Cariño, ¿quieres que sea estable o inestable?

"Siento que la tierra se mueve bajo mis pies,
Siento que el cielo se derrumba
Siento que mi corazón comienza a temblar,
Siempre que estés cerca ". Carole King

La gente quiere que sus relaciones románticas sean estables; quieren que su profundo amor permanezca constante en su profundo nivel inicial. Sin embargo, a la gente también le gustaría que su amor romántico sea salvaje e inestable en el sentido de impredecible. No quieren darse por sentados, como algo inanimado que permanece igual todo el tiempo; quieren que el amor sea salvaje y emocionante. Esto puede denominarse "La paradoja de la estabilidad". Entonces, ¿queremos estabilidad romántica o no?

La paradoja de la estabilidad se puede considerar refiriéndose a dos significados diferentes de estabilidad: (a) duradera y firme; y (b) libre de cambios o factores dinámicos. El problema que deseo analizar aquí es si el amor puede ser estable en el primer sentido y, sin embargo, inestable en el segundo. En otras palabras, ¿las relaciones románticas a largo plazo pueden ser alentadoras y dinámicas, o están dichas relaciones condenadas a ser aburridas y estancadas?

A la luz del papel crucial que desempeñan los cambios para generar emociones, la inestabilidad del sistema mental (así como también fisiológico) es una característica básica de las emociones. Las emociones indican una transición en la que el contexto anterior ha cambiado, pero ningún contexto nuevo se ha estabilizado. Las emociones son como una tormenta: como estados inestables que significan cierta agitación, son intensas, ocasionales y de duración limitada. Otra metáfora popular compara las emociones con un incendio. La inestabilidad asociada con emociones intensas se revela por su interferencia con actividades que requieren un alto grado de coordinación o control. Uno no puede enhebrar una aguja fácilmente mientras tiembla de miedo o bulle de ira.

El amor romántico es inherentemente inestable en dos situaciones principales: (a) cuando dos amantes apasionados están juntos o piensan el uno del otro, y (b) cuando el amor es inalcanzable o frustrado.

La primera situación se describe tan vivamente en la canción anterior de Carol King. Cuando estamos bajo el control de una emoción fuerte como el amor romántico, nuestras facultades intelectuales ya no funcionan normalmente, con el resultado de que "perdemos la cabeza" y actuamos de forma errática. Es poco probable que este tipo de circunstancias permanezca por mucho tiempo; después de un tiempo, las personas se acostumbrarán al cambio y se comportarán de la manera habitual. La falta de cambio en las relaciones a largo plazo es una dificultad importante en muchas (aunque no todas) tales relaciones y es particularmente problemático en términos de deseo sexual.

Lo contrario de ser emocional es ser indiferente, es decir, ser apático. Contrariamente a las personas emocionales, las personas indiferentes no responden ni se distancian de los cambios en su situación; se mantienen estables frente a tales cambios. La vida de las personas con poca intensidad emocional se caracteriza por la resistencia, la igualdad y la falta de fluctuación. La vida de las personas con una gran intensidad emocional se caracteriza por la brusquedad, la capacidad de cambio y la volatilidad.

La inestabilidad emocional es aplicable no solo al dominio personal, sino también a la arena sociológica: las emociones son más intensas en sociedades inestables donde, por ejemplo, el régimen puede cambiar rápidamente o el estado personal de las personas está sujeto a fluctuaciones. En sociedades estables o estáticas, la disponibilidad de alternativas apenas existe y, por lo tanto, la intensidad emocional se reduce. La envidia, por ejemplo, es menos intensa en una sociedad así.

Al analizar las características típicas de las emociones y los estados de ánimo, los dos continuums básicos típicos de la dimensión del sentimiento, a saber, el continuo de activación y el continuo de agradabilidad, parecen ser los más relevantes. Robert Thayer sugiere dividir el continuo de la excitación en dos tipos: uno que va desde la energía al cansancio y uno del tiempo a la calma. Por lo tanto, tenemos cuatro estados de estados de ánimo básicos: energía calmada, cansancio en calma, energía tensa y cansancio tenso. Cada uno de estos estados puede asociarse con un cierto punto en el continuo de agradabilidad. Thayer considera que el estado de energía de la calma es el estado más placentero, mientras que el cansancio tenso es el más desagradable.

Thayer indica que muchas personas no distinguen entre la energía de calma y la energía de tiempo, ya que creen que cada vez que tienen energía, hay un cierto grado de tensión en su situación. Thayer afirma que la idea de energía calmada es extraña para muchos occidentales, pero no para las personas de otras culturas. Él proporciona la siguiente cita del maestro Zen Shunryu Suzuki: "Tranquilidad mental no significa que debas parar tu actividad. La calma real se debe encontrar en la actividad misma. Es fácil tener calma en la inactividad, pero la calma en la actividad es la verdadera calma ".

La idea de la calma en acción se relaciona con la idea aristotélica de la actividad intrínsecamente valiosa en la que nuestro interés se centra en la actividad misma, no en sus resultados (ver aquí y aquí). Podemos encontrar la calma en una actividad intrínsecamente valiosa porque experimentamos una profunda satisfacción en tales actividades y eso crea una sensación de plenitud y calma; no buscamos algo externo para estar satisfechos.

Parece que el deseo sexual, que es un elemento importante en el amor romántico, no puede ser estable; por su propia naturaleza es inestable. El deseo sexual puede ser estable en el sentido de que se repite durante un largo tiempo. Los otros aspectos del amor romántico -el de la amistad, la felicidad y la alabanza positiva de las características de la persona amada- pueden permanecer más o menos estables a lo largo del tiempo.

También debemos distinguir la calma emocional de la indiferencia. Mientras que el primero se refiere a la ausencia de excitación, el segundo denota la ausencia del continuo de agradabilidad. Las emociones son lo opuesto a ser indiferente. El amor es un buen ejemplo en este sentido. El amor implica cuidado, ser sensible al otro y no ser indiferente. Los amantes prefieren que sus seres queridos estén enojados con ellos en lugar de mostrarse indiferentes hacia ellos, ya que la ira, por negativa que sea, denota participación y compromiso con el otro. Los estudios demuestran que los niños pueden enfrentar la ira de sus padres mucho más que la indiferencia de sus padres; tal enojo puede ser aterrador, pero la indiferencia o ser ignorado es mucho peor ya que es indicativo de falta de interés y negligencia.

En resumen, la presencia de situaciones de energía calmada indica que una relación estable no debe asociarse inevitablemente con la falta de entusiasmo y la falta de entusiasmo. En relaciones duraderas, la estabilidad no implica necesariamente una falta de características dinámicas o estimulantes. Por el contrario, la única forma en que el amor romántico puede durar mucho tiempo es que preserve su valor intrínseco, es decir, aquellas actividades que mejoran aún más el florecimiento personal de cada pareja.

Las consideraciones anteriores se pueden resumir en la siguiente afirmación que un amante puede expresar: "Cariño, me encanta la estabilidad de nuestra relación, pero por favor, cuando me mires a primera hora de la mañana, podrías ser menos estable y un poco más ¿emocionado?"

Related of "Cariño, ¿quieres que sea estable o inestable?"