Aumento de la fuerza de voluntad y la resiliencia

Se ha hablado mucho sobre la capacidad de recuperación últimamente. Desde personas que sufren los últimos huracanes hasta terremotos e inundaciones, las noticias se han centrado en la resistencia de aquellos que perduran. La psicología también ha estado interesada en la capacidad de recuperación, estudiando qué hace que algunos sucumban a los trastornos, mientras que otros que experimentan circunstancias similares no lo hacen. Ya sea que le preocupe o no su bienestar mental, casi todos pueden beneficiarse al mejorar la resiliencia.

La resiliencia y la fuerza de voluntad están relacionadas. Aunque algunas investigaciones demuestran que existen factores externos relacionados con la resiliencia, lo mismo puede decirse de la fuerza de voluntad. La investigación demuestra que tanto la capacidad de recuperación como la fuerza de voluntad son recursos limitados (Miller-Lewis, L., Searle, A., Sawyer, M., et.al, 2013, y Baumeister, RF, Vohs, K., 2007). Tanto la resiliencia como la fuerza de voluntad están asociadas con resultados positivos. La resiliencia, al menos de una manera de sentido común, se basa en cierta medida en la fuerza de voluntad y la fortaleza para perseverar en circunstancias adversas. Es lógico entonces, que el aumento de la fuerza de voluntad también puede aumentar la resiliencia.

La investigación también indica que hay cosas que puede hacer para mejorar la resistencia y la fuerza de voluntad. Un factor que se encuentra correlacionado con la resiliencia es tener un locus de control interno. Esto simplemente significa que un individuo se percibe a sí mismo como teniendo control en una situación dada. En su investigación, Emmy Werner descubrió que tener un locus de control interno era primordial para la resiliencia (Konnikova, M., 2016). También descubrió que aquellos que demostraron ser resistentes usaban las habilidades que poseían de manera efectiva.

En una investigación relacionada, George Bonanno descubrió que la percepción desempeñaba un papel clave en la resiliencia. De hecho, se lo cita diciendo: "Podemos hacernos más o menos vulnerables a la manera en que pensamos sobre las cosas" (Konnikova, M., 2016, párrafo 12). Esta es una afirmación poderosa relacionada con su teoría; pretende que los eventos en sí mismos no son traumáticos, pero lo que importa es la percepción del evento. Esta idea es apoyada por otra investigación. En uno de esos experimentos, los investigadores concluyeron que era la creencia sobre la vulnerabilidad de la fuerza de voluntad al agotamiento lo que afectaba el rendimiento (Job, V. et al, 2013).

Gran parte de mi escritura se centra en el poder de la percepción (La cura de cuatro partes para la felicidad, creo, por lo tanto, ¿eh ?, La verdad no te liberará, Tú, y la manifestación de la realidad, y La gran mentira). Los estudios citados anteriormente apoyan esta línea de pensamiento. El aspecto positivo de esto es que puedes alterar la percepción más fácilmente de lo que puedes alterar las circunstancias. Esto te permite construir resiliencia y fuerza de voluntad.

Esto me lleva a otro tema favorito mío, la aceptación (Let Go, Be Happy, Superar el sufrimiento innecesario, aceptación: no es lo que piensas). La aceptación y la fuerza de voluntad tienen mucho en común, aunque aparecen yuxtapuestos. Como escribí anteriormente (es lo que es), "la aceptación consiste en dejar ir la idea de que algo debería ser diferente de lo que es. Esto no es solo resignación. Esa no es una verdadera aceptación. La verdadera aceptación implica detener el deseo de que el mundo sea algo que no es, poniendo los pensamientos acerca de cómo las cosas "deberían ser" a un lado. "Creo que es obvio lo beneficioso que es cambiar la percepción.

Aunque la aceptación puede parecer diametralmente opuesta a la fuerza de voluntad, en realidad puede aumentar la fuerza de voluntad. La idea de la fuerza de voluntad como un recurso limitado tiene validez aparente. Todos pueden relacionarse con el agotamiento por circunstancias estresantes. La mentalidad de aceptación, sin embargo, permite a uno dejar de lado ciertos pensamientos que pueden estar agotando la fuerza de voluntad. Por ejemplo, cuando uno encuentra una circunstancia incontrolable, puede ser frustrante y comenzar a agotar la fuerza de voluntad de uno para continuar, haciendo que uno quiera darse por vencido. Si, por otro lado, uno puede aceptar la circunstancia negativa imprevista, no sentirse frustrado y estresado por ella, entonces la fuerza de voluntad para continuar se mantiene o se restablece.

Otra técnica para mejorar la fuerza de voluntad se relaciona con la aceptación a través de la atención plena: es el acrónimo RAIN. RAIN significa:

Reconocer : el primer paso en cualquier cambio es la conciencia. R significa reconocer o darse cuenta de que está experimentando un estresor negativo.

Aceptar : permita lo que está experimentando, en lugar de luchar contra él. Te sientes estresado y permites que ese sentimiento exista sin intentar cambiarlo.

Investigar : ahora explora la sensación. Tenga curiosidad sobre lo que está pasando con usted con este sentimiento. No es necesario ser excesivamente intelectual o analítico, sino simplemente explorar qué es exactamente lo que estás experimentando.

No identificar : esto se refiere a mantener una visión objetiva de lo que estás experimentando, y no dejar que te defina. No eres una sola experiencia o tu reacción a una experiencia. Cuando escribí, "Tú no eres para nada", tienes más poder para elegir cómo serás de lo que crees. Usted tiene la capacidad de separarlo y verlo de manera más objetiva.

Hay varias otras técnicas para fortalecer la fuerza de voluntad:

  • Dése cuenta de que su mente le miente y trátelo como un niño. No te rendirías a cada capricho que tu hijo de 2 años quisiera, y tampoco tienes que ceder a los caprichos de tu mente.
  • Ejercita tu fuerza de voluntad. Practica negarte a ti mismo algo que quieras, posponer las cosas o animar algo que quieras dejar.
  • Ejercita tu cuerpo y cuando lo hagas, presiona un poco más de lo que ibas a hacer.
  • Descanse adecuadamente El descanso ayuda a reducir el estrés. Si uno ya está estresado, su fuerza de voluntad "almacenada" se agotará rápidamente.
  • Meditar. La meditación no solo requiere fuerza de voluntad (ejerciendo así), sino que reduce el estrés y permite a uno permanecer más distante y objetivo al ver sus pensamientos.
  • Come bien. Muy pocas personas pueden mantener la fuerza de voluntad cuando están "a la sombra" (el hambre conduce a la ira).
  • Recuerda y recuerda quién quieres ser. Comprométete a ser más como tú eliges ser y recuerda lo importante que es para ti.

Con los conocimientos y las técnicas anteriores, y con la práctica, puede aumentar su fuerza de voluntad, resistencia y fortaleza. Ahora, ¿quieres?

Copyright William Berry, 2017

Related of "Aumento de la fuerza de voluntad y la resiliencia"