Cómo evitar el conflicto aumenta el conflicto en las relaciones

Incrustar desde Getty Images

Cuando te enfrentas a un conflicto, ¿sufres de las Triple A: disculpándote, aceptando y complaciéndote ? Bajo presión, ¿es más probable que comprometa u oculte sus verdaderos sentimientos detrás de una sonrisa tensa o una risa nerviosa? Luego, ¿te encuentras rumiando o perdiendo el sueño por la situación?

Si respondió afirmativamente a alguna de estas preguntas, los conflictos en las relaciones desencadenan ansiedad en usted. Cuando te enfrentas al más mínimo desacuerdo, puedes quedarte en blanco, sentir pánico o ser víctima. Hasta que aprenda a superar los sentimientos difíciles y acepte que los desacuerdos son saludables en las relaciones, la verdadera intimidad seguirá siendo difícil de alcanzar. (Vea cómo "Querer ser querido" lo rechaza).

¿Qué hace que los conflictos sean tan molestos? Son desordenados, despiertan sentimientos no deseados y despiertan viejos miedos y ansiedades. Por ejemplo, cuando te enfrentas a un conflicto, tu corazón puede comenzar a correr, puedes comenzar a temblar o sudar. Estas reacciones corporales a menudo surgen de un trauma de su pasado; una dinámica que puede hacer que hasta los conflictos más pequeños se sientan paralizantes.

Cómo te convertiste en un evitativo del conflicto

Para comprender cómo te convertiste en evitativo de conflictos, echemos un vistazo a su pasado y examinemos las causas y condiciones que fomentan los comportamientos de evitación de conflictos:

Padres que intimidan

Cuando los padres son demasiado estrictos, de mal genio o practican el castigo excesivo, inundan a los niños con una ansiedad inmanejable que deja cicatrices emocionales que no sanan. Como adultos, los conflictos con otras personas despiertan este trauma infantil y pueden desencadenar reacciones de pánico, como sudoración, temblores o palpitaciones. En lugar de enfrentar dificultades problemáticas en sus relaciones, recurrirá a las defensas de la infancia, como la negación, la represión o la despersonalización. Para protegerse, puede permanecer emocionalmente distante de los demás, terminar las relaciones abruptamente o abandonar las amistades sin previo aviso. Otra reacción extrema es victimizar o demonizar a otros para justificar sus miedos. (Consulte Sanar el dolor emocional: cómo recuperarse cuando la vida lo aplasta).

Pares o hermanos agresivos

Los hermanos o compañeros antagónicos abruman fácilmente a los niños vulnerables. Sin un adulto que intervenga y establezca límites, los ataques repetitivos de hermanos o compañeros causan un daño profundo al frágil sentido de sí mismo de un niño. Como resultado, es más probable que huya de un conflicto o reaccione de forma exagerada ante él. Cuando era niño, nunca se le dieron las habilidades para aprender a trabajar a través del conflicto con otros positivamente. En consecuencia, como adulto, tiene pocas herramientas a su disposición cuando las relaciones se ponen difíciles.

Un cuidador ausente

Cuando un padre o cuidador amoroso no está disponible para calmar y calmar a un niño ansioso, ese niño lucha con la intimidad y la confianza. Como adulto, cuando surge un conflicto, es más probable que te aisles o te retires. Puedes parecer frío, indiferente o inalcanzable, pero en el fondo luchas con sentimientos de vacío e inutilidad. Pocas personas conocen al verdadero tú porque te mantienes oculto de los demás.

Trabajando a través de conflictos

Cada relación está destinada a golpear algunos inconvenientes. Tres formas de evitar conflictos causa más conflicto en las relaciones:

  1. Ocultas tus verdaderos sentimientos
  2. Usted almacena la frustración.
  3. Descuidas tus propias necesidades.

Aprender a trabajar a través del conflicto estabiliza tu sentido del yo y aumenta tu confianza. Lo más importante es que te acerca a los demás. Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta:

Hablar alto

Comprométete a hablar cuando te enfrentas a un conflicto o desacuerdo. Vender a amigos por correo electrónico o publicar comentarios en línea no servirá. Puede sentir un alivio momentáneo, pero estas opciones ofrecen poco o ningún crecimiento y, a menudo, se vuelven pasivo-agresivas. Si te sientes asustado o ansioso por enfrentar a alguien, tráete a un amigo o compañero de trabajo. Es vital hacer todo lo posible para abordar el conflicto con la persona directamente.

Haz amigos con el conflicto

Evitar el conflicto interrumpe la comunicación honesta. Muchas enfermedades relacionadas con el estrés surgen de sentimientos reprimidos y frustraciones reprimidas. Acepte que los conflictos y desacuerdos son inevitables. Ser asertivo; en lugar de huir de los conflictos, corra hacia ellos; esfuércese por resolverlos en tiempo real, cara a cara, en lugar de rumiar. Mientras más aborde los conflictos abiertamente con las personas que lo frustran, es menos probable que tenga problemas con episodios de depresión o soledad.

Únete a un grupo de terapia

Los grupos de terapia son un excelente lugar para mejorar sus habilidades interpersonales, fomentar una mayor intimidad con los demás y aprender a resolver los conflictos productivamente. Cuando se trata de ansiedad social o de resolver tendencias de evitación de conflicto, no se puede vencer el poder de un grupo. (Vea Cómo ayuda el grupo).

De la evitación de conflictos a la resistencia al conflicto

El mundo es un desastre porque los seres humanos no saben cómo trabajar en conflictos pacíficamente. A diferencia de los impulsos destructivos que parecen surgir naturalmente, la capacidad de resolver conflictos sin recurrir a la guerra emocional tiene que ser cultivada. Como cualquier habilidad, requiere trabajo. Aprender a hablar a través de los conflictos requiere coraje, pero la recompensa lo vale: descubrirá nuevas vías de comunicación, intimidad e intimidad.

Para artículos adicionales o para reservar un taller, visite www.seangrover.com

Related of "Cómo evitar el conflicto aumenta el conflicto en las relaciones"