Confesiones de un corazón pesado: peso físico y secretos

La gente guarda secretos principalmente porque las consecuencias de revelar los secretos pueden ser dañinas para ellos mismos o para otros. Algunos se sienten avergonzados y guardan un secreto por temor a ser ridiculizados o discriminados. Otros pueden guardar un secreto porque no quieren que se los vea desviarse de las normas sociales o lastimar a otros. Mantener un secreto, ya sea tu secreto o el de otra persona, es una carga mental, una carga en tu mente. Requiere que siempre estés alerta, para que el secreto no se escape. Sin embargo, las personas a menudo no guardan secretos y, a veces deciden revelar las suyas. La gente con frecuencia informa sentirse como si un peso se hubiera levantado del pecho después de revelar un secreto. El cantante latino Ricky Martin publicó una declaración pública en su sitio web oficial en 2010, explicó que solía ocultar su orientación sexual como resultado de la presión que la sociedad le imponía y escribió: "llevaba mucho tiempo cargando cosas que eran demasiado pesadas para mí mantenerme adentro ". Recientemente, Michael Slepian de la Universidad de Tufts junto con sus colegas EJ Masicampo, Negin R. Toosi y Nalini Ambady descubrieron que aquellos que guardan secretos importantes muestran comportamientos similares a los de las personas que realmente llevan un peso físico .

Los investigadores realizaron cuatro estudios. En el primer estudio, los investigadores pidieron a los participantes recordar un secreto. A la mitad se les pidió que recordaran un secreto personal significativo e importante y la otra mitad un pequeño secreto personal. Luego se les pidió a los participantes que estimaran la inclinación de una colina en un estudio ostensiblemente no relacionado. Aquellos que pensaban en secretos significativos e importantes estimaban que la colina era más empinada. De hecho, los secretos importantes se percibían como un peso físico y, en consecuencia, influían en las personas como lo haría un peso físico real: las colinas parecían más abruptas para los que llevaban un secreto.

En un segundo experimento, los investigadores le pidieron a la mitad de los participantes que recordaran un secreto importante y significativo y la otra mitad un secreto trivial. Descubrieron que, al igual que aquellos que tienen un peso real, aquellos que recordaban un secreto importante percibían una distancia como mayor que aquellos que recordaban un secreto trivial.

En el tercer estudio, los investigadores se centraron en un secreto particular, la infidelidad. Reclutaron participantes que recientemente informaron haber sido infieles y les preguntaron en qué medida estaban preocupados por su infidelidad y cuánto pensaban al respecto. Luego les pidieron que estimaran cuánto esfuerzo y energía necesitarían para realizar seis tareas comunes. La mitad de las tareas requirieron esfuerzo físico, como subir las escaleras con alimentos o ayudar a alguien a moverse, y la mitad no requirió ningún esfuerzo físico, como dar indicaciones o cambiar a alguien. Cuantos más participantes dijeron que pensaban acerca de su infidelidad y les molestaba, más esfuerzo y energía estimaron que necesitarían para realizar tareas físicas. Esta diferencia no se encontró para tareas que no requirieron esfuerzo físico.

En su cuarto experimento, los investigadores le pidieron a treinta hombres homosexuales que participaran en un estudio sobre la autopresentación. Pidieron a los participantes que respondieran preguntas mientras se filmaban. A la mitad de los participantes se les pidió que ocultaran su orientación sexual, mientras que a la otra mitad se les pidió que ocultaran otro rasgo, la extroversión. La idea era que la orientación sexual es un secreto más importante y significativo que el hecho de que uno es extrovertido. Al final del experimento, se pidió a los participantes que ayudaran a sacar libros del laboratorio bajo el pretexto de que el laboratorio se estaba reubicando. Pero realmente los investigadores estaban midiendo cuántos libros se movía cada participante: cuantos más libros movía, más dispuesto estaba a hacer un esfuerzo físico.

Aquellos que ocultaron su orientación sexual movieron menos libros que aquellos que ocultaron sus personalidades extrovertidas. El secreto más importante y significativo afectó a los participantes como un peso físico.

Estos resultados muestran que las personas que llevan secretos se sienten físicamente agobiados y experimentan una sensación similar a la de llevar un peso pesado constantemente sobre sus hombros. Grandes secretos consecuentes, como la orientación sexual, una experiencia traumática, infidelidad y enfermedad, nos pesan y nos sentimos como una carga física real.

Para aliviar la carga, el guardián de un secreto puede encontrar útil escribir en un diario, hablar con un terapeuta o confiar en un amigo cercano y de confianza. Los grupos de soporte en línea u otros puntos de venta seguros pueden proporcionar una liberación muy necesaria, desahogándonos a la vez que nos permite mantener el anonimato. El peso de los secretos puede ser muy difícil de llevar; Estos estudios nos enseñan que es importante liberar esas cargas porque nos afectan físicamente.

Related of "Confesiones de un corazón pesado: peso físico y secretos"