Aprender a vivir desde adentro hacia afuera

Trabajar con clientes que sufren de adicción me ha dado una valiosa información sobre el poder de la dependencia y sus efectos paralizantes. Vivir a merced de una sustancia u otro estímulo es desempoderante, dañino y agotador. Pero, por supuesto, las personas que viven con adicciones no son las únicas que saben lo que es ser dependiente. En muchos aspectos, todos nosotros estamos familiarizados con la dependencia en diversos grados. Naturalmente, dependemos de muchas cosas para superar el día. Dependemos de que nuestros despertadores suenen a la hora correcta en la mañana; dependemos de otros conductores para permanecer en sus respectivos carriles en la carretera; dependemos de nuestros lugares de trabajo para mantenernos en el negocio y así poder seguir ganándonos la vida; dependemos de nuestros seres queridos para brindar apoyo en nuestros tiempos de necesidad. Pero dependiendo de este tipo de cosas, que es parte integrante de la vida cotidiana, no es perjudicial; de hecho, facilita el flujo de nuestras vidas. Sin embargo, existe otra forma de dependencia que tiene un efecto muy diferente. Es el tipo por el cual las fuerzas externas -como las circunstancias de la vida y las relaciones- dictan completamente nuestro estado interno, lo que obstaculiza nuestra capacidad para manejarnos a nosotros mismos y a nuestras emociones.

El término dependencia puede ser confuso, ya que se usa típicamente en el contexto de dependencia de sustancias o codependencia . Aunque es algo similar en la forma en que se manifiesta, el tipo de dependencia del que estoy hablando no es necesariamente ninguna de esas cosas; por lo tanto, suelo referirme a ella en lugar de fuera de la vida. Vivir desde afuera es exactamente lo que parece: lo que ocurre afuera dicta lo que sucede dentro. Esto puede tomar muchas formas: arruinar todo su día cada vez que ocurra algo inconveniente o desfavorable; sentirse aburrido, o totalmente perdido, a menos que sea estimulado o entretenido; tener tus emociones completamente dictadas por tus relaciones; o sin sentido de quién eres o lo que quieres. No importa cómo se manifieste, la vida en el exterior es incómoda, en el mejor de los casos, y es insoportable en el peor de los casos. Pero, por supuesto, no es la única forma de vivir.

Como criaturas sociales, nuestras relaciones nos influyen de forma natural, y nuestra naturaleza nos obliga a tomar señales del mundo exterior para navegar nuestras vidas de manera efectiva. Pero esto no significa que tengamos que renunciar al control. Es posible ganar el control de nuestra propia experiencia interna comenzando a vivir de adentro hacia afuera. Este es un trabajo de toda la vida, y algo que no debemos esperar que perfeccionemos; pero algunas prácticas simples pueden comenzar a revertir el curso, ayudándonos a generar una sensación de claridad centrada e independencia emocional.

Desarrolle una práctica de atención plena : este es un primer paso fundamental que respaldará cualquier otro paso que tome en la dirección de desarrollar un enfoque de adentro hacia afuera para la vida. La atención plena, en esencia, es la práctica de prestar atención intencionalmente a su experiencia en el momento, con un espíritu de aceptación y no juicio. Mientras más atención le prestes a tu mundo interno y a todo lo que se desarrolla en él de momento a momento, más aprenderás sobre quién eres y qué es lo que quieres. Una práctica de mindfulness dedicada también puede ayudarlo a manejarse y determinar su estado interno. A medida que las cosas te lleguen desde el exterior, podrás verificar contigo mismo, notar lo que estás experimentando y responder magistralmente en consecuencia. Si eres nuevo en mindfulness, escoge una guía simple (como esta, o esta) para aprender los conceptos básicos y comenzar tu práctica personal.

Verifique su filtro : todo lo que sucede en su vida es esencialmente neutral: es una serie de eventos que se desarrolla, sin mucho significado intrínseco aparte de lo que usted le atribuye. En esencia, es su evaluación e interpretación de lo que sucede lo que determina la forma en que la experimenta. Sus creencias, pensamientos, emociones y experiencias pasadas colectivamente constituyen una especie de filtro, a través del cual fluyen todas sus experiencias. Si bien es fácil quedar atrapado en las cosas externas, culpando a las circunstancias oa otras personas por la forma en que te sientes, es posible asumir más responsabilidad y dominar tu vida al centrar tu atención en tu interior. Controlar su filtro con regularidad, al sintonizar la historia con la que se cuenta a sí mismo sobre lo que está sucediendo, y los sentimientos correspondientes que está produciendo en su interior, es una forma útil e importante de comenzar a vivir desde adentro hacia afuera.

Practique respondiendo en lugar de reaccionar : una vez que haya adquirido el hábito de volverse hacia adentro y sintonizar su experiencia interna, podrá comenzar a responder al mundo exterior de maneras diferentes, quizás más empoderadoras. Una práctica importante a tener en cuenta es la de responder en lugar de reaccionar. Esto significa crear intencionalmente una brecha entre lo que sucede y lo que haces al respecto. La reacción ocurre instintiva y automáticamente; cuando somos reactivos, nos permitimos ser esclavizados por nuestras circunstancias, comprometiéndonos inconscientemente en la dinámica externa. Responder, por otro lado, implica darnos un poco de espacio y tiempo para dejar entrar lo que sucedió y considerar atentamente el mejor curso de acción a seguir. Cuanto más practiques respondiendo en lugar de reaccionar, más capaz serás de permanecer en el asiento del conductor de tu vida.

Buscar Serenidad – La Oración de la Serenidad frecuentemente repetida, bien conocida por aquellos en Alcohólicos Anónimos y otros grupos de recuperación, es una invocación para saber la diferencia entre lo que se puede controlar y lo que no se puede controlar. Se trata de vivir intencionalmente, con una conciencia continua de cuándo es el momento de actuar y cuándo es el momento de rendirse. Ha sido mi experiencia como médico que las personas que invitan a la sabiduría de la Oración de la Serenidad a sus vidas de forma regular puedan sentir más al mando de su experiencia, y que las olas de sus vidas las vuelvan menos fáciles. Buscar la sabiduría para saber la diferencia entre lo que está y lo que no está bajo tu control puede ser una práctica de empoderamiento, una que te permite surfear más serenamente esas olas, en lugar de estar a su merced.

La vida al revés no funciona de acuerdo con un modelo único para todos. No es una receta para una vida libre de problemas, y no es una forma de eliminar toda dependencia del mundo exterior. En cambio, es una invitación a acceder a un sentido de mando más claro y más centrado sobre su vida, uno que probablemente genere más paz y más posibilidades.

Related of "Aprender a vivir desde adentro hacia afuera"