Can Talking Cure? Y si es así, ¿cómo?

By ROBERT HUFFSTUTTER [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons
Fuente: Por ROBERT HUFFSTUTTER [CC BY 2.0], a través de Wikimedia Commons

Supongamos que es un terapeuta que hace lo que se conoce como "terapia de conversación". Un cliente presenta el siguiente problema:

"Me molesta constantemente este colega en el trabajo. Estoy totalmente disgustada y frustrada por ella. Intento ignorarla y evitarla, pero no puedo evitar su voz chillona y su risa fuerte alrededor de la oficina. Estoy seguro de que todos pueden decir que la odio. Pero no puedo evitar reaccionar negativamente a todo lo que hace ".

¿Qué harías con esta queja? ¿Y cómo responderías?

La respuesta dependerá en parte de cómo creas que hablar puede sanar el sufrimiento humano. Y, como resultado, los psicólogos difieren en esta pregunta.

Para comprender las diferentes perspectivas sobre cómo el hablar puede curar, primero debemos pensar un poco acerca de las palabras en general. El lenguaje es un sistema de comunicación dinámico y en evolución que utiliza un conjunto de símbolos con significado compartido. Del lado positivo, hablar nos ayuda a conectarnos con los demás, a formar y mantener fuertes relaciones sociales e interpersonales, a comunicarnos y a cooperar, todos los cuales son esenciales para la supervivencia humana. En el lado oscuro, las palabras se pueden utilizar para oscurecer en lugar de aclarar el significado; aumentar la distancia en lugar de facilitar la cercanía; engañar en lugar de guiar; duele en lugar de calmar; crear conflicto en lugar de resolverlo, etc.

Entonces las palabras son poderosas. Pero, ¿cómo debería aprovecharse ese poder en el contexto de la terapia de conversación? El término "cura de hablar" fue de hecho acuñado por la famosa paciente de Freud Anna O. (nombre real: Bertha Pappenheim), quien lo usó para referirse a su hábito de inventar historias y cuentos de hadas para calmar sus síntomas de histeria. Freud, por supuesto, fue temprano para reconocer el poder de las palabras: "Con palabras que un hombre puede hacer bendecir a otro, o llevarlo a la desesperación … Las palabras provocan efectos y son el medio universal para influir en los seres humanos. Por lo tanto, no debemos subestimar el uso de palabras en psicoterapia ". 1

Freud creía que nuestras vidas conscientes, lo que decimos y hacemos y las razones que damos para lo que decimos y hacemos, en realidad están formadas por motivos inconscientes y conflictos que operan fuera de nuestra conciencia. Por lo tanto, las expresiones superficiales de las personas (sus acciones y palabras) a menudo son mensajes codificados del inconsciente. El trabajo de la terapia es decodificar las expresiones superficiales y revelar su verdadero significado profundo, para hacer que el inconsciente sea consciente, de modo que los conflictos internos se puedan observar y resolver.

Por lo tanto, las palabras no pueden tomarse al pie de la letra. En su lugar, deberían examinarse en busca del significado simbólico e inconsciente que transmiten. Por ejemplo, si un cliente nota que una persona que cuida a un perro enfermo podría ser mordida, infectada y posiblemente muerta, un terapeuta freudiano podría interpretar esto como una expresión simbólica de una preocupación inconsciente: el cliente teme que dañará al terapeuta. , que sus problemas son contagiosos

Para Freud, nada de lo que decimos es incidental o aleatorio. El contenido y el proceso del habla, así como la incapacidad para hablar, indican deseos, temores y conflictos ocultos subyacentes. Esta idea se ejemplifica con la idea del "deslizamiento de la lengua" que Freud vio como procesos inconscientes que interferían con la intención consciente del habla. "Es … la influencia de los pensamientos que se encuentran fuera del discurso previsto que determina la ocurrencia del deslizamiento y proporciona una explicación adecuada del error" 2.

Un ejemplo famoso:

Ella: ¿Qué te gustaría, pan y mantequilla o panqueque?

Él: cama y mantequilla

Claramente, argumenta Freud, el hablante tiene algo más que el desayuno en su mente inconsciente.

Las palabras representan e iluminan (ponen en conocimiento) los profundos procesos inconscientes que dan forma a nuestro estado mental. Según Freud, el habla "pone el material en el ego en una conexión firme con los … residuos de las percepciones visuales, pero más particularmente auditivas". 3. En otras palabras, la mente asimila la información perceptual a través del lenguaje. Somos capaces de dar sentido a nuestras percepciones poniéndolas en palabras.

Las palabras realizan la magia de convertir una cosa en otra cosa, haciendo que lo invisible sea visible. Nos dan el poder de ver heridas ocultas y tratarlas. "Un lego sin duda encontrará difícil comprender cómo los trastornos patológicos del cuerpo y la mente pueden eliminarse con 'meras' palabras. Sentirá que le piden que crea en la magia. Y él no estará tan equivocado, ya que las palabras que usamos en nuestro discurso cotidiano no son más que magia diluida. Pero tendremos que seguir un camino indirecto para explicar cómo la ciencia establece la restauración de las palabras como parte de su antiguo poder mágico "4.

Emergiendo en los años 50 y 60 en parte como una alternativa y una reprimenda de las formulaciones freudianas, la perspectiva humanista se centra en la experiencia consciente y subjetiva, enfatizando las cualidades exclusivamente humanas del libre albedrío, la libertad de elección, el coraje y la autorrealización. El enfoque humanista se enfoca en la salud, no en la enfermedad, enfatiza el presente y el futuro, en lugar del pasado, y privilegia el autoconocimiento y la autodirección sobre la predicción estadística o la opinión de expertos. El terapeuta más influyente en esta tradición fue Carl Rogers, y su visión de los usos del lenguaje en la terapia difería notablemente de la visión de Freud.

A diferencia del oscuro y determinista Freud, Rogers creía que los seres humanos son, en esencia, racionales, confiables y de buen sentido. "El núcleo de la naturaleza del hombre es esencialmente positivo". 5. Rogers vio el impulso hacia la autorrealización como la singular "fuerza de la vida", una motivación incorporada presente en cada forma de vida para desarrollar sus potenciales en la mayor medida posible. "El organismo tiene una tendencia y un esfuerzo básicos: actualizar, mantener y mejorar el organismo que experimenta" 6.

Rogers usó el término "Proceso de valoración orgánica" para referirse a la voz interna que le permite al individuo saber si una experiencia está en línea con la tendencia autoactualizante.

Rogers valoraba la experiencia sobre cualquier otra forma de descubrir el camino de una persona en el mundo. "Para mí, la experiencia es la máxima autoridad … Las ideas de otra persona, y ninguna de mis propias ideas, son tan autoritativas como mi experiencia … Ni la Biblia ni los profetas, ni Freud ni la investigación … pueden tener prioridad sobre mi propia experiencia directa. . "7

Para Rogers, el aspecto de su ser que se basa en la tendencia actualizante y sigue el proceso de valoración del organismo es su "verdadero yo". Por otro lado, su "yo ideal" es su sentido de cómo desea ser, y es propenso a la influencia social. Cuando los dictados sociales sobre cómo deberías estar no están sincronizados con tu tendencia actualizante, se abre una brecha, que Rogers llamó "incongruencia", entre el yo real y el yo ideal, el "Yo soy" y el "Yo debería ser". "Si el individuo percibe vagamente tal incongruencia en sí mismo, entonces ocurre un estado de tensión que se conoce como ansiedad". 8

La salud mental, para Rogers, es el proceso de participación activa en el descubrimiento de la tendencia actualizante. "Este proceso de la buena vida no es, estoy convencido, una vida para los débiles de corazón. Implica el estiramiento y el crecimiento de convertirse en más y más de las potencialidades de uno. Implica el valor de ser. Significa lanzarse completamente a la corriente de la vida ". 9. La terapia funciona para facilitar este difícil proceso.

Rogers llamó a su enfoque "Psicoterapia centrada en la persona", afirmando que el cliente es el experto en sus problemas y las soluciones. "Es el cliente quien sabe qué duele, qué direcciones tomar, qué problemas son cruciales, qué experiencias se han enterrado profundamente". 10

Rogers fue uno de los primeros en estudiar científicamente el intercambio terapéutico, registrando sus sesiones y revisando transcripciones de estas grabaciones para reflejar patrones y dinámicas. Rogers concluyó que para que ocurra un cambio en la terapia, el terapeuta debe poseer tres cualidades centrales: Empatía (la capacidad de sentir el mundo privado del cliente como si fuera propio); Respeto positivo incondicional (extendiendo una cálida aceptación a cada aspecto de la experiencia del cliente); y Congruencia (ser genuino, real, honesto y abierto).

En terapia, Rogers evitaría el diagnóstico, el consejo, el juicio, la educación o el etiquetado, confiando principalmente en la técnica de la reflexión o reflejo verbal, para lograr una comprensión precisa del mundo interno del cliente y las emociones transmitidas y crear un ambiente de aceptación, seguridad y comprensión. Por lo tanto, para Rogers, las palabras del cliente son más curativas que las del terapeuta, ya que es el cliente el experto y tiene el conocimiento de cómo avanzar hacia su verdad. Específicamente para Rogers, las palabras del cliente sanan cuando se las escucha atentamente. "Cuando una persona se da cuenta de que ha sido profundamente escuchado, sus ojos se humedecen". Creo que en cierto sentido él está llorando de alegría. Es como si dijera: "Gracias a Dios, alguien me escuchó". Alguien sabe lo que es ser yo "…. Es sorprendente cómo los elementos que parecen insolubles se vuelven solubles cuando alguien escucha, cómo las confusiones que parecen irremediables se convierten en flujos relativamente claros cuando se escucha. He apreciado profundamente los momentos en los que he experimentado esta escucha sensible, empática y concentrada … Cuando me han escuchado y cuando me han escuchado, puedo volver a percibir mi mundo de una nueva manera ". 11

La terapia cognitiva , un enfoque más contemporáneo de la terapia de conversación, opera bajo el supuesto de que la forma en que piensas da forma a tus sentimientos y acciones. Según Albert Ellis, uno de los padres fundadores del enfoque cognitivo, "la psicoterapia comienza con la hipótesis de que la emoción humana es causada y controlada de varias maneras importantes y que, para todos los fines prácticos, la más importante de ellas suele ser pensar". 12

Los hábitos de pensamiento distorsionados deben ser identificados, desafiados y reemplazados. La terapia cognitiva, de acuerdo con otro padre fundador, Aaron Beck, "busca aliviar el estrés psicológico mediante la corrección de concepciones defectuosas y auto-señales. Al corregir las creencias erróneas, podemos reducir las reacciones excesivas ". 13

El enfoque cognitivo de la terapia minimiza la exploración de la infancia, explica las preocupaciones cotidianas y se centra en el sentido directo y de sentido común de los problemas en lugar de confiar en el simbolismo. Le da importancia primaria a los procesos de pensamiento, no a motivos o impulsos inconscientes.

Nuestra arquitectura cognitiva según Aaron Beck tiene varios componentes: Creencias centrales: creencias incondicionales que sirven como base para evaluar experiencias (por ejemplo, "No sirvo para nada"). "No se puede confiar en los demás"). Creencias disfuncionales: creencias condicionales que dan forma a la respuesta de uno a las experiencias (por ejemplo, "si alguien se acerca a mí, descubrirá el 'yo real' y me rechazará"). Estrategias interpersonales: suposiciones subyacentes sobre formas de influir en los demás (por ejemplo, "si quiero que alguien me quiera, debo ser amable con ellas"), y pensamientos automáticos: las cogniciones que fluyen espontáneamente a través de la mente en el momento ( por ejemplo, "¡Oh, mierda! Ahora estoy realmente jodido"). Juntos, esos elementos de la mente conforman el "autoesquema" básico del cliente.

Según Beck, uno de los objetivos de la terapia es desafiar y neutralizar las "distorsiones cognitivas" comunes que sirven para proteger los esquemas contraproducentes y defectuosos cancelando cualquier información que sea contraria a las creencias fundamentales, dejando a la persona en la ignorancia sobre cualquier evidencia que no lo confirme. del medio ambiente.

Dichas distorsiones cognitivas incluyen:

1. PENSAMIENTO DE TODO O NADA: Ves cosas en blanco y negro. Si su rendimiento no es perfecto, se ve a sí mismo como un fracaso total.

2. SOBRE-GENERALIZACIÓN: Ves un solo evento negativo como un patrón interminable de derrota.

3. FILTRO MENTAL: Usted elige un solo detalle negativo y se concentra exclusivamente en él para que su visión de toda la realidad se oscurezca, como la gota de tinta que decolora todo el vaso de agua.

4. DESCALIFICAR LO POSITIVO: rechazas las experiencias positivas al insistir en que "no cuentan" por alguna razón u otra. De esta manera, puedes mantener una creencia negativa que se contradice con tus experiencias cotidianas.

5. MAGNIFICACIÓN O MINIMIZACIÓN: Exageras la importancia de las cosas (como tu goof-up o el logro de otra persona), o reduces inadecuadamente las cosas hasta que se vean diminutas (tus propias cualidades deseables o las imperfecciones del otro).

7. RAZONAMIENTO EMOCIONAL: Usted asume que sus emociones negativas necesariamente reflejan la forma en que realmente son las cosas: "¡Lo siento, por lo tanto, debe ser cierto!"

8. DECLARACIONES DEBERÍA: Intenta motivarse con los deberes y los deberes, como si tuviera que ser azotado y castigado antes de que se pueda esperar que haga algo.

Trabajando con suposiciones similares sobre la centralidad del pensamiento para la salud mental, Albert Ellis (1913-2007) popularizó el Modelo ABC de la terapia cognitiva, en la cual A representa los Antecedentes (eventos que suceden en el entorno), B representa las Creencias (interpretaciones, autoconversación, pensamientos), y C significa Consecuencias (cómo te sientes y qué haces). Según Ellis, A no causa que C. B cause C. En otras palabras, reaccionamos no a eventos, sino a nuestra interpretación de eventos, y esas interpretaciones son a menudo irracionales, absurdas y enraizadas en lo que él llamó "Irracional común". Creencias, "ideas que hacen a las personas que los tienen miserables, entre ellos:

• Debería ser completamente competente en todo.

• Es catastrófico cuando las cosas no son como yo quiero que sean.

• No tengo control sobre mi felicidad.

• Necesito a alguien más fuerte que yo para depender de él.

• Mi historia pasada influye mucho en mi vida actual.

• Existe una solución perfecta para los problemas humanos, y es un desastre si no lo encuentro.

La Terapia Cognitiva en la tradición de Beck y Ellis enseña al cliente a pensar sobre su propio pensamiento, buscando distorsiones y creencias falsas que pueden sesgar sus interpretaciones de los eventos de sus vidas. Los clientes aprenden a tratar sus pensamientos como hipótesis, no hechos, y como eventos mentales, no como eventos mundiales. Se les enseña a identificar hábitos de pensamientos automáticos ("¿Qué me estoy diciendo a mí mismo que me está haciendo reaccionar de esta manera?"); generar alternativas ("¿Qué más puedo decirme aquí?"); compare, basado en la evidencia ("¿Cuál de los pensamientos que tengo es más probable que sea cierto?"); elige el pensamiento que está respaldado por la evidencia y actúa a partir del pensamiento elegido. Las palabras que más importan, en este enfoque, son aquellas que nos contamos a nosotros mismos. Para sanar, necesitamos reconocer nuestros hábitos de habla internos y aprender a practicar una sana "higiene mental" asegurándonos de que lo que nos decimos es probable que sea cierto y tenga alguna evidencia para respaldarlo.

Habiendo dicho todo esto, volvamos a nuestro desafío inicial. ¿Cómo responderías a la queja del cliente?

"Estoy tan molesto por esta mujer en el trabajo. Es desagrado y frustración total. Intento ignorarla y evitarla, pero no puedo evitar su voz chillona y su risa fuerte alrededor de la oficina. Estoy seguro de que todos pueden decir que no me gusta. Pero no puedo evitar reaccionar negativamente a todo lo que hace ".

Claramente, las tres perspectivas tendrán respuestas diferentes. Para los freudianos, las palabras son importantes como símbolos. Su significado inconsciente, decodificado en terapia, nos revelará la verdadera fuente de nuestros problemas, proporcionando así la percepción y el alivio emocional necesarios para que se produzca el cambio y la curación. Un terapeuta freudiano puede sospechar que la aversión del cliente hacia la mujer se debe al hecho de que está expresando necesidades inconscientes que el cliente tiene pero que tiene miedo de poseer; o preguntarse si el comportamiento de la mujer provoca ecos de la propia madre del cliente, hacia quien siente ira reprimida.

Para los humanistas de Rogers, las palabras son importantes como medios de aliento y apoyo, así como de autoexploración. En la medida en que hablar se base en la aceptación y conduzca a una comprensión empática, puede crear un entorno en el que nos sintamos lo suficientemente seguros para experimentar y expresarnos auténticamente, y descubrir cómo cambiar, crecer y curarse a nosotros mismos. En lugar de ofrecer interpretaciones, es más probable que el terapeuta humanista refleje las palabras y emociones del cliente: "Entonces estás muy perturbada por esta mujer en el trabajo. Su presencia te molesta. Sientes que no puedes controlar tu reacción negativa hacia ella. Y sientes que los demás notan tu aversión hacia ella ". El cliente, sintiéndose seguro y comprendido, luego procederá a descubrir por sí mismo qué es lo que lo hace reaccionar de la manera en que lo hace.

Para los psicólogos cognitivos, las palabras son importantes principalmente ya que constituyen nuestra "conversación propia", los hábitos de pensamiento que determinan nuestras acciones y emociones. La terapia nos ayuda a examinar nuestro propio proceso de pensamiento para identificar y cambiar los hábitos de diálogo interno que son distorsionados o destructivos. El terapeuta cognitivo preguntará al cliente sobre su proceso de pensamiento al encontrarse con la mujer. "¿Qué te dices a ti mismo cuando la oyes reír?" O: "Asumamos que no puedes manejar este estrés en el trabajo, ¿qué pasará entonces?" Una vez que el cliente revela sus pensamientos catastróficos ("Me volveré loco y terminaré en un hospital psiquiátrico "), el terapeuta puede moverse para desafiar estas predicciones catastróficas (" ¿Cuáles son las probabilidades reales de que esto suceda? ¿Qué más puede suceder? "). A medida que el cliente aprende a reemplazar las predicciones catastróficas por otras más racionales ("Esta situación es más una molestia que una crisis"), su estado de ánimo y comportamiento cambiarán para mejor.

Entonces, ¿qué tipo de terapeuta serías? ¿Qué tipo te gustaría tener?

Related of "Can Talking Cure? Y si es así, ¿cómo?"