¿Con quién puedes confiar con un secreto?

dean bertoncelj/Shutterstock
Fuente: dean bertoncelj / Shutterstock

Compartir un secreto con otra persona es, en última instancia, un riesgo. Esperas que la parte encargada guarde tu secreto como si fuera el suyo, pero a veces el bocado de información puede ser demasiado delicioso para guardarlo para uno mismo. ¿Qué podría animar a una persona a revelar un secreto? Un nuevo estudio dirigido por el psicólogo Robin Kowalskia de la Universidad de Clemson arroja nueva luz sobre esta cuestión.

Sobre la base de investigaciones anteriores, Kowalskia y sus colaboradores observaron y dos variables principales que sospechaban podrían conducir a la divulgación de factores de personalidad secreta y el tipo de secreto . Para probar cómo estas variables podrían afectar la narración secreta, los investigadores idearon una artimaña astuta de un experimento: comenzó con la llegada de los participantes al laboratorio y el encuentro con un asistente de investigación, pero este individuo era realmente un confederado , es decir, una persona encubierta para el equipo y simplemente haciéndose pasar por un asistente de investigación. También había un segundo confederado que actuaba como investigador que buscaba desesperadamente encuestas "perdidas". Fingiendo estar nervioso, este "investigador" salió de la habitación y dejó la carga del "asistente". El asistente confederado luego administró la encuesta previa del equipo, informando al participante que era la primera parte de la llamada encuesta faltante.

Aquí es donde la trama se espesó: después de que el participante completara la encuesta previa, el asistente simulado le dijo al individuo uno de los dos secretos para explicar por qué el "investigador" no estaba preparado. A los participantes se les dijo un secreto "positivo" (el padre de la persona había muerto), o un secreto "negativo" (la persona había salido la noche anterior y fue colgado). El "asistente" le pidió al participante "mantenerlo en secreto", para dejar en claro que esta información era confidencial (es decir, un secreto).

Ahora un tercer confederado, que se hacía pasar por un participante, entró en escena. El "investigador" regresó y le pidió al asistente confederado que ayudara a buscar las encuestas, momento en el que ambos abandonaron el laboratorio. Ahora, solo, el participante confederado le preguntó al participante real qué era lo que estaba sucediendo, y este era el momento en que el participante real guardaba o contaba el secreto.

Después de este desenlace, el asistente confederado regresó con las encuestas e instruyó a ambos participantes para que las completaran. Incluyeron cuestionarios que evalúan la empatía y los rasgos de personalidad de los Cinco Grandes. (Cabe destacar que todas las interacciones cara a cara en este experimento se realizaron entre individuos del mismo sexo).

Los resultados fueron sorprendentes.

Poco menos del 20 por ciento de los participantes le dijeron al participante simulado el secreto, pero importaba si el secreto era positivo o negativo. Los participantes en la condición positiva (creyendo que el padre del investigador confederado había muerto) tenían menos probabilidades de contar el secreto que aquellos en la condición negativa (creyendo que el investigador fue colgado). Los participantes en la condición positiva también sintieron más simpatía hacia el investigador confederado que aquellos que experimentaron la condición negativa.

Los factores de personalidad también jugaron un papel en si un participante mantuvo o contó el secreto. Kowalskia y su equipo encontraron que los participantes que tenían pocas medidas de escrupulosidad eran más propensos a contar el secreto. Los investigadores señalan que la falta de escrupulosidad puede estar relacionada con una actitud más arrogante sobre la divulgación de los secretos de los demás y preocuparse menos por las posibles consecuencias. Esta interpretación está en consonancia con la investigación que demuestra que las personas que son más conscientes muestran una responsabilidad y sensibilidad interpersonal comparativamente mayor que aquellos que son menos concienzudos. Del mismo modo, también se descubrió que la empatía es un factor importante en la narración secreta versus el mantenimiento secreto: específicamente, los niveles más altos de empatía se asociaron con una menor probabilidad de que el participante dijera el secreto.

¿Qué podemos aprender de este estudio?

Parece prudente considerar la naturaleza del secreto que desea compartir con alguien, así como la conciencia y empatía con la persona en la que desea confiar. Por otra parte, como alguna vez escribió William Scott Downey: "Guardar tus propios secretos es sabiduría; pero esperar que los demás los guarden es una locura ".

Vinita Mehta, Ph.D. es un psicólogo clínico con licencia en Washington, DC, y un experto en relaciones, manejo de la ansiedad y el estrés, y desarrollo de la salud y la capacidad de recuperación. Ella ofrece charlas para su organización y psicoterapia para adultos. Ella ha trabajado exitosamente con personas que luchan contra la depresión, la ansiedad y las transiciones de la vida, con una creciente especialización en la recuperación de trauma y abuso. También es autora del próximo libro, Paleo Love: Cómo nuestros cuerpos de piedra complican las relaciones modernas.

Puedes encontrar otras publicaciones del Dr. Mehta en Psychology Today aquí. Conéctese con ella a través de su sitio web y en Twitter y Pinterest.

Referencia

¿Lo harán o no? Narración secreta en interacciones interpersonales. Robin Marie Kowalskia *, Chad Alan Morgana, Elizabeth Whittakera, Brittany Zarembaa, Laura Frazeea y Jessica Dean. The Journal of Social Psychology Volumen 155, Número 1, 2015.

Related of "¿Con quién puedes confiar con un secreto?"