Cinco preguntas para decidir si un terapeuta es adecuado para usted

Tim Wright/Unsplash
Fuente: Tim Wright / Unsplash

Danielle * se veía perfectamente bien desde el exterior. Se graduó de la universidad dos años antes con un título en marketing e inmediatamente encontró un trabajo en una empresa de publicidad. Ella vivía en un hermoso vecindario, tenía muchos amigos y era valorada por sus colegas. Al principio, nadie sabía lo deprimida que se sentía. Durante casi cuatro meses, sin embargo, le había costado cada gramo de energía solo levantarse de la cama por la mañana. No pasó mucho tiempo hasta que su trabajo comenzó a sufrir y sus amigos comenzaron a preguntarse qué estaba pasando. Un jueves, después de darse cuenta de que no podía reunir la energía para levantarse de la cama, llamó a su mejor amiga y finalmente admitió cuánto dolor emocional sentía.

"Este no eres tú", le dijo su amiga suavemente. "Necesitas ayuda".

Esa noche, Danelle se sentó en la computadora decidida a buscar un terapeuta. Al principio, estaba encantada de descubrir muchos motores de búsqueda de terapeutas, incluido uno ofrecido por Psychology Today . Pero, cuando ingresó su código postal, casi 50 terapeutas se materializaron en la pantalla. El sitio web de su proveedor de seguros le dio una lista de 50 más, incluidos algunos con los que podía chatear por video en la computadora. Mientras leía sus perfiles y visitaba sus páginas web, rápidamente se sintió sobrecargada de información sobre su experiencia, educación, habilidades y técnicas favoritas. No pasó mucho tiempo hasta que, abrumado por todo el proceso, cerró el navegador y volvió a la cama.

Casi la mitad de los estadounidenses experimentarán una enfermedad mental en algún momento de sus vidas. Y, al igual que Danielle, casi 1 de cada 5 personas sufrirán depresión mayor. A pesar de su dolor, la mayoría de estas personas no buscarán psicoterapia. Aunque hay muchas razones por las cuales las personas no buscan terapia, incluida la falta de fondos y el temor a ser estigmatizados, a veces las personas simplemente encuentran intimidante todo el proceso de localizar a un terapeuta. Aunque los motores de búsqueda hacen que encontrar un tratamiento sea más simple que nunca, es fácil sufrir una sobrecarga de información.

Afortunadamente, la mayoría de los terapeutas estarán encantados de hablar con usted por teléfono, brindándole una oportunidad más personal para hacer preguntas. Algunos terapeutas incluso pueden estar dispuestos a ofrecer una primera sesión gratuita o con descuento. Aunque estas conversaciones pueden ser extremadamente valiosas, a menos que sepa lo que está buscando, puede que no siempre sea obvio qué preguntar.

Sean cuales sean tus motivos para ver la atención, mereces encontrar un terapeuta que te quede bien. Aquí hay cinco preguntas que pueden ayudarlo a descubrir la combinación adecuada.

¿Cuál es el enfoque general del terapeuta para los clientes?

Diferentes terapeutas abordan la relación terapéutica de diferentes maneras. Algunos terapeutas tienen una sesión muy activa, mientras que otros adoptan un rol más pasivo o no directivo. Por lo tanto, es importante preguntarse si el enfoque del terapeuta se ajusta a usted y sus necesidades. Los terapeutas que se basan principalmente en la tradición de la Terapia Cognitiva-Conductual (TCC), por ejemplo, tenderán a ser dirigidos a objetivos, activos y colaborativos. En las primeras sesiones, lo ayudarán a articular sus metas personales para el tratamiento, con el propósito de llegar a un conjunto de objetivos en los que trabajará en conjunto. Aunque usted hará la mayor parte del trabajo usted mismo, el terapeuta será una guía enérgica, sugiriendo técnicas, ejercicios e incluso asignaciones de tareas. Los terapeutas que se basan en otras tradiciones pueden adoptar posturas muy diferentes. Los terapeutas centrados en la persona, por ejemplo, generalmente evitarán ofrecer técnicas, herramientas y tareas, en lugar de favorecer un enfoque que lo ayudará a encontrar soluciones a sus propios problemas desde adentro. Ninguno de los enfoques es necesariamente correcto o incorrecto, siempre que sea compatible con lo que estás buscando.

¿Encuentra al terapeuta confiable y agradable?

En esencia, la terapia es una relación. Es importante que el terapeuta sea alguien en quien confíe, respete e incluso le guste. Por necesidad, la terapia no siempre es fácil o agradable, a menudo requiere enfrentar dificultades dolorosas y patrones de vida. Por lo tanto, es esencial que la persona que lo acompañe en su viaje terapéutico sea alguien a quien respete y que realmente lo "atrape". Dicho esto, también es importante que los terapeutas tengan límites apropiados. La terapia no es lo mismo que la amistad, y ciertamente nunca debería sentirse como una relación romántica. Es una alianza profesional con el objetivo expreso de ayudarlo a cambiar su vida para mejor.

Puede ser difícil discernir desde un perfil en línea o incluso una sesión inicial si el terapeuta tiene algo especial que le permitirá formar una buena relación de trabajo. Por esta razón, a menudo es útil pensar en las primeras sesiones como una evaluación mutua. Pregúntate si sientes que él o ella están "en forma" para ti y tus problemas. No todos los seres humanos encajan bien, y está bien. Lo importante es encontrar un terapeuta que se adapte a sus necesidades en este momento de su vida.

¿El terapeuta tiene experiencia trabajando con problemas como el tuyo?

Al igual que los médicos, los psicoterapeutas tienen áreas de especialización. Aunque la mayoría de los terapeutas tienen licencia legal para tratar una amplia variedad de clientes y problemas, esto no significa que todos los terapeutas sean igualmente buenos en todo. No es de extrañar que la mayoría de los terapeutas tengan habilidades sólidas para trabajar con problemas experimentados por un gran número de personas, como la depresión, la ansiedad y el estrés. Pero muchos problemas, que incluyen traumas, duelos, conflictos matrimoniales y cuestiones relacionadas con el trabajo, no se incluyen claramente en ninguna de estas categorías. En caso de duda, siempre es apropiado preguntarle a los posibles terapeutas si tienen capacitación y experiencia para trabajar con clientes que tienen problemas similares a los suyos.

¿Qué tan disponible está el terapeuta?

Ciertos problemas requieren reuniones de terapia más frecuentes que otros, y algunas personas pueden valorar un mayor nivel de disponibilidad en su terapeuta que otras personas. No obstante, los clientes rara vez consideran este factor al elegir un proveedor. Algunos terapeutas, por ejemplo, trabajan en pequeñas prácticas privadas donde su capacidad para tomar llamadas telefónicas espontáneas o establecer reuniones adicionales puede ser severamente limitada. Otros pueden trabajar en clínicas grandes que ofrecen líneas directas de crisis las 24 horas del día, los 7 días de la semana y la disponibilidad de terapia grupal además de las reuniones semanales regulares de persona a persona. Si crees que necesitarás una terapia más intensiva de la que una sesión de una vez por semana puede permitirse, vale la pena mencionar esto a terapeutas potenciales antes de comprometerte con el tratamiento.

¿Crees que este terapeuta tiene el potencial de proporcionar la ayuda que estás buscando?

No hay una "solución rápida" para las dificultades que enfrentan la mayoría de las personas. Aunque es posible sentir alivio después de una sola sesión de psicoterapia, esto es raro. Según la investigación, se necesitan al menos un par de meses de sesiones semanales para avanzar en la mayoría de los problemas. No obstante, durante las primeras sesiones, es importante preguntarse si cree que existe al menos un potencial de que este terapeuta le ayude. Aunque la información que ha reunido en respuesta a las cuatro preguntas anteriores será una parte importante de cómo tomará esta determinación, también es probable que tenga una fuerte "corazonada". Muchos terapeutas lo convierten en un hábito durante estos primeros pocas sesiones para pedirles a los clientes comentarios frecuentes sobre cómo creen que va la terapia. Sin importar si le preguntan o no, es perfectamente apropiado expresar sus opiniones sobre lo que funciona y lo que no funciona. Nunca hay una obligación de continuar un proceso de terapia que considere que no es útil. La terapia es, en definitiva, sobre usted, no sobre el terapeuta.

Eventualmente, Danielle intentó su búsqueda nuevamente. Ingresó su código postal y, a falta de algo mejor que hacer, se puso en contacto con los primeros tres terapeutas en la pantalla. Durante los siguientes días, logró hablar con cada uno de ellos por teléfono. Una de ellas, una mujer de mediana edad con una especialidad en el tratamiento de la depresión, la impresionó particularmente. Encontró a la mujer fácil de hablar, con una voz suave y práctica práctica. Ella decidió darle una oportunidad a la mujer, y todavía están trabajando juntos tres meses después.

"Nunca pensé que iría a la terapia", Danielle le dijo más tarde a la amiga que la había animado a buscar ayuda. "Pero fue la mejor decisión que he tomado".

"Finalmente me siento como yo".

* El nombre de Danielle y algunos detalles de la historia han cambiado para mantener su identidad confidencial.

David B. Feldman es Profesor de Psicología de Consejería en la Universidad de Santa Clara. Escuche su podcast, "Psicología en 10 minutos", en cualquier aplicación de podcast, a través de SoundCloud, iTunes o suscribiéndose al canal RSS de la serie.

Related of "Cinco preguntas para decidir si un terapeuta es adecuado para usted"