Apariencia y presión de grupo

Tan pronto como comenzamos a desarrollar amistades, comenzamos a ver a nuestros pares como fuente de información y aprobación. En la primera infancia, nuestro grupo de pares incluye un amplio grupo de personas de la escuela o actividades, mientras que en la adolescencia los amigos suelen ser más seleccionados por sí mismos, incluidas las personas con intereses similares a los nuestros. Nuestros compañeros contribuyen a nuestro sentido de pertenencia y a nuestros sentimientos de autoestima. También amplían nuestra sensación de libertad al tiempo que influyen y refuerzan nuestros puntos de vista sobre lo que constituye un comportamiento aceptable.

Al mismo tiempo, los grupos de pares crean fuertes expectativas de apariencia y comportamiento que pueden manchar las recompensas positivas asociadas con la interacción entre iguales. Las personas a menudo se encuentran cumpliendo con las normas, comportamientos, actitudes, patrones de discurso y código de vestimenta del grupo para ganar aceptación y aprobación. Si te conformas, te consideran "genial". Si no lo haces, a menudo eres ridiculizado y expulsado del grupo. A veces la presión de los compañeros se ejerce a través de lo que Freud llamó la "mente de grupo", la mentalidad de un grupo de personas que adquiere vida propia. Si bien el deseo de ajustarse a las demandas de los compañeros es conocido por su papel en la influencia de la rebelión adolescente, la presión social afecta a los niños mucho antes que la adolescencia. A medida que los niños comienzan a demostrar y establecer una identidad separada de la familia, la influencia de sus compañeros se vuelve más fuerte incluso a edades tempranas.

Cómo sentirse cómodo con su "Ser corporal"

Desde la infancia, los niños están influenciados por los valores de su familia; su sentido temprano de sí mismo se desarrolla básicamente a través de su interacción con su familia. Idealmente, los niños experimentan amor, comprensión, aceptación, intimidad y compañía en su familia, lo que les ayuda a desarrollar un sentido positivo de su cuerpo. El "yo corporal" de sus hijos es su comodidad y confianza en su propia piel. No se trata de tener el físico perfecto o una cara ideal. Esta confianza proviene de asumir la responsabilidad y la propiedad de ellos mismos y quiénes son: evaluar sus fortalezas y debilidades, activos y déficits.

Cómo actúes hoy tendrá un gran impacto sobre a quién se convierte tu hijo cuando seas adulto. Una actitud segura, consciente del ejemplo que está estableciendo, es el mejor enfoque para guiar a sus hijos hacia una vida adulta saludable. Por ejemplo, si los padres no valoran la vestimenta, el orden y la limpieza apropiados, ¿cómo espera que se vea su niño de nueve años? O si la moda es un valor vital para los padres, ¿cómo te imaginas que su hijo querrá vestirse? Debido a que nuestra apariencia física es a menudo la primera señal que otros recogen de nosotros, tenemos que ayudar a nuestros hijos a aprender cómo transmitir adecuadamente el mensaje que elijan. Este patrón de comportamiento y actitud de elaboración afecta a todo, desde los deportes hasta la religión y todo lo demás. Si los padres son aficionados al ejercicio y la buena forma física, ¿no estarán más seguros de acercarse a los deportes los niños de cinco años? Los padres que están atentos a la nutrición y la salud probablemente harán que los niños se sientan cómodos al elegir alimentos saludables. Cuando los valores religiosos y la asistencia ocupan un lugar destacado en los valores de los padres, sus hijos tomarán esta parte de la vida más en serio.

Entonces, ¿cómo se sienten sus hijos acerca de ellos mismos? ¿Cómo reflejan sus patrones de comportamiento lo que han aprendido en casa? ¿Cómo te hacen sentir estos patrones como padre?

Atracción: ¿Qué tan importante es verse bien?

Si usted es como muchas personas, puede creer: "Lo que cuenta adentro es lo que cuenta". Sin embargo, la investigación muestra que el atractivo físico es un factor determinante de la atracción interpersonal y sexual. Este atractivo físico, sin embargo, es una combinación de las miradas con las que nacemos y la confianza y autoestima que provienen de cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos. Una persona con alta autoestima hace amigos fácilmente, tiene el control de su comportamiento y siente más alegría en la vida. Puede ayudar a sus hijos a sentir el control de toda su persona. Pueden sentirse orgullosos independientemente de cómo se ven, en lugar de sentirse atrapados por su cuerpo.

Para apoyar la confianza de su hijo, sintonizar con la imagen corporal positiva de su hijo es una parte importante del proceso. Muchos padres hacen esto al apoyar las actividades extracurriculares de sus hijos; participar en las cosas que disfrutan y hacen bien sus hijos aumenta su confianza y competencia y les ayuda a crear una sensación positiva de su cuerpo.

Abordar las preocupaciones de su hijo

A veces hablar con nuestros hijos sobre su apariencia puede ser difícil. Podemos sentirnos incómodos al hablar abiertamente sobre la duda de nuestros hijos. Entonces, en lugar de comunicarnos abiertamente, gravitamos hacia los métodos indirectos para tratar los problemas de apariencia. Los niños pueden desconfiar de los padres que se entrometen, especialmente cuando se trata de algo sobre lo que no están seguros, por lo tanto, como padres amorosos, a veces nos desviamos de nuestro camino para evitar presionar sus botones. Se vuelve más complicado cuando los niños se modelan detrás de personajes extraños o excéntricos o se alinean con ciertos grupos sociales, en lugar de buscar su verdadero sentido de identidad individual. Los padres pueden negar lo que está ocurriendo realmente, y esto hace que sea más difícil para nosotros ayudar a nuestros hijos en sus luchas.

Cultive relaciones y actividades saludables. Apoye a sus hijos en amistades y actividades completas -físicas, sociales, religiosas y académicas- que fortalezcan su sentido de atracción de una manera saludable y positiva.

Habla con tus hijos Discuta las imágenes de atractivo que ven en su mundo, desde el patio de la escuela hasta la pantalla grande. No critique ni juzgue lo que están diciendo; solo hable con ellos para que ambos puedan entender el punto de vista del otro. Y, por último pero no menos importante, ama a tu hijo: feliz o triste, arriba o abajo, grande o pequeño.

(El siguiente blog continúa con Entendiendo la presión de grupo: caminar en sus zapatos)

John T. Chirban, Ph.D., Th.D., es instructor clínico en psicología en la Escuela de Medicina de Harvard y autor de Cómo hablar con sus hijos sobre el sexo, que explica lo que los niños necesitan de los padres en cada etapa de su desarrollo sexual. y cómo los padres pueden comunicarse efectivamente . Para obtener más información, visite www.dr.chirban.com, https://www.facebook.com/drchirban y https://twitter.com/drjohnchirban.

Related of "Apariencia y presión de grupo"