Conceptos básicos de identidad

La identidad se refiere en gran medida a la pregunta: "¿Quién es usted?" ¿Qué significa ser quien es usted? La identidad se relaciona con nuestros valores básicos que dictan las elecciones que hacemos (por ejemplo, relaciones, carrera). Estas elecciones reflejan quiénes somos y qué valoramos. Por ejemplo, podemos suponer que el banquero de inversión valora el dinero, mientras que el profesor de la universidad valora la educación y ayuda a los estudiantes. Sin embargo, pocas personas eligen sus identidades. En cambio, simplemente internalizan los valores de sus padres o las culturas dominantes (por ejemplo, la búsqueda del materialismo, el poder y la apariencia). Tristemente, estos valores pueden no estar alineados con uno mismo auténtico y crear vida insatisfactoria. Por el contrario, las personas satisfechas pueden vivir una vida fiel a sus valores y perseguir metas significativas. La falta de un sentido de identidad coherente conducirá a la incertidumbre sobre lo que uno quiere hacer en la vida.

Una persona puede tener múltiples identidades, como un maestro, padre o amigo. Cada posición tiene sus propios significados y expectativas que se internalizan como identidad. Una tarea importante de autodesarrollo durante la adolescencia temprana es la diferenciación de múltiples yos como una función del contexto social (p. Ej., Yo con padre, madre, amigos íntimos) con conciencia de las posibles contradicciones. Me di cuenta de esto con mi propia hija de 16 años, mientras estaba contenta con sus amigos, parecía estar deprimida a mi alrededor, o cambiaba de ser alegre con sus amigas a ser desagradable con su madre. Me preguntaba, y creo que ella también lo hizo, ¿cuál es la verdadera ella? Sin embargo, a medida que los jóvenes maduran cognitivamente, logran un sentido de coherencia en su identidad.

La identidad puede adquirirse indirectamente de padres, compañeros y otros modelos a seguir. Los niños llegan a definirse a sí mismos en términos de cómo piensan que sus padres los ven. Si sus padres los ven como inútiles, llegarán a definirse a sí mismos como inútiles. Las personas que se perciben como agradables pueden recordar declaraciones más positivas que negativas.

Los psicólogos suponen que la formación de la identidad es una cuestión de "encontrarse a uno mismo" al unir sus talentos y potencial con los roles sociales disponibles. Por lo tanto, definirse uno mismo dentro de un mundo social es una de las elecciones difíciles que una persona hace. A menudo, frente a la lucha de identidad, muchos terminan adoptando identidades más oscuras, como el abuso de drogas, el comprador compulsivo o la apuesta, como un método compensatorio para experimentar la vitalidad o evitar la depresión y el sinsentido.

¿Qué constituye el verdadero yo? El objetivo final para las personas es desarrollar y nutrir aquellas elecciones que sean consistentes con su verdadero ser. Negar el verdadero yo es negar lo mejor dentro de nosotros. Encontrar más felicidad en la vida significa vivir en armonía con el verdadero ser de uno.

Se requieren tres objetivos para la tarea de formación de identidad. La primera tarea es descubrir y desarrollar los potenciales personales. Estos potenciales personales se refieren a aquellas cosas que la persona puede hacer mejor que otras cosas. ¿Cómo descubre la persona cuáles son esos mejores potenciales? La respuesta es un proceso de prueba y error. Esto requiere exposición a una amplia gama de actividades, algunas de las cuales podemos hacer relativamente bien. Esto es reconocido por los comentarios que recibimos de los demás y nuestros propios sentimientos positivos sobre esas actividades. Estas actividades simplemente "se sienten bien" para nosotros, y estos sentimientos son pistas útiles. Estamos intrínsecamente motivados para hacer estas actividades. Sin embargo, el desarrollo de habilidades y talento requiere tiempo, esfuerzo y voluntad para tolerar la frustración cuando se encuentran los obstáculos para mejorar.

El segundo paso es elegir los propósitos de uno en la vida. Es necesario elegir lo que buscamos lograr en nuestras vidas. Para lograr un éxito sustancial en el cumplimiento de nuestro propósito, los objetivos deben ser compatibles con nuestro talento y habilidades (nuestro ser auténtico). Elegir un propósito no compatible con nuestras capacidades es una receta para la frustración y el fracaso. Finalmente, se requiere que uno encuentre oportunidades para la implementación de esos potenciales y propósitos. Las sociedades abiertas permiten la movilidad de roles y la flexibilidad para implementar elecciones relacionadas con la identidad. Sin embargo, este no es el caso en sociedades cercanas y rígidas. Para algunos, esto puede conducir a la emigración.

La identidad nunca es "definitiva" y continúa desarrollándose a lo largo de la vida. Conocer la identidad propia aumenta con precisión la autoestima y reduce la depresión y la ansiedad. Cuando las personas hacen lo que creen que deberían estar haciendo, se sienten felices.

Cuando las personas se tergiversan a sí mismas o se presentan a sí mismas en formas fuera del carácter para impresionar a la audiencia, el comportamiento no es natural y es agotador. El comportamiento requiere mayores recursos cognitivos, porque la mente está llena de pensamientos de duda, autoconscientes y negativos. Además, cuando las personas miran a las audiencias inmediatas para ayudarlas a definir quiénes deben ser, cómo deben verse y qué deben hacer, corren el peligro de actuar de forma que pongan en peligro su salud, como los trastornos alimentarios, el abuso de alcohol y drogas. . Por ejemplo, los trastornos alimenticios se deben en parte a las preocupaciones sobre la apariencia del cuerpo. El consumo de alcohol y drogas está relacionado con la presión y aceptación de los compañeros.

Related of "Conceptos básicos de identidad"