Sin embargo, ahora creemos que esta perspectiva unidireccional es demasiado estrecha y no captura la imagen completa. El rechazo social como se describe en la situación de Alex a menudo provoca emociones negativas y una percepción negativa de sí mismo. A su vez, esta negatividad puede desencadenar conductas enojadas, agresivas y fuera de control, lo que pone en marcha un círculo vicioso de falta de autodisciplina, rechazo, soledad e ira. Esta visión más amplia, que tiene implicaciones significativas para las estrategias de intervención, sugiere que la relación entre la autodisciplina y la interacción social apropiada es una vía bidireccional en la que cada uno influye en el otro. De hecho, es nuestra opinión que la soledad en los niños lleva rápidamente a la tristeza, que luego sienta las bases para las acciones enojadas y poco autodisciplinadas.

Los esfuerzos para evaluar los factores de riesgo que pueden llevar a la ira y la falta de autodisciplina en los jóvenes (por ejemplo, los que muestran arrebatos violentos en la escuela) encuentran un tema común y consistente; a saber, que estos jóvenes están socialmente aislados, desconectados de sus compañeros en su entorno educativo y, en muchos casos, intimidados. Durante varios años, el psicólogo Dr. Roy Baumeister y sus colegas de la Universidad Case Western Reserve han evaluado los efectos del rechazo social sobre la autodisciplina.

Baumeister descubrió que el rechazo social no es simplemente producto de habilidades limitadas de autodisciplina, sino que el rechazo social en realidad sirve para socavar la autorregulación y la autodisciplina, lo que aumenta la probabilidad de comportamientos enojados y negativos. Como era de esperar, también descubrió que hay un componente importante de altruismo y empatía necesarios para el comportamiento pro-social. Cuando las conexiones sociales están ausentes; la empatía, el altruismo y la autodisciplina todos sufren. Como señala Baumeister, incluso si un niño ha desarrollado la capacidad de autodisciplina, la experiencia de la exclusión social puede socavar el uso del autocontrol y la exhibición de comportamientos apropiados con los demás. En el modelo propuesto por Baumeister, la relación entre las relaciones sociales pobres y la autodisciplina no es tan simple como "la falta de autodisciplina produce comportamientos que conducen a interacciones negativas con los demás". Más bien, cuando los niños se enfrentan al rechazo social , son vulnerables a involucrarse en comportamientos impulsivos, egocéntricos, pobremente regulados y en ocasiones destructivos.

Si los niños que no eran propensos a un patrón de baja autodisciplina manifiestan este comportamiento ante el rechazo social, parecería que los niños con problemas de autodisciplina existentes corren un riesgo aún mayor de soledad y enojo. Este último grupo a menudo se encuentra atrapado en un círculo vicioso en el que las relaciones sociales sufren, lo que lleva a una mayor disolución de la autodisciplina y la autorregulación. Este patrón, por ejemplo, se ha observado repetidamente en investigaciones con niños con un diagnóstico de TDAH y TEA.

Los hallazgos de Baumeister tienen implicaciones notables cuando se planifican intervenciones para ayudar a los jóvenes como Alex a tener relaciones más satisfactorias en el patio de recreo y en otras áreas de sus vidas. Obviamente, un objetivo principal sería ayudar a Alex a desarrollar la autodisciplina, pero al mismo tiempo debería tener oportunidades que nutran las habilidades sociales y la aceptación social. Ambos objetivos, que refuerzan la autodisciplina y las habilidades sociales, se complementan entre sí. Cuanto menos solitario y enojado esté Alex, más receptivo será al aprendizaje del autocontrol. Cuanto más autocontrol demuestre, más probabilidades tendrá de aprender habilidades sociales que lo lleven a amistades genuinas.

En nuestros libros Cómo criar a un niño autodisciplinado y criar niños resilientes con TEA, describimos una serie de estrategias para reforzar la autodisciplina. Una de las intervenciones consiste en enseñar a los niños cómo resolver problemas y se basa en el trabajo de nuestra amiga y colega, la Dra. Myrna Shure. Myrna desarrolló el programa "Yo puedo resolver problemas", que se describe en sus libros Cómo criar a un niño pensante y Criar a un preadolescente pensante. A los niños como Alex se les puede enseñar a identificar problemas y considerar diferentes opciones para manejar estos problemas. Muy importante, también se les pueden enseñar técnicas para recordar y aplicar autodisciplina y habilidades sociales en situaciones desafiantes.

Como ejemplo, Danny, de seis años, deseaba desesperadamente tener amigos. Sin embargo, su desesperación junto con su impulsividad llevó a conductas que eran contraproducentes y lo alejaron de sus compañeros. Abruptamente abrazaba a sus compañeros de clase y a veces se frotaba la mano por el pelo. En una entrevista, reconoció que sabía que no debería involucrarse en estos comportamientos, pero que "se olvidaría". Conmovedoramente dijo: "Nunca tendré amigos".

Cuando se le preguntó qué pensaba que podría ayudar, respondió: "Necesito recordatorios", una palabra que había escuchado de sus padres. Esto condujo a una reunión con su maestro durante la cual Danny pudo sugerir el recordatorio que el maestro podría usar. Notó que la maestra a menudo caminaba por el aula y ponía la mano en el hombro de los estudiantes como señal de apoyo y aliento. Él dijo: "Cuando me pongas la mano en el hombro me recordará que no abrace a otros niños".

El maestro felicitó a Danny por su sugerencia. El único cambio que era necesario era la frecuencia con la que Danny creía que su maestro debería recordárselo. Comenzó cada 30 minutos, pero después del primer día, Danny solicitó que se le ofrecieran recordatorios cada 10 minutos. Su maestro estuvo de acuerdo y los recordatorios fueron muy exitosos.

El maestro también reconoció la necesidad de que Danny aprendiera a relacionarse con sus compañeros de una manera más apropiada para su edad, de modo que las amistades pudieran nutrirse. Combinó hábilmente a Danny con diferentes compañeros de clase en ciertas actividades, planificando y supervisando cuidadosamente la actividad, ya sea completando un rompecabezas o haciendo un póster o ayudando a limpiar una parte de la habitación. El maestro que tenía en segundo grado continuó con estas prácticas, pero presentó otra forma en la que Danny podría contribuir a su escuela. Como a Danny le gustaba dibujar, ella hizo arreglos para que él fuera al aula de primer grado con regularidad para ayudar a un niño más joven con sus dibujos, una situación que se supervisó de cerca para garantizar el éxito. Ayudar a un niño más joven sirvió para varios propósitos. Aumentó la autoestima de Danny y también le permitió fortalecer tanto su autodisciplina como sus habilidades sociales al mostrar pacientemente al niño más pequeño qué hacer.

Si vamos a enriquecer las vidas de los niños que luchan con la autodisciplina, debemos apreciar el impacto que las pobres habilidades sociales, la soledad, el rechazo y la ira tienen en la capacidad de un niño para ganar el autocontrol. Un plan de intervención para desarrollar la autodisciplina de enfoque limitado no será efectivo si se ignoran otras dimensiones de la vida de un niño. Es por esta razón que en Criar a un niño autodisciplinado y Criar niños resilientes con TEA, describimos la importancia de contar con una serie de estrategias para usar en concierto, especialmente aquellas que no solo enseñan a los jóvenes a pensar antes de actuar, sino que también fortalecen sus habilidades interpersonales y amistades; disminuyendo así su sensación de soledad, desesperación e ira. El surgimiento de la autodisciplina y las habilidades sociales es crucial para que los niños desarrollen un estilo de vida resiliente dominado por sentimientos de compasión, satisfacción, felicidad y realización.

Related of "Amistades, autodisciplina y ASD"