¿Cómo lidias con la decepción?

Pedro Lira [Public domain], via Wikimedia Commons
Fuente: Pedro Lira [Dominio público], a través de Wikimedia Commons

Has estado trabajando para alcanzar una meta, preparándote para una competencia emocionante, una audición o una entrevista de trabajo cuando de repente un rechazo destruye todos tus sueños.

Es fácil sentirse víctima, caer en la vergüenza ("No soy lo suficientemente bueno") o culpar a los demás ("¿Cómo podrían hacerme esto?"). Los resentimientos son naturales, pero quedar atrapado en la vergüenza o la culpa puede sabotearlo y hacer que se vea como una víctima. Shaming conduce a la indefensión aprendida (Peterson, Maier y Seligman, 1993) y culpar conduce a un locus de control externo, los cuales nos quitan poder, socavan nuestro impulso, nos impiden alcanzar nuestros objetivos e incluso pueden llevar a la depresión (Burger , 1984; Twenge, Zhang, y Im, 2004).

Pase lo que pase, siempre tenemos una opción. Como Viktor Frankl descubrió, incluso en el horror de los campos de concentración nazis había una cosa que las circunstancias más difíciles no podían quitar: su elección de cómo responder (Frankl, 1946/1984). Sobrevivió, escribió su libro Man's Search for Meaning, y desarrolló Logotherapy para ayudar a las personas a darse cuenta de la importancia de la elección en sus vidas.

Las obras de Shakespeare dramatizan la importancia de la elección o proairesis. Cuando se enfrentan a la adversidad, sus héroes trágicos con demasiada frecuencia se rinden a la vergüenza, culpándose a sí mismos como Hamlet. O culpan a lo externo, rendirse al destino como Romeo o culpar a otros con demasiada rapidez, a menudo a las personas equivocadas, como con Otelo. Estas elecciones conducen inevitablemente a la tragedia. Pero los héroes cómicos de Shakespeare demuestran una mayor presencia de la mente. Rosalind en As You Like It y Viola en Twelfth Night son creativos e ingeniosos, explorando nuevas opciones para traer una mayor armonía a sus mundos. Demuestran lo que el psicólogo Albert Bandura (1997) llama "autoeficacia": la creencia de que nuestras elecciones hacen la diferencia.

Entonces, la próxima vez que te encuentres desilusionado, no te dejes atrapar por avergonzar y culpar. Pregunte "¿Qué es lo que quiero?" Y luego busque la manera de seguir adelante. No puedes controlar lo que acaba de suceder, pero puedes controlar tu respuesta. Tú siempre tienes una opción.

Related of "¿Cómo lidias con la decepción?"