Aprender idiomas en el aula y "en la naturaleza"

Publicación escrita por Aneta Pavlenko.

En mi publicación anterior, conté la historia de dos espías rusos que no se diferenciaban de los hablantes nativos de sus segundos idiomas e identificaron dos factores que funcionaron a su favor: la adquisición temprana de la segunda lengua y la aptitud para aprender idiomas (ver aquí). Los dos también compartieron una tercera ventaja: ambos adquirieron sus idiomas en el contexto en el que fueron dichos. Hoy en día, damos por sentado que dicha inmersión es beneficiosa, sin embargo, rara vez hacemos la pregunta más interesante: ¿qué tiene que ver la inmersión que facilita la adquisición de un segundo idioma?

Los hallazgos psicolingüísticos sugieren que las diferencias clave entre el aprendizaje de una segunda lengua en el aula y "en la naturaleza" se encuentran en los sistemas de memoria involucrados y en la profundidad y naturaleza del procesamiento del lenguaje. La memoria es un conjunto de sistemas integrados dinámicos, comúnmente divididos en memoria implícita que requiere poca o ninguna conciencia y memoria explícita que codifica nuestro conocimiento sobre el mundo y está sujeta a un recuerdo consciente. El aprendizaje de lenguas extranjeras en el aula involucra una memoria explícita, tanto para la memorización de nuevas palabras y reglas como para su recuerdo consciente durante las actividades de la clase, concursos y exámenes. La confianza en la memoria explícita también es apoyada por profesores pacientes de lengua extranjera que están dispuestos a esperar y sonreír alentadores, mientras buscamos la palabra correcta.

Sin embargo, incluso el recuerdo consciente más superior es demasiado lento para la interacción cotidiana: en el mundo real, las transacciones e interacciones dependen de procesos automáticos y pocas personas están dispuestas a esperar mientras tratamos de recuperar nuestras nuevas palabras y pedirlas de la misma manera. Esta presión, sin embargo, le da al aprendizaje "en la naturaleza" una ventaja: para adaptarse y mantenerse, los estudiantes naturalistas no tienen más remedio que involucrarse en los mismos procesos automáticos y la misma memoria implícita que sirve para el uso del idioma nativo. Tal participación no garantiza ni la precisión ni la semejanza de los nativos, pero asegura que tanto el aprendizaje como la recuperación de la información se basan en el mismo sistema de memoria.

Una segunda ventaja del aprendizaje naturalista está en la profundidad del procesamiento del lenguaje. Las tareas en el aula varían ampliamente en la medida en que involucran a los alumnos: algunas pueden lograrse mecánicamente, mientras que otras requieren solo un poco de atención porque se enfocan en la forma y no en el significado. Incluso las actividades que intentan imitar situaciones de la vida real son a menudo experimentadas por los estudiantes como aburridas porque no tienen ninguna relevancia inmediata para sus vidas. Los estudios en psicología cognitiva muestran que tales tareas involucran lo que se conoce como procesamiento "poco profundo" o mínimo, lo que da como resultado trazas de memoria débiles y retención de información inferior a la estándar.

En contraste, fuera del aula, cada interacción tiene significado y relevancia personal, ya sea una fiesta, una discusión sobre la propiedad de alquiler, o incluso algo tan simple como conseguir un sándwich de falafel (¿por qué me piden que repita mi pedido? ¿No estaba claro?). En ausencia de respuestas predeterminadas, las conversaciones en un segundo idioma nos obligan a prestar atención y a involucrar un procesamiento "profundo" que da como resultado trazas de memoria más fuertes y una retención y recuerdo superiores de nueva información. Se puede llegar a este estándar solo con las mejores tareas del aula, diseñadas teniendo en cuenta las necesidades e intereses inmediatos de los alumnos.

Una tercera ventaja de la inmersión involucra la naturaleza del procesamiento del lenguaje. Recientes descubrimientos en la ciencia cognitiva, maravillosamente descritos por Benjamin Bergen en su libro Louder than words , sugieren que entendemos el lenguaje al simular en nuestras mentes lo que sería experimentar las cosas descritas. Este proceso, llamado simulación incorporada, se basa en nuestras imágenes mentales y experiencias previas y hace uso de las mismas partes del cerebro que están dedicadas a interactuar con el mundo, con simulación de acción, por ejemplo, activando la misma parte del cerebro que acción física directa.

El aprendizaje en el aula, sin embargo, ofrece pocas o ninguna oportunidad para codificar nuevas imágenes mentales y experiencias que acompañarían nuevas palabras y estructuras. En cambio, los estudiantes vinculan palabras nuevas con sus equivalentes de traducción en el idioma nativo. Tal vinculación está respaldada por libros de texto de idiomas extranjeros donde las palabras se traducen y, en ocasiones, se ilustran con imágenes individuales de una "chaqueta", "casa" o "vaso" típica. Este enfoque funciona bien si las palabras son de hecho equivalentes de traducción, pero falla cuando no lo son, lo que a menudo es el caso. Como resultado, los hablantes de inglés y ruso que aprenden los idiomas de los demás en el aula, por ejemplo, pueden usar mal las palabras cotidianas durante años, porque los abrigos y las chaquetas no se asignan fácilmente a las categorías pal'to (sobretodo), plashch (impermeable) , kurtka (chaqueta como ropa exterior), pidzhak ( chamarra deportiva para hombres) y zhaket (chaqueta para mujer), mientras que los envases de papel y plástico que llamamos stakan (vidrio) en ruso son en realidad tazas en inglés.

El aprendizaje naturalista te permite notar tales diferencias, generalizar las características clave en múltiples ejemplos e integrar información de múltiples modalidades con emociones y recuerdos autobiográficos (mi chaqueta de invierno verde azulado, mi abrigo negro español), consolidando huellas de memoria y formando imágenes mentales que están más estrechamente alineados con los hablantes nativos.

Las diferencias entre los dos contextos no implican, sin embargo, que la inmersión garantice un aprendizaje exitoso por ósmosis: no es así. Tampoco los contextos de clase y naturalísticos son mutuamente excluyentes: los mejores resultados los obtienen a menudo los estudiantes que tienen la ventaja de ambos. Tampoco diría que no se puede aprender un idioma fuera del contexto en el que se habla: basta con ver a los clasicistas debatiendo con alegría los matices del arameo antiguo y el latín clásico.

La lección clave para retener es que el lenguaje requiere contexto: este contexto puede ser natural, pero también puede crearse, en parte, a través de libros, redes sociales y especialmente películas y telenovelas que ofrecen abundantes oportunidades para la simulación incorporada.

La Dra. Aneta Pavlenko es profesora de Lingüística Aplicada en Temple University.

Foto de un estudiante en una clase de idioma de Shutterstock.

Referencias

Bergen, B. (2012) Más fuerte que las palabras: La nueva ciencia de cómo la mente da sentido . Nueva York: Libros Básicos.

Paradis, M. (2009) Determinantes declarativos y de procedimiento de las segundas lenguas . Amsterdam / Philadelphia: John Benjamins.

Publicaciones "Vida como bilingüe" por área de contenido.

Related of "Aprender idiomas en el aula y "en la naturaleza""