Cinco pasos para mejorar la toma de decisiones éticas

El primer paso para tomar una decisión ética es recopilar los hechos. Trate de ser lo más neutral posible al describir esos hechos, teniendo en cuenta lo dispuestos que estamos a distorsionar la información para beneficiarnos a nosotros mismos, de modo que tenga la tendencia a pasar por alto, distorsionar o exagerar los hechos para adecuarnos a nosotros mismos. Pero si los hechos son incorrectos para empezar, nuestro juicio moral se va a nublar y nos llevará por el camino equivocado.

Es imposible conocer todos los hechos sobre una situación. Considere cuán difícil es saber el tema al que está más cerca: usted mismo. Es increíble cómo otros pueden señalar cosas que nunca ves sobre ti. Entonces, imagine cuánto más difícil es conocer realmente a otra persona o evento sobre el cual no tiene conocimiento directo. Sin embargo, debe completar los espacios en blanco lo mejor que pueda cuando se enfrente a un problema ético. Debe confiar en suposiciones razonables. Por ejemplo, es posible que no conozca todos los detalles sobre las condiciones en una fábrica, pero puede hacer una suposición fundamentada basada en lo que sabemos sobre las fábricas en general y sobre lo que sabe sobre el área en la que se encuentra la planta.

Los hechos en sí mismos significan poco; necesitan interpretación. Desea comprender qué significan tales hechos a la luz de sus propios valores, pero también desea comprender qué significan los hechos para las otras personas involucradas. Considera la siguiente situación. Joseph está casado con Sabrina, pero él está durmiendo con Elizabeth. Un valor importante para ti puede ser la fidelidad sexual, pero si José vive en una sociedad polígama, debes comprender lo que significa para Sabrina dormir con Elizabeth. Puede significar algo bastante diferente de lo que primero supuso.

El segundo paso es hacer una predicción, una suposición sobre el futuro. Una predicción se basa en hechos que son relevantes para la situación en cuestión: si hace esto, aumenta sus posibilidades de alcanzar los resultados deseados. Nunca se puede saber el futuro con certeza, pero algunas cosas son más probables que otras. Por ejemplo, si golpeas a alguien, es más probable que te devuelvan el golpe que si le sonrieras a esa persona, siendo igual todo lo demás. Por supuesto, siempre hay un elemento de incertidumbre. La persona con la que sonreía puede ser paranoica, por ejemplo. Sin embargo, tiene que adivinar y seleccionar la acción que cree que es más probable que cause buena o más probable evitar daños.

El tercer paso es identificar tus sentimientos. Algunas personas lo llaman intuición; algunos lo llaman conciencia. Cuando nuestros sentimientos han sido cultivados por la compasión, a veces resaltan lo que nuestras mentes racionales y conscientes han pasado por alto. Los sentimientos son una forma de verificar si estás racionalizando.

En el paso cuatro pregunta si podrías vivir contigo mismo si tomas esa decisión en particular. ¿Estaría dispuesto a dejar que otras personas sepan lo que hizo? ¿Te sentirías peor o mejor contigo mismo? ¿Te sentirías culpable o avergonzado? ¿O se sentiría orgulloso y desearía que otros hicieran lo mismo en circunstancias similares? ¿Te gustaría que todos actuaran de la manera en que lo hiciste?

Finalmente, en el paso cinco debería poder explicar sus razones a otras personas y estar dispuesto a participar con los demás en una conversación moral sobre su elección. Esto es similar al método que usan los científicos para avanzar en el conocimiento. Desarrollan una hipótesis, luego la prueban, llegan a una conclusión y finalmente la envían a otros en su campo para su análisis. Debería estar dispuesto a no hacer menos con sus juicios éticos. A diferencia de la ciencia, sin embargo, el campo de la moralidad no se limita al estudio superior. Te guste o no, estás involucrado en muchas situaciones morales en los negocios. Mientras que los científicos avanzan el conocimiento sobre el mundo mediante el uso del método científico, avanzas en tu conocimiento moral al emplear un proceso sólido para hacer juicios éticos.

Related of "Cinco pasos para mejorar la toma de decisiones éticas"