Cómo reducir la ansiedad de su hijo adolescente

Una de las causas de la ansiedad moderna es la forma en que el mundo ha cambiado para los jóvenes. Su exposición a las noticias de 24 horas y a las innumerables vías disponibles en las redes sociales hace que muchos sientan que deben estar en alerta perpetua. Generalmente, el tiempo dedicado a la comunicación digital se resta del tiempo y las oportunidades para una comunicación cara a cara más significativa y más desafiante. Y, dejando de lado las influencias de las redes sociales, es importante tener en cuenta que cierta ansiedad es parte de la vida de jóvenes y mayores. Aprender a enfrentarlo es una parte importante del crecimiento.

Los padres tienen un rol profundamente impactante en la ansiedad adolescente. Hay mucho que no pueden controlar, pero enfocarse en lo que pueden influenciar puede marcar una diferencia positiva. Los padres que modelan en tiempo real una vida equilibrada ayudan a sus hijos a aprender a lidiar con sus dudas y miedos personales. Aquí hay algunas maneras de ayudar a mitigar la angustia adolescente:

1. No hay una forma correcta de hacer algo.

Cuando los niños son pequeños, puede ser fácil idealizar demasiado ciertos objetivos. En la escuela primaria, puedes hablar sobre la importancia de las A y las buenas universidades. Las conversaciones son relajadas y fáciles porque sus hijos aún no están en la situación de tener que obtener estos ideales. Pero inadvertidamente, estas conversaciones comunican la presión de que su descendencia debe ser perfecta para tener éxito en la adultez. Para cuando ingresan a la escuela secundaria, algunos de estos jóvenes están profundamente consternados por la posibilidad de recibir algo menos que una A. Pueden ser estudiantes capaces, pero se enferman con preocupación antes de las pruebas. Pueden pasar largas tardes haciendo sus tareas con sus padres cuidándolos para corregir y verificar su trabajo. Todo esto hace que algunos niños se aterroricen si sus calificaciones no cumplen con sus expectativas o, en ese caso, si fallan en algo. Estos adolescentes no pueden imaginarse sus vidas sin un nivel muy alto de rendimiento académico (borrar A directo) o sin aceptación en su colegio mejor calificado. En algún momento algo inevitablemente ocurre, ven que no son perfectos y se establece una ansiedad agobiante. Recuérdele a su hijo que no importa cuál sea su calificación, si continúan siendo perseverantes, progresarán. Y también, no hay una universidad correcta para cada estudiante. De hecho, hay muchas universidades en las que pueden ser felices y lograr. A veces, no entrar en la mejor universidad puede ser lo mejor porque ayuda a aliviar la presión. Este alivio significa que el adolescente es libre de actuar sin el temido temor a fallar respirando por la espalda.

Demasiado énfasis en las calificaciones más altas empuja a algunos estudiantes a dejar de intentarlo, "¿Cuál es el punto, nunca voy a acercarme a ser un estudiante directo". El hecho es que la historia está llena de ejemplos de adultos muy exitosos que sí lo hicieron no sobresalir académicamente. El senador John McCain ha estado en las noticias a menudo últimamente. Terminó 894º de 899 estudiantes en su clase de graduación en Annapolis. Sin embargo, se convirtió en piloto de combate, héroe de guerra, senador estadounidense de seis períodos y candidato de su partido para presidente de los Estados Unidos. Cualquiera que sea la posición académica de un estudiante, el punto es seguir intentándolo. A largo plazo, elevar una F a una D, una D a una C o una C a una B puede ser el logro más importante de todos.

2. Recuérdeles su capacidad para hacer frente a las dificultades y la incertidumbre.

Cuando, como padres, estamos ansiosos, es muy fácil advertir sobre el peligro. Anticiparse a cosas que no irán bien o en las que pueda haber daño potencial o malas notas, sirve para que su hijo tenga ansiedad sobre lo que podría pasar. En lugar de centrar su atención en posibles puntos problemáticos que pueden o no aparecer en el camino, enfatizar su capacidad para hacer frente a la adversidad. Entonces, en lugar de decir "Cuidado con esa maestra, ella es una alumna dura", di "Incluso si tu maestra es una alumna dura, saldrás adelante" o "Encontrarás la manera de lidiar con ese maestro duro". u ofrezca apoyo "Ugh, tuvo que lidiar con ese duro maestro otra vez, tomarse un descanso, ver su programa de televisión favorito". Recuérdeles los momentos en que superaron los obstáculos.

3. Exponerlos a situaciones incómodas.

Cada vez que nuestros hijos están angustiados, nos angustiamos. Así como es difícil escucharlos llorar de bebés, su malestar en la adolescencia puede ser un calcetín en el instinto parental. Es tentador querer hacer todo lo posible para aliviar su situación. Desafortunadamente quitar la fuente de su angustia solo los alienta a evitar cosas que los pongan ansiosos. Y la evitación engendra más ansiedad. Cuanto más evitan las cosas, más ansiosos se vuelven ante la idea de tener que lidiar con esas mismas cosas. Cuando su hijo parezca angustiado por ir a la escuela, exámenes, maestros, eventos sociales, eventos deportivos, no les diga que no tienen que hacerlo. En cambio, conviértete en entrenador; aliéntelos y bríndeles apoyo emocional mientras se esfuerzan para salir en situaciones incómodas. Y recompensarlos más tarde, "lo hiciste, pasaste esa clase, vamos a cocinar tu cena favorita".

4. Limite el tiempo de pantalla.

Cuando los adolescentes no tienen límites en sus teléfonos y redes sociales, esencialmente nunca tienen la oportunidad de estar fuera de la norma. Por supuesto, en sus mentes, pueden creer que nunca quieren estar fuera de la red. Los adolescentes están siendo condicionados a creer que si no están en contacto constante o tienen algún tipo de presencia en línea las 24 horas, se están perdiendo. Esto los mantiene en un estado de hipervigilancia perpetua. Y también tienen que lidiar con los comentarios en línea que reciben o no (tanto buenos como malos).

Denles un descanso forzado de esto. Es poco probable que lo tomen por sí mismos. Quíteles el teléfono a una hora determinada todas las noches y colóquelo en un lugar donde sepan que no pueden acceder a él. Dígales que quitarse el teléfono no es un castigo sino una forma de ayudarlos a relajarse y descansar. Finalmente, llegan a ver que no se van a perder mucho y que duermen mejor, algo que nos pone a todos en una mejor posición para enfrentar los desafíos del día siguiente. Para algunos, mi libro, Building Self-Esteem, será útil para ofrecer una idea de cómo una persona de cualquier edad puede avanzar hacia sentirse mejor consigo mismo.

Related of "Cómo reducir la ansiedad de su hijo adolescente"