Cómo detener a los niños de las borracheras

Estados Unidos ha recorrido un largo camino alentando a las personas a fumar menos o dejar de fumar.

Necesitamos un impulso similar contra el alcoholismo y el consumo excesivo de alcohol. Las medidas de salud pública ayudan.

En los campus de los EE. UU., Casi el 40 por ciento de los estudiantes confiesa haber consumido 5 o más bebidas alcohólicas por vez en el último mes. El problema es en realidad un poco más pequeño de lo que era hace 35 años. Pero recuerde el costo: los consumidores abusivos obtienen peores calificaciones, pueden terminar con hojas de antecedentes penales, cometer violaciones relacionadas con el alcohol y morir al volante.

Según estudios citados por el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA), el alcohol está ligado a más de 1,800 muertes de estudiantes cada año. Casi 700,000 sufren lesiones anualmente. Mucha gente confiesa que han estado demasiado borrachos como para saber si consentían en el sexo. Alrededor de un cuarto de los estudiantes dice que su consumo de alcohol afecta su rendimiento académico.

Para ayudar a los colegios y estados a abordar el problema, el NIAAA ha creado un sitio web que clasifica la efectividad de una variedad de posibles soluciones.

Al inicio de la lista:

  • Mantenga la edad legal para consumir alcohol en 21. La investigación ha respaldado la política, vinculándola con la prevención de un estimado de 900 muertes entre conductores jóvenes, y la reducción del alcoholismo y los suicidios.
  • Restrinja las horas felices y los recortes de precios.
  • Mantenga prohibiciones dominicales. Hay evidencia de que reducen el consumo excesivo de alcohol.
  • Las restricciones sobre las horas de ventas también ayudan, según muestran algunos datos.
  • Aplicar la edad para beber y promover el cumplimiento. Un enfoque: Reclutar a jóvenes de 21 años para que trabajen como agentes encubiertos y darles a los dependientes de las tiendas que pidieron la identificación una "carta de felicitación" y un certificado de regalo "recompensa", y un "recordatorio" si fallaron. El siguiente paso: enviar compradores menores de edad y castigar a las tiendas y empleados que les venden alcohol. Los datos de un programa de "verificación de cumplimiento" estatal de Oregón descubrieron que el porcentaje de casos de ventas a menores disminuyó del 28 por ciento al 17 por ciento durante un estudio de 4 años.
  • Los impuestos sobre el alcohol parecen reducir el consumo excesivo de alcohol; un estudio estimó que un impuesto adicional de 25 centavos por bebida reduciría el consumo excesivo de alcohol en un 11 por ciento.
  • Requerir que los servidores, gerentes y propietarios de bares completen el entrenamiento formal sobre señales de embriaguez y qué hacer.

Otras políticas que usted pensaría que podrían haber tenido resultados mixtos, o que no se han estudiado a fondo. Estos incluyen prohibir el alcohol en los eventos sociales del campus, lo que requiere que los estudiantes tomen las clases del viernes por la mañana, la creación de dormitorios libres de alcohol, la ejecución de "patrullas del partido" y la prohibición de entrega a domicilio.

La educación personalizada también puede funcionar. Por ejemplo, un pequeño estudio evaluó el efecto de una práctica de meditación guiada una hora a la semana durante un mes. Los meditadores tuvieron 2.6 veces menos atracones en promedio que un grupo de control. No pensaban dejar de beber, pero no tenían tantas posibilidades de ir por la borda, presumiblemente porque habían desarrollado una mayor conciencia de sus acciones.

La lista de intervenciones exitosas del NIAAA incluye programas "cognitivo-conductuales" o CBT dirigidos a bebedores problemáticos. Estos brindan información sobre la adicción y capacitan a los alumnos en varias reuniones grupales para identificar sus factores desencadenantes de la bebida y la práctica de rechazar los tragos.

Una técnica respaldada por la investigación no requiere ninguna reunión. Los estudiantes reciben correos electrónicos con una tabla y un texto que compara la bebida que informan ellos mismos con sus compañeros. Evidentemente, algunos niños no se dan cuenta de que otros estudiantes beben mucho menos.

Una tercera forma de crear conciencia: solicite a los estudiantes que completen un cuestionario en línea sobre su consumo de alcohol, luego supervisen su consumo de alcohol durante dos semanas y se reúnan con un consejero para analizar sus puntajes. De una forma u otra, la esperanza es que ver los hechos mientras está sobrio es, bueno, aleccionador.

Una versión de esta pieza aparece en Your Care Everywhere.

Related of "Cómo detener a los niños de las borracheras"