Consecuencias no deseadas

Las tasas de obesidad infantil están disminuyendo entre los niños en edad preescolar y la meseta entre los adultos, informa el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Pero, ¿la guerra de Estados Unidos contra la obesidad tiene un lado oscuro? Con todos los ojos puestos en la obesidad, podemos estar trabajando para resolver un problema de salud grave pero creando otro: trastornos de la alimentación.

Aunque las personas no suelen pensar en los adolescentes obesos y con sobrepeso como una población de alto riesgo para desarrollar trastornos alimentarios, un informe reciente en Pediatrics arroja luz sobre la gravedad del riesgo.

La búsqueda de la salud conduce a un desorden mortal

Los adolescentes con sobrepeso y obesos son muy conscientes de su tamaño. Lo escuchan desde todas las direcciones, sus padres, sus amigos y los medios de comunicación, por nombrar algunos, que algo anda mal con ellos y que necesitan cambiar. Los jóvenes no quieren tener presión arterial alta para el momento en que se gradúan de la universidad ni se les intimida sobre su apariencia. Entonces hacen lo que hacen la mayoría de los estadounidenses: ponerse a dieta.

Y al igual que muchos estadounidenses, algunos se sienten frustrados de que los resultados no siempre sean instantáneos o sostenibles a lo largo del tiempo. En un intento por perder peso, un subconjunto de adolescentes puede desarrollar comportamientos alimenticios desordenados, como atracones, purgas, ejercicio compulsivo, abuso de laxantes o restricción drástica de calorías.

Entre los muchos problemas con la dieta es que el enfoque se convierte en el número en la escala, en lugar de la salud y el bienestar del individuo. Es particularmente peligroso para niños y adolescentes cuyos cuerpos aún están en desarrollo. Hacer dieta puede llevar a antojos, comer en exceso y aumentar de peso, y también es un factor de riesgo principal para desarrollar un trastorno alimentario.

Entonces, ¿qué problema es más apremiante, la obesidad o los trastornos alimentarios? La obesidad se ha relacionado con la presión arterial alta y el colesterol, problemas de sueño, diabetes tipo 2, asma y otros problemas de salud. Las consecuencias para la salud de los trastornos alimentarios pueden ser graves, desde anormalidades en la frecuencia cardíaca, ataque cardíaco y pérdida ósea hasta problemas digestivos, daño renal y depresión. Los trastornos alimenticios también tienen la mayor tasa de mortalidad de cualquier enfermedad mental.

En definitiva, no se trata de cuál es peor o cuál merece más atención, sino más bien de reconocer que hay dos lados en las preocupaciones de peso de nuestra nación: la obesidad es un extremo, los trastornos alimentarios son otra cosa, y debemos abordar ambos.

Un punto ciego de atención médica: '¿Demasiado gordo' para tener un desorden alimenticio?

Cuando un adolescente con sobrepeso pierde peso, los padres y proveedores de atención médica lo consideran una victoria, incluso cuando normalmente sería motivo de preocupación. Tan enfocados en el peso normal final y un menor riesgo de enfermedades relacionadas con el peso, pocos se preguntan si los medios utilizados para lograr la pérdida de peso son saludables.

Debido a que los jóvenes obesos con trastornos alimenticios aún se pueden considerar con sobrepeso, los médicos tienden a buscar cualquier cosa que no sean trastornos alimentarios. Incluso cuando se presentan síntomas de libros de texto, como la pérdida de una cantidad significativa de peso en poco tiempo o ya no menstrúan, algunos médicos pasan por alto los trastornos alimentarios como posible diagnóstico.

Para cuando se diagnostica un trastorno alimentario, los adolescentes con sobrepeso a menudo tienen complicaciones médicas graves. Debido a que muchos hospitales de los EE. UU. Solo admiten pacientes que cumplen con un criterio de peso específico y es posible que las aseguradoras no proporcionen cobertura a quienes no cumplen con estos criterios, encontrar un tratamiento efectivo es otro obstáculo.

¿Cuántos adolescentes obesos sufren de trastornos de la alimentación? La investigación aún no existe, pero varios estudios han revelado que un porcentaje significativo (en algunos hospitales, hasta la mitad) de pacientes tratados por trastornos alimentarios anteriormente tenían sobrepeso. Esto significa que muchas personas que luchan con trastornos de la alimentación no se ajustan a la imagen estereotipada.

Qué buscar

La línea entre la pérdida de peso saludable y la alimentación desordenada puede ser borrosa. ¿En qué punto deberían preocuparse los padres y los proveedores de atención médica? Aquí hay algunos signos que deberían provocar más consultas:

Obesidad. La obesidad no es solo un factor de riesgo para las preocupaciones de salud física, como la diabetes y la presión arterial alta, sino también problemas de salud mental, como los trastornos alimentarios. Tanto la obesidad como los trastornos de la alimentación pueden tener raíces compartidas en la baja autoestima y el control, y deben considerarse trastornos superpuestos, no distintos.

Pérdida de peso. La adolescencia es un momento de alto riesgo para los trastornos alimentarios. Al menos el 6 por ciento de los adolescentes padecen trastornos alimentarios, y más de la mitad de las niñas de secundaria y el 30 por ciento de los niños informan comportamientos desordenados como el ayuno, el uso de pastillas para adelgazar o laxantes, vómitos o atracones.

Dado que los adolescentes generalmente no pierden mucho peso sin esfuerzo, cualquier tipo de pérdida de peso considerable, especialmente si se produce en un corto período de tiempo, debe señalar la necesidad de una mayor investigación por parte de los padres y proveedores de atención médica. La pregunta es si eligen alimentos nutritivos y hacen ejercicio moderado o se atragantan, se purgan, se saltan las comidas o se involucran en otros comportamientos alimentarios desordenados.

Preocupación por la comida y el peso. Independientemente del peso, si los pensamientos y comportamientos de un adolescente giran en torno a la comida y el peso, esta es una señal de advertencia que no debe ignorarse. Otros signos incluyen exceso de ejercicio, evitar comidas o comer solo ciertos alimentos y tener un miedo intenso a aumentar de peso.

Revisando nuestro mensaje

La ciencia nos llama a cuestionar muchas de nuestras suposiciones sobre la obesidad. En los últimos años, hemos aprendido que las personas con sobrepeso pueden ser más saludables que las delgadas. También pueden tener problemas de alimentación.

Aún así, nuestras campañas de salud pública y la atención de los medios se han centrado directamente en la obesidad. ¿Las campañas contra la obesidad empujan a los adolescentes a desarrollar trastornos alimentarios? Por sí mismos, probablemente no, pero pueden enviar un mensaje de que los adolescentes con sobrepeso no son lo suficientemente buenos como son. Sin lugar a dudas, no capturan toda la historia.

Estamos atrasados ​​en la revisión de nuestro mensaje. El tratamiento más efectivo para la obesidad no es necesariamente la pérdida de peso, sino más bien la búsqueda de la salud y la autoaceptación. Estos son los factores que permitirán a los adolescentes realizar cambios sostenibles para mejorar su salud a largo plazo.

Related of "Consecuencias no deseadas"