Cómo la vida rápida (no solo comer comida rápida) conduce a la obesidad

La forma en que comemos y la forma en que vivimos van de la mano. Para la mayoría de las personas, están comiendo en sus automóviles, en sus computadoras, mientras hablan por sus teléfonos, tratando de "encajar todo" cuando en realidad esta es una manera segura de "cargarnos" y hacer las paces. Esta forma de comer se refleja en el ajetreo de nuestras caóticas vidas: intentar hacer malabarismos con uno o dos trabajos, niños, mascotas, una hipoteca, pagos de automóvil e incluso tal vez volver a la escuela para actualizar sus credenciales. Yikes: ¿cómo nos convertimos en "obras" humanas en lugar de "seres" humanos?

Verdaderamente, si estamos tratando de realizar múltiples tareas, es probable que no hagamos nada realmente bien. Nuestros cerebros no están equipados para tener todas esas neuronas disparando a la vez. Tomar atajos solo nos dará dolores en el largo plazo: la vida rápida nos prepara para aumentar de peso y desarrollar enfermedades crónicas. Cuando los padres establecen este ejemplo frenético para sus hijos, los niños no pueden evitar sentirse atrapados en el maremoto. No es de extrañar que la obesidad infantil vaya en aumento, junto con los trastornos alimentarios y los problemas de salud mental, como el trastorno por déficit de atención.

¡Es hora de parar la carrera en el camino a la nada!

Aquí hay algunos consejos para poner su vida en una marcha más lenta al alterar la forma en que come y también piensa en comer:

Consejo # 1: ¡todo está en tu mente!
Hacer un cambio en el estilo de vida no solo implica cambiar los alimentos que come, sino cambiar los patrones de pensamiento que lo llevaron a donde está. Si simplemente sigue una dieta, algo que se le impone desde el exterior, sin hacer cambios en el interior en cuanto a cómo piensa sobre esos alimentos y cómo come, entonces solo hará los movimientos. Probablemente tengas algunos resultados iniciales, pero luego, recuperarás todo el peso una vez que tu mente subconsciente vuelva a entrar en el surco de sus viejos patrones. El primer paso para dejar de vivir rápido es ralentizar la mente del mono. ¿Cuántos de nosotros tomamos el tiempo para controlar nuestros pensamientos? Si no lo hacemos, eventualmente se manifestarán, así que ten cuidado. Trata de escribir todas tus creencias limitantes sobre la comida y la comida, incluso aquellas con las que creciste, como "¡No juegues con tu comida!" O "La gente en África se muere de hambre, así que debería comer de todo". Escriba cada afirmación que le dijeron o que desarrolló por su cuenta, una por nota adhesiva. Y luego, tache lo viejo y cree declaraciones nuevas y actualizadas para reflejar un mensaje saludable positivo. Por ejemplo, en lugar de "¡No juegues con tu comida!", Prueba "Disfruto comiendo alimentos saludables" o "¡Preparar comidas es divertido y ejerce mi creatividad!". Publica estas notas en toda tu cocina para que absorbes los nuevos mensajes en tu subconsciente. ¡Esto realmente funciona!

Consejo # 2: mira tus puntos ciegos
Agítalo un poco, ¡tu vida es así! A menudo nos adentramos en "surcos de comida" o en ciertos patrones de alimentación que muy probablemente son paralelos a nuestra mente atascada. Como dijo Anthony Robbins, "si siempre hacemos lo que siempre hemos hecho, siempre recibiremos lo que siempre hemos recibido". Entonces, la pregunta sigue siendo: ¿dónde has mirado? ¿Qué no has intentado? ¿Cómo puedes refrescar tu vida y comer de una forma completamente nueva? Si estás viviendo una vida rápida, ¿cómo sería vivir de medio a lento? ¿O simplemente lento? ¿Has probado un restaurante de comida lenta? ¿Cuánto tiempo te lleva comer? ¿Solo 5 minutos para abrocharlo? Intenta imponer un gran rendimiento amarillo en tu camino de comer. Extienda su tiempo de comer a la mitad. Concéntrese en masticar bien y estar relajado cuando coma para que pueda digerir mejor la comida. Tal vez otro punto ciego, o algo que no has probado es comer en soledad. Cuando comes, ¿tiendes a hacer estallar la radio, el televisor o navegar por Internet? Deja que todo se vaya … y ríndete al silencio mientras comes. Vea si se siente diferente o si cambia su alimentación, y aún mejor, ¡toda su vida! No creo que sea descabellado que puedas cambiar tu vida alterando la forma en que comes, especialmente porque la forma en que comemos es un reflejo de nuestras vidas.

Consejo # 3: ¡Planifique el éxito cuando planee!
La gente come a la carrera normalmente porque no planificaron su día. En lugar de la mesa del comedor, usan el tablero en su auto. Una de las mejores maneras de evitar la espeleología en el ritmo acelerado es pensar en el futuro: la buena forma de planificación anticuada. Si toma un par de horas en el fin de semana para hacer todas sus compras de comestibles durante la semana, y para preparar elementos como sopas o verduras a la parrilla, entonces estará menos dispuesto a frecuentar el drive-thru. Antes de ir a la tienda de comestibles, asegúrese de tomarse un par de momentos tranquilos para elaborar su lista de compras. Y, una vez que llegues allí, deja que las compras sean meditación … respira profundo para centrarte, entra a la tienda con tu lista en la mano y camina por el perímetro de la tienda donde están los alimentos saludables, en lugar de las entrañas de la tienda. tienda, o los muchos pasillos que contienen alimentos cuestionables en plástico, espuma de poliestireno, metal o cartón. Si te tomas el tiempo para planear, estarás menos estresado a largo plazo. Cuando nuestras hormonas del estrés son altas, tendemos a comer más y elegir alimentos de menor calidad. ¡Así que planifícate y relájate más tarde!

Deanna Minich, PhD, CN, www.foodandspirit.com

Related of "Cómo la vida rápida (no solo comer comida rápida) conduce a la obesidad"