¿Cómo podemos solucionar el conflicto entre el trabajo y la familia?

Washing machine/Pixabay
Fuente: Lavadora / Pixabay

Hace unos años me actualicé a una lavadora nueva. Lamentablemente, la alegría de mi dispositivo se truncó cuando la máquina se rompió después de unas pocas semanas. Se necesitaron cuatro visitas de reparación programadas, varias partes que no funcionaron, y aproximadamente un mes de ir a la lavandería antes de que se identificara el problema real: una computadora defectuosa que había engañado repetidamente a los reparadores. Se reforzó una lección valiosa: hasta que pueda hacer un diagnóstico preciso, no hay forma de implementar una reparación efectiva.

No se trata solo de electrodomésticos, por supuesto. Los diagnósticos precisos son fundamentales para una amplia gama de problemas, incluidos aquellos que nos atormentan a nivel cultural. Uno de esos problemas es el conflicto trabajo-familia. Las mentes brillantes y las voces principales de varias esferas, incluidas las políticas públicas, las empresas y los padres que trabajan en las trincheras, se han centrado en cómo reparar este problema que aflige a tantas personas. Décadas en este esfuerzo, sin embargo, los padres todavía se esfuerzan por mantener su vida profesional y los profesionales continúan angustiados por cómo estar lo suficientemente presentes como padres.

Pixabay
Fuente: Pixabay

Ciertamente, parte del conflicto persiste porque las "soluciones" generadas por las voces principales son costosas, así como políticamente, práctica y filosóficamente difíciles de implementar. Otra razón clave por la que no hemos erradicado este problema es que, en virtud de nuestro enfoque exclusivo en las entidades externas y estructurales, hemos diagnosticado erróneamente el problema. La conversación moderna sobre el trabajo y la familia se centra completamente en soluciones externas y estructurales porque suponemos que el problema, en sí mismo, es totalmente externo y estructural. Sin embargo, es claro para la mayoría de los profesionales ambiciosos que también son padres cariñosos que una parte del dilema existe a nivel interno y psicológico.

En circunstancias en las que podemos eliminar las enfermedades comúnmente identificadas (como fondos insuficientes, lugares de trabajo inflexibles, colegas que no apoyan o matrimonios desiguales), los padres que trabajan con privilegios a menudo descubren que aún existe un conflicto. Resulta que no se trata simplemente de encontrar maneras de pasar el cuidado infantil o de facilitar que los profesionales ambiciosos cumplan con las expectativas de sus trabajos. Porque incluso con la opción de delegar el cuidado de niños a un cuidador responsable y afectuoso que no es usted, puede descubrir que tiene un anhelo consigo mismo de involucrarse intensamente en la crianza de sus hijos 1 .

Por otro lado, un poderoso atractivo para la paternidad podría justificar dejar atrás una vida profesional ambiciosa, o al menos marcarla. Pero dejar o reducir la vida profesional tampoco es la respuesta obvia. Incluso en circunstancias profesionales imperfectas, hay mucho que decir para tener una vida profesional. Ingresos a cambio de trabajo, un sentido de identidad que proviene de sus esfuerzos y habilidades, la capacidad de hacer una diferencia en el mundo más amplio que existe fuera de su casa privada son solo algunas de las recompensas satisfactorias de trabajar 2 , no de Mencione las alegrías de un descanso regular de la crianza de los hijos.

No es sorprendente que incluso los profesionales más ambiciosos anhelen comprometerse profundamente en la crianza de los hijos y que los padres amorosos anhelen cumplir sus ambiciones fuera del hogar.

Pero aunque podamos experimentar ese conflicto interno en nuestras mentes y corazones, sigue siendo más fácil enfocarse en los problemas externos y estructurales (y las soluciones paralelas externas y estructurales). Como cualquiera que esté familiarizado con el conflicto interno sabe, es mucho más fácil apuntar a una mota de aserrín en el ojo ajeno que a prestar atención a la tabla en nuestro propio 3 . En otras palabras, los problemas que existen fuera de nosotros son más fáciles de identificar y trabajar que los que existen internamente. Sin embargo, si tenemos un tablón en nuestro propio ojo (o corazón), nuestra efectividad para manejarlo será limitada hasta que hagamos el diagnóstico correcto.

Para gestionar eficazmente el conflicto trabajo-familia, debemos comenzar a analizar la psicología de este problema. Como Freud notó hace muchos años, "el amor y el trabajo son las piedras angulares de nuestra humanidad". Es maravillosamente humano aspirar simultáneamente a triunfar en la esfera pública y comprometerse profundamente en las relaciones con aquellos que amamos. Y ninguna cantidad de permiso de maternidad, asociaciones de apoyo o tiempo flexible puede eliminar el conflicto que existe al incorporar estos impulsos duales y en ocasiones duelos.

El punto de partida para resolver este conflicto debe venir aceptando la parte de este conflicto que existe a nivel psicológico y espiritual. Solo entonces los padres que trabajan pueden encontrar estrategias que los ayuden a manejar este conflicto de manera efectiva.

Related of "¿Cómo podemos solucionar el conflicto entre el trabajo y la familia?"