Conciencia y la modularidad de la mente

Intentar caracterizar la "arquitectura de la mente" es uno de los proyectos centrales en la ciencia cognitiva. Desde el entendimiento de lo que las neuronas realmente hacen, hasta la designación de ciertas regiones del cerebro como responsables de actividades específicas, este esfuerzo interdisciplinario ha definido el trabajo de muchos neurocientíficos, psicólogos experimentales y filósofos.

Una caracterización de la mente, que genera mucho debate, es que está organizada en "módulos" específicos responsables de tareas específicas. Teóricamente, estos módulos operan independientemente el uno del otro para desempeñar su función designada en la cognición, y muchos no pueden ser influenciados por otros módulos o por procesos de los cuales somos conscientes. Por ejemplo, hay afirmaciones de que la adquisición del lenguaje depende de un módulo innato que evolucionó específicamente para las funciones lingüísticas (ver la propuesta de Noam Chomsky sobre "gramática universal"). Sin este módulo específico del idioma, nuestra capacidad de comunicarnos de la manera sofisticada que hacemos sería imposible. Parece que hay varias áreas que admiten el lenguaje (por ejemplo, el área de Broca, el área de Wernicke), y el daño a una de estas áreas particulares hace que el individuo pierda un aspecto del procesamiento lingüístico, como la producción o la comprensión del habla.

La modularidad de la hipótesis de la mente, defendida por el filósofo Jerry Fodor (1983), tiene muchas implicaciones para comprender cómo funciona la mente y cómo los neurocientíficos pueden acercarse al cerebro en entornos clínicos. Por ejemplo, si una región sufre daños, el potencial de una rehabilitación exitosa depende de la plasticidad de esa región o, de lo contrario, la persona podría ser incapaz de recuperar habilidades perdidas. Esta propuesta de modularidad también puede ayudarnos a comprender cómo evolucionó la cognición en los organismos: cuanto más antiguo es el "módulo", más temprano las habilidades asociadas con él.

Si la arquitectura de la mente y la anatomía del cerebro son tales que una habilidad específica está completamente encapsulada dentro de un módulo, entonces parece que el cerebro tiene una arquitectura muy rígida que no puede recuperarse del daño ni adaptarse al entorno. Sabemos por ejemplos clínicos que este no es el caso. Otro problema con un cerebro demasiado rígidamente modular es que habría menos diafonía entre las regiones y desafiaría la integración de la información de las diferentes áreas de procesamiento en el cerebro (por ejemplo, los responsables del procesamiento de la información sonora y visual), en contraste con la experiencia consciente que tenemos. Pero entonces, si el cerebro está demasiado desorganizado, sería difícil mantener operaciones cognitivas sistemáticas (por ejemplo, pensar en cómo están organizados nuestros órganos internos). Debería haber algunos sistemas "independientes de creencias", por ejemplo, responsables del procesamiento del sonido y otros para el procesamiento de la visión, ya que estas entradas tienen diferentes propiedades físicas. Claramente, el cerebro no puede ser completamente modular o carecer por completo de organización. ¿Cómo podemos identificar el equilibrio?

Una idea para considerar que puede ayudarnos a entender la arquitectura del cerebro es la de la penetrabilidad cognitiva (ver Pylyshyn, 1999; Raftopoulos, 2001). Lo que aborda esta idea es hasta qué punto un módulo (o función) del cerebro puede influir en otro. Las fuentes de influencia incluyen cosas como conceptos, deseos y creencias. Si existe penetrabilidad cognitiva generalizada, las creencias pueden afectar la percepción a un nivel muy bajo. Por ejemplo, su creencia de que el sol será púrpura hoy en día cambiaría la forma en que se procesa la información visual para que se procese como algo que es púrpura, a pesar de que tiene las mismas propiedades físicas que tenía ayer cuando parecía amarillenta. Por otro lado, si todos los módulos son cognitivamente impenetrables , entonces no sería posible que los diferentes módulos se comuniquen o interactúen entre sí para alcanzar los objetivos generales de un organismo, particularmente uno complejo como un ser humano. Debe haber algunos módulos de la mente que están más cableados e independientes (e impenetrables), mientras que otros pueden recibir entradas que modulan la mecánica del módulo (pero estos son casos de penetración poco interesantes, ya que simplemente cambian la entrada; Firestone & Scholl, 2016). Entonces, ¿a qué nivel de procesamiento pueden las creencias penetrar y alterar la percepción?

Manteniendo el tema con nuestros mensajes sobre la disociación entre la conciencia y la atención, o CAD (Montemayor y Haladjian, 2015), es posible comprender cuán impenetrable puede ser un módulo basado en la comprensión de la relación entre la atención y la conciencia. Dado que la conciencia puede estar generalmente disociada de la atención, podemos argumentar que algunos aspectos fundamentales del procesamiento del cerebro (por ejemplo, la atención a las características) que ocurren en el fondo fuera de nuestra conciencia son cognitivamente impenetrables. De hecho, tales sistemas neurales más antiguos relacionados con procesos atencionales básicos tienen menos probabilidades de ser penetrables y solo operan fuera del conocimiento, como la capacidad de unir diferentes características en una representación basada en objetos. Algunos otros aspectos de la mente, como el razonamiento y la atención conceptual, son más fluidos e influenciados por la creencia, así como por el aporte de la percepción.

Al final, podemos tomar una posición intermedia y afirmar que algunos módulos no pueden ser penetrados por creencias, como aquellas que procesan fundamentalmente la información perceptual (aunque este es un tema muy debatido). Esta modularidad es necesaria para que podamos interactuar con el entorno de una manera más consistente (piense en lo peligroso que sería si nuestras creencias y deseos sobre el tamaño influyeran en cómo percibimos el tamaño de los obstáculos de la carretera mientras viajamos en bicicleta). Este tipo de estandarización natural de las entradas perceptivas también ayuda a producir experiencias compartidas, lo que respalda las interacciones sociales. Las creencias pueden desempeñar un papel más adelante en el procesamiento de la información, pero no en los procesos de bajo nivel. La información que entra en nuestra experiencia subjetiva consciente es una combinación de resultados de módulos totalmente encapsulados e influencias de creencias que dan forma a estos resultados.

– Harry Haladjian y Carlos Montemayor

Nota : Dado que este sigue siendo un tema debatido en diversas disciplinas, hay un próximo número especial en Frontiers dedicado a él: http://journal.frontiersin.org/researchtopic/4600/pre-cueing-effects-on-perception- y-penetrabilidad cognitiva

Referencias

Firestone, C., y Scholl, BJ (2016). La cognición no afecta la percepción: evaluar la evidencia de los efectos 'de arriba hacia abajo'. Behavioral and Brain Sciences, FirstView, 1-72.

Fodor, JA (1983). La modularidad de la mente: un ensayo sobre la psicología de la facultad . Cambridge, MA: MIT Press.

Haladjian, HH, y Montemayor, C. (2015). En la evolución de la atención consciente. Psychonomic Bulletin & Review, 22 (3), 595-613.

Montemayor, C., y Haladjian, HH (2015). Conciencia, atención y atención consciente . Cambridge, MA: MIT Press.

Pylyshyn, ZW (1999). ¿La visión es continua con la cognición? El caso de la impenetrabilidad cognitiva de la percepción visual. Behavioral and Brain Sciences, 22 (3), 341-365; discusión 366-423.

Raftopoulos, A. (2001). ¿Está la percepción encapsulada de manera informativa ?: El problema de la carga teórica de la percepción. Cognitive Science, 25 (3), 423-451.

Related of "Conciencia y la modularidad de la mente"