Cómo sobrevivir a la mediana edad sin crisis – Paso uno

Si tienes entre 45 y 65 años, entonces sabes lo que es ser agrupado por edad; como un hombre de mediana edad, Baby Boomer, Hippie o Yuppie. Considerado como la gran generación que llega a la mediana edad (y más allá) por millones, nos han dicho que podemos conservar nuestra vitalidad y visibilidad si trabajamos lo suficiente. "Vaya al gimnasio, manténgase activo, juegue Scrabble, únase a Facebook y pruebe los tweets", aconsejan los expertos. Oh, y si tocáramos baches en el camino, obstaculizados por algunas elecciones de vida pobres -un matrimonio disfuncional, un trabajo sin futuro, un cuerpo fuera de forma y con sobrepeso-, solo necesitamos despertar nuestras pasiones inactivas y reinventarnos a nosotros mismos para pasar graciosamente al viejo años. Después de todo, vamos a estar bien. Mejor que nunca.

Con angustia, pero alivio, leí "Never Say Die", de Susan Jacoby, que es un poco menos optimista acerca de todo este envejecimiento, describiéndolo, más o menos, como "brutal". Ella argumenta que hemos sido guiados ciegamente creer en la "metamorfosis mítica" de la mediana edad, después de años de ser bombardeado por fantasías que desafían la edad en los medios. Y no solo por los especialistas en marketing que hacen dinero con ese tipo de cosas, sino por psicólogos bien intencionados, grupos de apoyo, libros de autoayuda y revistas. Según The NY Times, Jacoby desacredita el cuento de hadas antienvejecimiento y cuestiona nuestro sueño de que "la ciencia médica transformará la biología humana y nos librará a todos de la decrepitud". Advierte: "Sigue soñando". O mejor aún, deja de soñar.

En algún lugar entre las fantasías de 'siempre jóvenes' y tirar la toalla, está la realidad: las luchas de la vida real confrontadas durante la fase que llamo 'Madurez emergente'. En un artículo reciente aquí, titulado "Crisis de la mediana edad: mito o realidad en busca de un nuevo nombre", describí los cambios culturales que necesitaban una redefinición de ESE término obsoleto. Originalmente acuñada a mediados de 1900, la crisis de la mediana edad se ha asociado con la imagen despectiva del chico de 40 años que se comporta mal (piense en las películas de Owen Wilson) mientras anhela volver a su juventud, un cliché trillado que hace que el término sea relativamente inútil. .

Madurez emergente, por otro lado, se personaliza para adaptarse al paisaje cultural de hoy en día, y no ocurre en la mediana edad, ni necesariamente en una crisis. Experimentado tanto por hombres como por mujeres, comienza con mayor frecuencia a medida que surgen los signos del envejecimiento, pero puede ocurrir en cualquier momento cuando surgen preguntas sobre la mortalidad. Refleja el hecho de que somos la primera generación que vivimos hasta bien entrada la década de los 80 y 90, enfrentando nuevos desafíos y oportunidades como resultado. Si bien nuestro punto medio una vez generó sentimientos de pánico y urgencia -y, por lo tanto, el deseo de cumplir objetivos insatisfechos antes de que se agotara el tiempo- ahora con frecuencia conduce a una mayor conciencia de los muchos años que le esperan y un deseo de llevar a resto del viaje.

Habiendo renombrado esta etapa de la vida Madurez emergente, ahora podemos explorar lo que realmente sucede entre nuestros momentos de "oh-oh, me estoy poniendo viejo" y la aceptación de que, de hecho, estamos avanzando. Podemos explorar las similitudes y diferencias entre lo que los hombres y las mujeres sienten durante este período crucial de reevaluación y renegociación. Más importante aún, podemos ver cómo evitar que esta fase se convierta en una gran crisis vital, no solo para nosotros, sino también para quienes están más cerca de nosotros, y cómo evitar el daño colateral que puede dejarse en el camino. ¿La meta? Enfrentar los desafíos de la mediana edad de tal manera que verdaderamente conduzca a una satisfacción renovada, hacer que el aforismo "envejezca significa mejorar", no solo palabras, sino una realidad.

A continuación, describo el primer paso que nos ayuda a avanzar a través de Madurez emergente. Este proceso psicológico es una consecuencia de escribir "Face It", un libro que investigó cómo las mujeres manejan las reacciones emocionales que tienen a medida que alcanzan la mediana edad. Aunque el libro estaba dirigido principalmente a mujeres, me enseñó que los desafíos que experimentan y las soluciones que buscan también se aplican a los hombres. Los compañeros con los que hablé en las conferencias, en la radio y en los blogs a menudo me contaron que me habían despedido, como si su experiencia de envejecimiento se hubiera reducido al cliché de la Crisis de la mediana edad. La Madurez emergente, por otro lado, era un desafío de la vida con el que podían relacionarse, uno que se podía resolver sin resultados desastrosos si se entendía correctamente.

Paso # 1: Reconocimiento del momento "Uh-Oh" .

El reconocimiento es el primer paso para resolver la mayoría de los dilemas psicológicos: identificar y comprender claramente el desafío que se enfrenta. En términos de madurez emergente, sugiero comenzar este proceso sustituyendo una imagen nueva por la antigua asociada a la crisis de la mediana edad. Por lo tanto, imagine esto: ha estado conduciendo a lo largo de una carretera familiar y llega a una rotonda inesperada. Tomado por sorpresa – "uh-oh" – no estás seguro de qué camino tomar. Tienes varias opciones. Puedes dar vueltas y más vueltas al círculo, confundido, sin llegar a ninguna parte (como cuando alguien dice: "¡oh, no, esto no puede ser todo lo que hay!"). Simplemente puede seguir recto, simplemente porque es lo que sabe y lo que ha hecho antes (Es lo que llamamos "hacer los movimientos"). Puede hacer un giro, cualquier turno, y esperar que todo salga bien (Estas son reacciones reflexivas e imprudentes). Puede volver sobre sus pasos y comenzar de nuevo (¡Sabemos cómo se puede volver atrás el reloj!).

O bien, puede detenerse, mirar un mapa, discutir las opciones con quien sea que esté en el automóvil, salir y pedir ayuda. La clave es que está dispuesto a detenerse el tiempo suficiente para descubrir cómo proceder. Usted reconoce que ha alcanzado un punto de inflexión inesperado – "uh-oh" – y que está potencialmente perdido, necesita tomarse un momento, pensar y sentir antes de dar el siguiente paso. Este es el primer paso para encontrar tu camino.

Ahora comprendamos mejor la experiencia psicológica detrás de esta imagen. Sabemos que los momentos de "uh-oh" se sienten durante los tiempos de transición en la vida: la adolescencia, los primeros trabajos, el matrimonio, los primeros hijos. Llegamos a muchas encrucijadas a medida que envejecemos. Pero la madurez emergente nos golpea en un nivel existencial más profundo, como si nos hubieran golpeado en el intestino, en el centro de lo que somos como seres humanos. Contar con nuestra mortalidad se siente menos como dar un nuevo giro que enfrentar el hecho de que este puede ser el último.

Tenga en cuenta que estos sentimientos pueden comenzar en la superficie. Para las mujeres, pueden ser desencadenados por los cambios físicos que vemos – arrugas, canas, manchas de la edad – pero también pueden ser provocados por cambios interpersonales, familiares y hormonales. Los momentos "uh-oh" de los hombres también pueden comenzar en la superficie (calvicie, papada colgante, dientes amarillentos) pero a menudo son provocados por pérdidas de fuerza, resistencia y potencia. Las pérdidas financieras o profesionales también desencadenan estos sentimientos. A veces los agita una enfermedad grave, la pérdida de un compañero o la muerte de uno de los padres. Otras veces, los aterradores acontecimientos mundiales nos recuerdan la fragilidad de la vida. Independientemente del desencadenante particular, estos momentos raramente permanecen en la superficie, sino que se adentran en lo profundo, creando fuertes reacciones emocionales.

Reconocer que tenemos estos sentimientos y cómo lidiamos con ellos es de lo que se trata en gran medida la Madurez emergente. Es el primer paso. Mi próximo post será sobre lo que ocurre emocionalmente cuando reaccionamos a nuestro "momento uh-oh" – después de que ingresamos en esa rotonda, aceptamos que nos sentimos perdidos, y comenzamos a lidiar con lo que viene después. Comprender "Fight / Flight Reactions" es el segundo paso para resolver Madurez emergente.

Avíseme si ha experimentado un momento de "oh-oh" y cómo se sintió. (Para obtener más información sobre cómo sobrevivir a la mediana edad sin crisis, vea el video clip publicado en NBC.com, registrado el 18 de abril de 2011).

Related of "Cómo sobrevivir a la mediana edad sin crisis – Paso uno"