Ciberacoso

Aunque todavía es relativamente nuevo, ya existe una buena cantidad de literatura científica sobre ciberacoso. Proporciona información sobre los factores de riesgo, las tendencias, los "perfiles" de víctimas y perpetradores, y las posibles herramientas de prevención y gestión. Una buena definición es un buen lugar para comenzar: el acoso cibernético se refiere al uso de nuevas tecnologías digitales con el propósito de infligir daño a otros. La "plataforma" de cyberbullying más estudiada es Internet, pero los mensajes de texto y los dispositivos móviles son cada vez más populares. Aunque el ciberacoso no existiría sin las tecnologías relacionadas con Internet, no es solo que más personas estén conectadas a Internet lo que está causando que se propague; también es cómo están conectados. El vertiginoso crecimiento de las redes sociales y el acceso íntimo que brindan a todo tipo de "amigos" poco definidos los convierten en un paraíso para los intimidadores y contribuyen a que el acoso cibernético sea un grave problema de salud pública.

Se desconoce la prevalencia exacta del acoso cibernético, pero la mayoría de los estudios muestran tasas de victimización que varían entre 20 y 40 por ciento. Las víctimas son más propensas a ser mujeres. Los datos también sugieren que los jóvenes homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales son los más comúnmente atacados. Los perpetradores, por otro lado, son más propensos a ser hombres. Aunque el acoso cibernético generalmente se discute como un problema de la infancia y la adolescencia, los adultos también sufren de acoso electrónico, algunas formas han sido denominadas "flaming" (transmisión de mensajes ofensivos), "outing" (difusión de información personal embarazosa) y "curricán" "(Publicación de contenido para desencadenar reacciones vergonzosas en línea).

El acoso cibernético se asocia frecuentemente con angustia psicológica. Los cibervictimistas tienden a tener mayores tasas de depresión, ansiedad e insomnio, mientras que los ciberacosadores tienen más probabilidades de tener problemas de agresión externa, hiperactividad y uso de sustancias. Una gran preocupación es el mayor riesgo de suicidio, considerado más fuerte que en el acoso tradicional. Las víctimas de bullying, las personas que son atacadas y la transición para convertirse en ciberabulsores o viceversa, parecen tener más síntomas de acompañamiento y más problemas de comportamiento que aquellos que son solo víctimas o solo matones.

No existen pautas establecidas sobre cómo prevenir o gestionar el acoso cibernético. La evaluación cuidadosa y el tratamiento por parte de un profesional de la salud de los síntomas concurrentes, especialmente la tendencia suicida, son cruciales. Los padres deben ser educados sobre el problema, cómo discutirlo con sus hijos, cómo trabajar con las escuelas o los padres de los ciberdelincuentes, y cuándo llamar a la policía. La legislación actualizada también es importante: las leyes no protegen a las víctimas cibernéticas en la misma medida que las víctimas del acoso tradicional, y deben ponerse al día con los peligros del siglo veintiuno. Finalmente, las escuelas son cruciales para diagnosticar y controlar exitosamente el acoso cibernético, y varios programas basados ​​en la escuela han sido implementados y están siendo probados.

A medida que nuestra relación amorosa y la dependencia de la tecnología se intensifiquen, se predice que el ciberacoso se convertirá en una preocupación aún más actual. Junto con las intervenciones anteriores, la investigación y la diseminación de información no racionalista son cruciales si queremos enfrentar apropiadamente las consecuencias esperadas.

Related of "Ciberacoso"