Aplastado por la decepción?

Wavebreak Media on Bigstock.com
Fuente: Wavebreak Media en Bigstock.com

Las decepciones son lamentablemente parte de nuestra vida diaria. Las cosas no siempre salen como planeamos, o como nos gustaría, por muchas razones. Quizás es el trabajo que no conseguiste, la relación que falló, o un niño o padre que es desafiante. Quizás las expectativas que tenías no eran realistas. Podría ser en la planificación, la ejecución, su esfuerzo, otras personas o muchas cosas. Cuando te enfrentas a la desilusión, puedes acurrucarte en una esquina, derrumbarse en una derrota y no hacer nada. O puedes seguir avanzando. Algunas personas quedan paralizadas por la pérdida y parecen no poder ir más allá. Otros tienen una persistencia y determinación que les permite seguir avanzando, pulgada por pulgada, momento a momento, incluso frente a la decepción y los reveses. ¿Qué los hace diferentes? ¿Cuál eres tú ahora, cuál te gustaría ser en el futuro? ¿Cómo se llega allí?

Una persona en el primer grupo, que se derrumba en la derrota, puede tener una visión más estrecha de su vida y responde de esa manera porque cree que sus opciones son bastante limitadas. Pone todos sus esfuerzos, esperanzas y sueños en un área pequeña. Quizás las expectativas que estableció eran demasiado ambiciosas y no precisas ni realistas. Tal vez él tiene habilidades limitadas para resolver problemas. Entonces, si y cuando las cosas no funcionen en un área de su vida, se siente catastrófico. Se siente derrotado y como un fracaso. No puede ver alternativas que le proporcionen una satisfacción o placer equivalente. Esto puede hacer que se sienta impotente para crear cambios en su vida.

Una persona que puede seguir adelante a pesar de los contratiempos o desilusiones puede tener una visión más amplia de sí mismo, de la vida en general y de su mundo. Él cree que tiene varias opciones o alternativas en la vida, de modo que si una cosa falla, ve otras cosas por las que pasar. Tal vez los objetivos que estableció son más realistas y alcanzables. Tener opciones y control sobre esas elecciones le da una visión más optimista del mundo, sabiendo que está en su poder cambiar sus circunstancias.

¿Cómo se llega a ser la persona más sana y más resistente que puede seguir adelante a pesar de la decepción? Para comenzar, intente que sus objetivos y expectativas para lo que busca sean realistas y alcanzables para usted. Para ello, eche un vistazo de cerca a sus habilidades y habilidades personales, a la situación en la que se encuentra, a las personas que le brindan apoyo y trate de hacer coincidir su objetivo para que se ajuste a todo eso. Haga pequeños pasos que sean alcanzables y mensurables, para que tenga una mayor posibilidad de experimentar el éxito.

Si las cosas no funcionan, lo que a veces nos pasa a todos, es más útil poner el evento decepcionante en perspectiva. Reconozca que es solo una parte, un capítulo, en el curso de su vida. Trata de no darle a ese evento el poder de controlar el resto de tu vida. Acepte que sucedió una experiencia que le causó desilusión, reconozca los efectos reales (no exagerados) que pueda tener en su vida a largo plazo, y luego colóquelos en el pasado. Trata de no pensar en lo que ocurrió o no. Luego, haga planes alternativos para reemplazarlo por otras cosas que logren el mismo propósito en su vida. Abra su mente a otras ideas, eventos, personas, proyectos o actividades que le proporcionen un nivel similar de placer o satisfacción. Este podría ser un trabajo diferente con otro jefe, un nuevo novio o una forma diferente de trabajar con su hijo adolescente y sus calificaciones reprobatorias. No puede saber de antemano si un nuevo enfoque le brindará un éxito y una satisfacción aún mayores.

Trata de no dejar que la desilusión te defina. En la depresión, es fácil volver a caer en el diálogo interno negativo después de una decepción, cuando la opinión que tenemos de nosotros mismos puede ser baja. "Soy un perdedor", "Nunca hago nada bien", "Nadie querrá salir conmigo [o contratarme]". Esté atento a esos momentos y trate de sorprenderse para que los negativos no lo abrumen. Trate de reemplazar el diálogo interno negativo con declaraciones alternativas y realistas que reflejen con mayor precisión su situación actual. Por ejemplo, podría decirse a sí mismo: "Bueno, no conseguí ese trabajo; buscaban a una persona con un tipo particular de experiencia que realmente no tengo. Hubiera sido un tramo incómodo para mí tomarlo. Pero tengo otras habilidades y experiencias que son valoradas y deseables. Esto eventualmente me llevará a una posición satisfactoria ".

Es útil si sabes cómo resolver problemas cuando las cosas no salen como te gustaría. Aquí hay algunos pasos fáciles para recordar: Primero, identifique el problema que tiene, estableciendo palabras tan breves y descriptivas como pueda. Luego, piense en el impacto que tiene personalmente sobre el problema, qué cosas hace actualmente para mejorarlo o empeorarlo. Estas son cosas sobre las que usted tiene control y que potencialmente pueden cambiar. A continuación, anote los costos a corto y largo plazo de no hacer nada y los beneficios de resolver el problema. Esto lo ayudará a motivarse para el cambio. El tercer paso es hacer una lluvia de ideas (pensar en) varias opciones, todas las diferentes cosas que podrías hacer para corregir el problema. Aprenda todo lo que pueda sobre el problema y sus opciones. Haga una lista de los pros y los contras de cada opción. Finalmente, seleccione la mejor solución y los pasos necesarios para comenzar a trabajar en la solución, incluidas las personas a las que le pedirá que lo ayuden. Esto te ayudará a superar las decepciones y los reveses.

¡Mantenerse bien!

Related of "Aplastado por la decepción?"