Caminando y hablando

Por Rachael Bedford, Ph.D.

Hayley C. Leonard, Ph.D., colaboradora invitada

Los hitos del motor, como sentarse, gatear y caminar, son marcadores fácilmente reconocibles del desarrollo de un niño. Como cualquier padre sabe, el desarrollo de estas habilidades cambia radicalmente la forma en que un niño explora su entorno. Pero, ¿la edad para alcanzar estos hitos motores se relaciona con las capacidades cognitivas de los niños más adelante en la vida?

¿Por qué las habilidades motoras pueden afectar el desarrollo del lenguaje?

Donnie Ray Jones/Flickr “Walking baby” CC by 4.0
Fuente: Donnie Ray Jones / Flickr "Bebé que camina" CC por 4.0

Algunos de los hitos motores gruesos que alcanzan los niños, como sentarse erguidos o caminar de forma independiente, cambian la forma en que un niño puede interactuar con su entorno. Tienen las manos libres para señalar y señalar, y pueden moverse hacia objetos de interés. Es probable que estos tipos de comportamiento aumenten el potencial para aprender nuevas palabras y, por lo tanto, pueden estar asociados con el desarrollo posterior del lenguaje (Campos et al., 2000). Un estudio reciente descubrió que el cambio de gatear a caminar predice la comprensión de los niños y el vocabulario hablado (Walle y Campos, 2014). También sabemos que el lenguaje de los niños se desarrolla a través de una serie de etapas, que están estrechamente vinculadas en el tiempo a la aparición de los hitos motores, como sentarse sentado y caminar (Iverson, 2010). Estos hallazgos intrigantes en el desarrollo típico sugieren que la comprensión de las relaciones entre el motor y las habilidades del lenguaje podría ayudarnos a identificar a los niños pequeños que pueden estar en riesgo de dificultades de comunicación. Esta ha sido la motivación para investigaciones recientes sobre el trastorno del espectro autista (TEA).

El motor y las habilidades del lenguaje en el trastorno del espectro autista

En ASD, sabemos que las dificultades en las habilidades sociales y la comunicación son características fundamentales, forman parte de los criterios de diagnóstico. Pero algunos niños con autismo también muestran habilidades motoras retardadas o atípicas (Bhat, Landa & Galloway, 2011). Tal vez, entonces, estas dos áreas también están vinculadas en el autismo?

Los resultados de un estudio reciente (Bedford et al., 2015) ciertamente parecen respaldar esta sugerencia. Bedford y sus colegas investigaron el desarrollo motriz y del lenguaje en niños pequeños referidos para ASD, e informaron relaciones a largo plazo entre las habilidades motoras gruesas y la tasa posterior de desarrollo del lenguaje entre los 2 y 9 años. Sin embargo, los hitos clave del motor y del lenguaje ocurren antes de los 2 años, y por lo tanto es importante entender si esta relación está presente antes en el desarrollo.

Esto puede ser difícil, ya que el TEA no suele diagnosticarse antes de los 2 años (Charman y Baird, 2002). Sin embargo, el estudio de los bebés "en riesgo" de autismo ofrece a los científicos del desarrollo la oportunidad de caracterizar qué comportamientos en la infancia se relacionan con los síntomas del autismo emergente en los niños pequeños. Los bebés de alto riesgo (que tienen un hermano o hermana con un diagnóstico de autismo) y de bajo riesgo (un grupo de control que tiene un hermano mayor que se desarrolla normalmente) son seguidos desde los primeros meses de vida. Aproximadamente el 20% de los bebés con un hermano autista mayor son diagnosticados con autismo y otro 20% muestran niveles elevados de síntomas de autismo (Messinger et al., 2013). Por lo tanto, esta población brinda una oportunidad única de investigar el desarrollo temprano del motor y el lenguaje de forma prospectiva en la infancia, en lugar de hacerlo de forma retrospectiva una vez que el niño tiene un diagnóstico.

Investigaciones recientes realizadas con el British Autism Study of Infant Siblings (BASIS) informaron que los bebés de alto riesgo tenían habilidades motoras más pobres que los bebés con bajo riesgo de TEA a los 7 meses (Leonard et al., 2014). Las habilidades motoras gruesas a esta edad también podrían predecir la tasa de desarrollo del lenguaje entre 7 y 36 meses en los bebés que desarrollaron TEA (Leonard et al., 2015). Tomados en conjunto, estos estudios proporcionan alguna sugerencia de que los síntomas del lenguaje y la comunicación que son fundamentales para el TEA podrían verse afectados por las habilidades motoras tempranas.

Es importante destacar que estos estudios representaron el coeficiente de inteligencia general no verbal de los niños en sus resultados, es decir, las relaciones entre las habilidades y las diferencias entre los grupos, fueron evidentes incluso después de que se tuvo en cuenta el cociente intelectual. Esto sugiere que las dificultades en las habilidades motrices y del lenguaje no se deben simplemente a un retraso general en el desarrollo que afecta a un número de habilidades diferentes en aquellos que desarrollan TEA. Por lo tanto, las razones que subyacen a la relación entre las habilidades motrices y el lenguaje requieren una mayor investigación.

¿Implicaciones futuras?

Las habilidades motoras gruesas son algo que los padres y pediatras pueden observar al principio del desarrollo. Aunque la evidencia no se refiere directamente a las intervenciones, esta investigación proporciona una base para estudios futuros para establecer si los niños con dificultades de comunicación pueden beneficiarse de ayuda adicional en otras áreas, como las habilidades motoras.

Lo que podemos concluir, sin embargo, es que las habilidades motoras gruesas iniciales parecen ser una pequeña parte de un sistema dinámico de desarrollo más grande. Las dificultades en estas habilidades pueden, por lo tanto, tener un impacto en otras áreas, como el lenguaje. Si bien los problemas motores no son parte de los síntomas centrales de ASD, se debe reconocer la posible relación entre las habilidades motoras y las dificultades de comunicación social en ASD. En el futuro, más investigaciones deberían investigar esta relación en puntos clave del desarrollo, considerando las interacciones complejas entre estas diferentes áreas, en lugar de enfocarse en el desarrollo motriz y del lenguaje como dos procesos separados y aislados.

Referencias

Campos, JJ, Anderson, DI, Barbu-Roth, MA, Hubbard, EM, Hertenstein, MJ, y Witherington, D. (2000). Viajar expande la mente. Infancia, 1 (2), 149-219.

Walle, EA y Campos, JJ (2014). El desarrollo del lenguaje infantil está relacionado con la adquisición de caminar. Psicología del desarrollo, 50 (2), 336.

Iverson, JM (2010). Desarrollar el lenguaje en un cuerpo en desarrollo: la relación entre el desarrollo motor y el desarrollo del lenguaje. Journal of child language, 37 (02), 229-261.

Bhat, AN, Landa, RJ, y Galloway, JCC (2011). Perspectivas actuales sobre el funcionamiento motor en bebés, niños y adultos con trastornos del espectro autista. Fisioterapia, 91 (7), 1116-1129.

Bedford, R., Pickles, A., y Lord, C. (2015). Las habilidades motoras gruesas iniciales predicen el desarrollo posterior del lenguaje en niños con trastorno del espectro autista. Investigación del autismo doi: 10.1002 / aur.1587

Charman, T., y Baird, G. (2002). Revisión del médico: Diagnóstico del trastorno del espectro autista en niños de 2 y 3 años. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 43 (3), 289-305.

Messinger, D., Young, GS, Ozonoff, S., Dobkins, K., Carter, A., Zwaigenbaum, L., … y Hutman, T. (2013). Más allá del autismo: un estudio del consorcio de investigación de bebés y hermanos en niños de alto riesgo a los tres años de edad. Revista de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, 52 (3), 300-308.

Leonard, HC, Elsabbagh, M., y Hill, EL (2014). Dificultades motoras tempranas y persistentes en bebés en riesgo de desarrollar trastorno del espectro autista: un estudio prospectivo. Revista Europea de Psicología del Desarrollo, 11 (1), 18-35.

Leonard, HC, Bedford, R., Pickles, A., Hill, EL, & BASIS Team. (2015). Predecir la tasa de desarrollo del lenguaje a partir de las habilidades motoras tempranas en bebés en riesgo que desarrollan trastorno del espectro autista. Investigación en Trastornos del Espectro Autista, 13, 15-24.

Related of "Caminando y hablando"