Construyendo y Deconstruyendo Prejuicios

¿Cómo se construyen nuestros compromisos de acción, nuestras decisiones de hacer una cosa y no otra? ¿Y cómo podemos cambiar esos patrones de elección cuando ya no son apropiados para nuestras sociedades y para nosotros mismos?

Este es el cuarto de una serie de ensayos sobre prejuicios. El prejuicio, como lo describí en mi último escrito, es menos una "actitud" que un "sistema de recursos". Aunque es común pensar en los prejuicios como un conjunto de valores y disposiciones de comportamiento que tenemos en nuestras cabezas, una Una visión más expansiva es verlo también como un conjunto de formaciones sociales y culturales, ideas y prácticas respaldadas por grupos que pueden usarse para desactivar las perspectivas de vida de amplias categorías de personas. La mayoría de las veces, no pensamos en estos recursos ni en nuestro acceso a ellos, pero cuando la situación lo exige pueden sacarse y aplicarse, a veces con efectos letales.

En este ensayo, presento la perspectiva de que estos recursos funcionan como "retóricos". En la academia, la retórica generalmente se define como comunicación verbal o escrita, especialmente del tipo que busca persuadir a otros a seguir el curso de creencia y acción preferido por el presentador. A veces, estas apelaciones presentan argumentos complicados basados ​​en la lógica y lujosos estéticos. Pero la persuasión también puede ser más directa, como en: "Hazlo o te lastimaré". El crítico literario Kenneth Burke demostró muchos de los diferentes argumentos que han sido importantes histórica y transculturalmente. Las audiencias se conmovieron apelando al misterio, la lógica, la ciencia y la tradición. Nos han enseñado a confiar en dioses, reyes y otros "superiores" menos exaltados. En la era moderna, cortejamos las opiniones de la gente común y, cada vez más, de nuestros propios juicios. Cualesquiera que sean las fuentes de estos soportes rectores, en la literatura, y en la vida, consultamos visiones sobre cómo el mundo debería (y no debería) operar y para nuestro propio lugar dentro de él. A partir de estos, construimos "motivos" para la acción.

El prejuicio, como lo veo, es similar a los otros apoyos de acción que desarrollamos y mantenemos. Se basa en ciertos argumentos sobre lo que otras personas, y, por el contrario, nosotros mismos, somos. Por lo general, está coloreado con compromisos estéticos (o basados ​​en sentimientos). Está respaldado por juicios morales, evaluaciones que la opinión que tenemos no solo es correcta sino "correcta" en un sentido ético. Finalmente, se cree que el prejuicio es efectivo o funcional. Cuando lo aplicamos, esperamos que los demás sientan el poder de lo que estamos haciendo. Deben hacerse a un lado, permitiéndonos acceder a "nuestro lugar" mientras se retiran a los suyos.

Visto de la manera anterior, las retóricas son estrategias para confrontar y manejar a las personas. Típicamente, presentan cadenas de razonamiento, es decir, patrones basados ​​en ideas que nos ayudan a reconocer y responder a las ocurrencias mundanas. En la forma de un argumento extendido, tanto para persuadirnos a nosotros mismos como a las personas que enfrentamos, estas ideas y estrategias están vinculadas. Un juicio conduce suave y coherentemente, al menos como lo vemos, al siguiente.

Como desarrollé en mi libro, Yo , Sociedades y Emociones , creo que hay cinco etapas en el proceso de identificar y responder a las ocurrencias. Los reconocimientos realizados en las etapas iniciales promueven consideraciones posteriores, ya sea dándoles energía o haciéndolas irrelevantes. Los asuntos que se consideran importantes en las diversas etapas impulsan evaluaciones adicionales y, en última instancia, conducen a conductas que responden a la condición que se ha definido.

Las cinco etapas son:

1) notar algo

2) evaluarlo como bueno o malo

3) atribuyéndole una secuencia de causa y consecuencia

4) integrando esa situación con el auto funcionamiento

5) determinar una estrategia de acción

Este proceso de toma de decisiones puede ocurrir casi de inmediato (como cuando nos retiramos de una criatura amenazante). También se puede desarrollar de manera muy deliberada (como cuando elegimos un trabajo o compañero de vida). En cualquier caso, nuestras decisiones están respaldadas por retóricas circuladas culturalmente sobre el carácter y las implicaciones de la situación en cuestión y de nuestras propias posibilidades dentro de ella.

El ensayo actual aplica este modelo de cinco etapas al prejuicio. En lo que sigue, trato de mostrar cómo el prejuicio es una forma de pensar culturalmente compatible con las personas en situaciones. Se produce -y se reproduce- mediante la secuenciación o encadenamiento de los cinco juicios. Se puede deconstruir cuestionando y luego rompiendo esos enlaces.

Etapa 1: prejuicio como darse cuenta . Los humanos están categorizando criaturas. Nos impulsa a desarrollar ideas abstractas sobre cómo es el "mundo" del mundo y a utilizar estas ideas para juzgar los sucesos particulares. Las cosas que suceden se colocan en varios tipos o tipos. Esos acontecimientos incluyen a otras personas, comportamientos, entornos que habitamos e incluso a nosotros mismos. Las categorías que usamos a menudo se ajustan y reposicionan a medida que desarrollamos estrategias para pensar, sentir y actuar.

Con tales tipologías en mente, entramos en situaciones con expectativas de lo que encontraremos allí. Algunas ocurrencias (como la respiración de otra persona) son tan comunes que no las notamos. Si los consideramos por un período de tiempo, descubrimos que el conocimiento continuo es aburrido. En el otro extremo hay tremendas desviaciones de nuestros modelos, como una poderosa explosión imprevista o, de hecho, la detención de la respiración de alguien. Entre lo inadvertido y lo excesivamente notado, entre el aburrimiento y la ansiedad, se encuentran muchos grados de atención.

Hay, por supuesto, incidentes innumerables que notamos e identificamos como asuntos de preocupación. Lo que deseo enfatizar aquí es que nuestros sistemas de expectativas personales (categorías imponentes para la experiencia) están influenciados social y culturalmente. La sociedad proporciona los términos por los cuales notamos y organizamos el mundo. La sociedad también nos alienta a hacer estas prácticas diferenciadoras. Algunas de las categorías más importantes que utilizamos para pensar en las personas: edad, sexo, origen étnico, clase, religión, orientación sexual, región, etc., se imponen socialmente. Cualesquiera que sean nuestros sentimientos acerca de la idoneidad de esas categorías, la mayoría de nosotros confiamos en ellas cuando describimos a otras personas y cuando pensamos en nuestras propias relaciones con ellas. Aún más significativamente, esos marcadores están vinculados a otras ideas que tenemos sobre las personas de ese "tipo". Una vez más, la sociedad nos guía para establecer esos vínculos.

Estas habilidades, para establecer categorías y, sobre la base de esos límites, para decidir quién está "adentro" y quién está "afuera", son seguramente aspectos de la naturaleza humana. Como destacó el antropólogo Claude Levi-Strauss, la mentalidad humana se trata de actos de selección y combinación, que determinan qué es similar y qué es diferente. Por básico que sea ese proceso general, sus direcciones más específicas son culturalmente inducidas. Las sociedades guían a sus miembros para que observen ciertos aspectos de las personas y para que hagan muchos (o pocos) de esos aspectos.

La mayoría, tal vez todas, las sociedades hacen distinciones de edad y sexo. Pero las formas en que esas características están relacionadas con los roles sociales y las posibilidades de vida varían ampliamente. Algunas sociedades permanecen ferozmente divididas en líneas de religión y etnicidad. Históricamente, los Estados Unidos (y tristemente) han enfatizado las diferencias raciales. Gran Bretaña ha estado interesada en las distinciones de clase social.

Los prejuicios se basan en estos actos de categorización, y con ellos en el establecimiento de retratos completamente grabados de los ocupantes de esas categorías, sus posibilidades de comportamiento y sus entornos de vida apropiados. Más que eso, el prejuicio subordina al individuo a la categoría. Lo que el individuo dice y hace se interpreta, ante todo, dentro de este marco culturalmente circulado.

Gran parte de esto se "enseña cuidadosamente" para recitar la letra de Oscar Hammerstein del "Pacífico Sur". Por esa razón, puede no ser enseñado, incluso hasta el punto de ignorar las divisiones que las personas históricamente han considerado como centrales para sus propias identidades.

Es discutible si las sociedades modernas se están moviendo hacia patrones de interacción post-racial, daltónico o de otra manera contra categóricos. Pero parece claro que la primera etapa en cualquier proceso de este tipo implica la pérdida de énfasis cultural de ciertas etiquetas socialmente potentes. En algunos casos, como la afiliación religiosa, la región geográfica y el origen étnico, este ablandamiento ya se ha producido. Pero sigue siendo virulento en el caso de la raza, donde los términos como "blanco" y "negro" (opciones impares tanto considerando los tonos de carne de las poblaciones así descritas) continúan siendo utilizados.

Ya sea que se empleen o no términos de este tipo, la cuestión más importante es la forma en que estas etiquetas están conectadas con las oportunidades sociales. Es inaceptable que una sociedad comprometida con los ideales de libertad de expresión e igualdad de oportunidades tenga concepciones rígidas y categóricas de las personas y esferas de vida restringidas para los que así se definen. El prejuicio se debe terminar en los mismos términos que se establece, mediante la desactivación de los términos que son el legado de las sociedades tradicionales.

Etapa 2: prejuicio como evaluación . Se puede argumentar, y con justicia, que las diferencias sociales claras son la base de una sociedad dinámica y pluralista. Seguramente, no está mal que las personas tengan identidades claras que las diferencien de los demás, que reconozcan el parentesco con las personas que se encuentran en circunstancias similares y que realicen actividades vitales distintivas para su grupo. Se deben valorar los lazos de hermandad y hermandad, reconociendo el pasado y el futuro comunes, así como los regalos. "Comunidad" puede significar este tipo de conexiones, así como geografía compartida.

Lo que está mal es cualquier proceso que fuerce estas conexiones con las personas y las mantenga en su confinamiento. Quizás sea apropiado que los niños estén en deuda con sus cuidadores adultos. Al igual que la mayoría de las formas de subordinación temporal, esto cambiará. Pero la edad adulta, al menos en su contexto moderno, implica elección y autodirección. La reunión de las personas de manera voluntaria, sobre la base de la experiencia, el conocimiento, el interés y el compromiso compartidos, es una cosa. Ser agrupados en términos proporcionados por otros es otra muy diferente.

Si la cuestión clave de la etapa 1 es la "diferenciación", la clave para la etapa 2 es "desigualdad". En este último caso, la diversificación se convierte en clasificación y calificación. Las identidades de las personas y sus circunstancias de vida se consideran mejores o peores.

El prejuicio, debe subrayarse, no es solo un diferenciador, sino un despojo. Si las sociedades tienen centros -donde se encuentran los recursos más importantes-, las víctimas de los prejuicios son empujadas hacia los extremos, a una distancia mayor de éstas. En la medida en que haya jerarquías sociales, esas mismas víctimas se encuentran en las regiones inferiores. El primero de estos casos suele denominarse marginación; el segundo, subordinación. Cualesquiera que sean las designaciones, está en el carácter del prejuicio que las personas deberían ser empujadas hacia abajo y hacia afuera.

Si el prejuicio fuera solo un patrón de falta de respeto personal, estas dificultades podrían ser manejables. Pero el ranking es más amplio que esto. Lo que importa fundamentalmente en las sociedades es el acceso a las cuatro grandes utilidades sociales: riqueza, poder, prestigio y conocimiento. Estos son los medios por los cuales las personas adquieren las cosas que desean para una vida feliz y productiva. Esas cosas, tan a menudo productos básicos en nuestro mundo de todo para la venta, son: comida, ropa, vivienda, cuidado de la salud, educación, recreación, seguridad, justicia ante la ley, estabilidad familiar y autoestima. Experimentar prejuicios es encontrarse a distancia de las cosas que otras personas tienen. En ese sentido, la víctima no es "normal".

Aquí no se presume que las sociedades serán enteramente igualitarias en la forma en que distribuyen los recursos valiosos. Las personas en sí mismas difieren en términos de interés, talento, capacitación y compromiso. Las sociedades necesitan cultivar y recompensar a los líderes de la organización y a los expertos altamente capacitados. No es incorrecto que los sistemas de asignación reflejen estas preocupaciones. Lo que es incorrecto es cualquier proceso que restrinja, de manera categórica y rígida, el rango de oportunidades disponibles para las personas.

Desmontamos los prejuicios cuando hacemos anormal tener estos procesos de filtrado en su lugar. La oportunidad no "comienza" cuando se enumera una vacante de trabajo o escuela. La igualdad de trato no equivale a que todos puedan postularse para esos puestos. En cambio, se deben evaluar las implicaciones más profundas del sistema de colocación graduada de la sociedad. Enfrentar la desigualdad significa enfrentar las formas más tempranas y básicas de estabilidad personal y familiar

Etapa 3: prejuicio como causalidad atribuible . La existencia ordinaria implica actos interminables de notar cosas, llamarlas por los nombres que nos han enseñado, y declarar que son buenas o malas. Pero, a menudo, somos más curiosos que eso. Queremos saber por qué ocurren estos eventos y cuáles serán sus posibles resultados. Solo después de que hayamos llegado a esa conclusión podremos decidir abordar la cuestión en cuestión, o descansar tranquilos, sabiendo que las cuestiones avanzan como creemos que deberían.

La etapa 3 se centra en esta cuestión de qué causó la condición en cuestión, y cuáles podrían ser sus intenciones. Comúnmente, esto significa prorratear el crédito y la culpa.

Todos nosotros tenemos nuestras teorías de cómo funciona el mundo, con diferentes cuentas producidas para diferentes situaciones. Debido a que el tema es tan complicado, solo se ofrecerán algunos comentarios aquí. El primero de ellos es que parecemos más listos para culpar que para otorgar crédito. Es decir, estamos más atentos a los "problemas", incluso a los posibles problemas, que a las cosas que van como deberían. En segundo lugar, y para nada sorprendente, somos más amables en nuestras interpretaciones de los errores cometidos por las personas que nos importan que por los cometidos por extraños, y especialmente por aquellos marginados como "otros".

Este proceso alcanza proporciones extremas cuando evaluamos nuestras propias actividades, al menos para aquellos de nosotros que mantenemos un autoconcepto generalmente positivo. Cuando nos deslizamos en una acera helada, encontramos un boleto de estacionamiento en nuestro parabrisas o se nos diagnostica un problema de salud crónico, luchamos duro para culpar a la situación, al "sistema" o a alguien que nos persigue. Cuando otros enfrentan los mismos problemas, es más probable que los atribuyamos a sus propias fallas de carácter. En tercer y último lugar, encontramos cierta satisfacción al atribuir la causa de nuestra propia dificultad a otras personas: un vil operador de grúas, un agresivo oficial de policía o un médico desatento. Esto nos da un enfoque más tangible para nuestros sentimientos.

Tales temas fueron reunidos por el sociólogo William Ryan quien afirmó en un ensayo reproducido con frecuencia que con frecuencia "culpamos a la víctima". Cuando otros se encuentran en dificultades: una joven es violada fuera de un club nocturno, una persona pobre es encontrada muerta en una acera , un adolescente abandona la escuela: rápidamente enfatizamos su propio rol en lo que ocurrió. Es normal que nos preguntemos: ¿Qué estaban haciendo allí de todos modos? "En este proceso, nos sentimos alentados por la mitología individualista de nuestra propia sociedad, que nos dirige a interpretaciones personales, incluso psicológicas, de la conducta. No se excluyen de esas explicaciones las afirmaciones de que el perpetrador estaba borracho, drogado, consumido sexualmente, enojado irrazonablemente o fuera de control. Estos relatos se complementan con citas de carácter: pereza, falta de atención habitual, inmoralidad y astucia criminal. A veces, cuando es muy difícil comprender lo que sucedió, marcamos a nuestro sospechoso como loco.

El prejuicio se basa en explicaciones de este tipo. Con esa lógica, las cosas buenas suceden, apropiadamente, a las personas buenas (es decir, "personas como nosotros"). Las personas malas ("ellos") le pasan cosas malas. En general, las personas reciben las recompensas de vida que se han ganado. A veces, por supuesto, las buenas personas le pasan cosas malas; pero se cree que fueron causados ​​por personas malas. Es decir, ocurren porque a los dos mundos se les permitió cruzarse. Es mejor alejar a la gente mala.

Sin duda, muchos confían en tales visiones de bueno y malo, que valen la pena y que no tienen valor, que se salvan y se maldicen. El mundo está poblado de nueces, putas y pervertidos. Determinar qué individuos pertenecen a qué categorías es un proceso a menudo difícil. Una ruta mucho más fácil entonces es simplemente asociar estas cualidades con vastas categorías de personas, que se dice que perpetúan lo que se ven como "estilos" de vida. Una vez más, el prejuicio depende de estas generalizaciones fáciles.

La mayoría de nosotros conoce muy bien el papel de los motivos personales, y sí, el carácter, en lo que ocurre. Reconocemos que debemos asumir la responsabilidad de los actos que cometemos, responsabilidad no solo para nosotros sino también para los demás. Este nivel de compromiso, dirigido tanto a nosotros como a los demás, no nos exime de la tarea de realizar investigaciones más amplias sobre las condiciones bastante diferentes de las vidas de otras personas y, más allá de eso, sobre las formas en que se establecen o "estructuran" para hacer que cierto rango de conductas sea más plausible, incluso razonable, en esos contextos particulares.

Considerar completamente el problema 3 entonces – nuestros propios procesos de atribución causal – es confrontar el papel de la "estratificación" en las sociedades. Atribuir crédito y culpar de manera justa significa evaluar las complicadas condiciones en las que viven las personas. Hay muchos tipos y niveles diferentes de causas y consecuencias. Por esa razón, la "equidad", como un tratamiento que toma en cuenta las circunstancias personales, es quizás un objetivo mejor que la igualdad. Y ninguno de nosotros debería permitir que ese compromiso con la imparcialidad sea anulado por restricciones categóricas preestablecidas.

Etapa 4: prejuicio como autointegración . Todos nosotros analizamos las situaciones, y las personas dentro de ellas, de las formas mencionadas. Pero muchas veces, ese análisis se siente distante y relativamente neutral en su impacto. ¿Quién no ha leído en el periódico alguna atrocidad cometida aquí o en el extranjero, ha murmurado desaprobación, revisado alguna retórica de la culpa, y luego tomado otro trago de café y ha pasado la página? Es decir, algunos eventos se sienten más importantes o "importantes" para nosotros que otros.

Podría decirse que somos más afectados por las condiciones percibidas como desafíos a aspectos más importantes de nuestra identidad propia. Aquí "yo" significa no solo a nosotros mismos como individuos, sino también como "nosotros", es decir, como participantes en comunidades de otras personas que nos importan. A veces, consideramos que algo importante porque amenaza con inmiscuirse en "nosotros" y "nosotros", los estados que tenemos como objetos en los esquemas de otros. Entonces tememos al ladrón con la pistola o al jefe que nos llama a la oficina. Pero también nos afectan como sujetos, es decir, como "yoes" y "nosotros" que se aferran a ciertas formas de ver el mundo y actuar dentro de él. Podemos ser amenazados, o por el contrario, sentirnos respaldados, en este otro sentido más general.

¿Qué lector no está familiarizado con la retórica del pensamiento perjudicial descrito más arriba? Conocemos sus términos e implicaciones lo suficientemente bien. Lo que distingue a las personas con prejuicios -y de nuevo, a todos nosotros en nuestras demostraciones de prejuicio- es la disposición a declarar que los sucesos inmediatos los afectan personalmente y, mucho más precisamente, que estos efectos serán negativos. Después de todo, el prejuicio es principalmente una estrategia hostil o defensiva, puesta en práctica cuando alguien siente su estado: la seguridad se ve amenazada.

A veces, esas inseguridades están vinculadas a condiciones bastante directas. Una persona de clase trabajadora puede temer la integración de vecindarios, escuelas, trabajos y otros entornos por personas que se perciben como diferentes. ¿Se relacionarán esos cambios con la disminución de las perspectivas de vida del grupo establecido actualmente? Es fácil para las clases acomodadas y prósperas burlarse de tales preocupaciones. Pero la mayoría de las personas construyen sus vidas y relaciones a través de años de arduo trabajo, y es difícil pensar en este desafío, o reconocer que los recién llegados son fundamentalmente los mismos que aquellos que ya han encontrado su lugar.

Menos defendibles, si es igualmente comprensible, son amenazas para el "yo". Todos nosotros tenemos nuestros sistemas de creencia y valor, establecidos y probados a través de años de experiencia personal y aprendizaje social. Las creencias prejuiciosas son comúnmente una parte de esto. La identidad en sí misma puede fundarse en la posesión de tales creencias. Este enredo de declaraciones y justificaciones da soporte lógico a la opinión de que el poseedor se encuentra por encima de los demás en la gran cadena del ser. Acentuadamente, las clases más cómodas no son inmunes a tal pensamiento. De hecho, tienen más razones para justificar su ubicación social -y por qué se les debe permitir mantener su alta posición de riqueza, poder y privilegio- que aquellos ubicados debajo. Así que el prejuicio prospera aquí también. Todos quieren creer que merecen ser al menos tan altos como su estado actual. La triste contraparte es la opinión de que otros no merecen más de lo que tienen ahora.

Completamente cargado de esta manera, el prejuicio se expresa bajo condiciones de amenaza percibida. ¿Cómo se atreven "esas personas" a desafiar mi perspectiva de vida, identidad y sistema de valores? Detener el prejuicio en este punto implica el proceso no insustancial de mostrar que este razonamiento es infundado, que el yo puede fundarse en términos más expansivos y generosos. No pretendamos que algunas conferencias o videos inspiradores harán el truco. En última instancia, las percepciones de amenaza se desactivan cuando las personas se comprometen con proyectos compartidos en términos relativamente iguales y abiertos. Son posibles gracias al liderazgo de la sociedad que honra y recompensa ese tipo de intercambio.

Etapa 5: prejuicio como orientación para la acción . ¿Los prejuicios se expresarán en el comportamiento? Incluso las personas energizadas por las preocupaciones anteriores pueden no actuar sus juicios. Si lo hacen depende de ciertos factores, todos los que implican "lecturas" de la situación en cuestión.

Uno de estos factores es nuestra interpretación de nuestro propio carácter y capacidades. Algunas personas son, y se comprenden a sí mismas ser, agresivas, altamente basadas en principios (incluso si esos principios son infundados), y de voluntad de hierro. Se sienten seguros de sus habilidades para dominar una situación mediante la coacción, la insinuación y (si es necesario) la fuerza física. El prejuicio es a menudo el camino del matón.

Por supuesto, los matones eligen a sus víctimas de forma selectiva. Algunas personas son reconocidas, a menudo públicamente, como objetivos seguros. Creemos que no lucharán y, si lo hacen, sus afirmaciones serán intrascendentes. Y ayuda dramáticamente si el agresor sabe que tiene "respaldo" (desde amigos confabulados hasta funcionarios locales complacientes) que la víctima no tiene. El poder no existe de forma aislada. Expresa una superioridad que un agresor siente hacia ciertos grupos y no hacia los demás.

Un tercer factor es la situación. Algunas configuraciones brindan oportunidades para actos desviados o peligrosos que no se permitirían en ningún otro lugar. Las personas corren sus autos en carreteras desiertas, engañan a sus esposas en moteles aparentemente anónimos y agreden a sus íntimos compañeros en la santidad de su hogar. Siempre, siempre existe el cálculo: "¿Puedo salirse con la tuya aquí?" Por tales razones, los prejuicios se deleitan en el callejón oscuro, los bordes del círculo de la hoguera.

Finalmente, tome nota del acto que se está planificando. ¿Estoy planeando simplemente desairar a alguien, ocultarles información o calmarlos hábilmente con alguna historia o chiste? ¿Mi agresión será más directa? ¿Tal vez una mirada arrogante, un símbolo en la cara o un comentario insinuante? Subiré la apuesta llamándolos por alguna fechoría, real o imaginaria, que hayan cometido y atribuyan esto a la categoría a la que pertenecen. ¿La agresión simbólica se moverá a formas más físicas? ¿Estoy planeando comprometer u omitir un comportamiento que se desvía de mi tratamiento habitual hacia los demás? Después de todo, hay muchas formas de agredir a una persona, de derribarla o ralentizar su paso. Algunas de ellas son declaraciones abiertas de hostilidad, pero en muchos otros la intención real puede ocultarse o negarse. En cualquier caso, la mayoría de nosotros mide nuestras amenazas con cuidado.

De tal manera, contemplamos planes de acción. En algunos casos, creemos que el "otro" es demasiado fuerte o está firmemente establecido en su territorio. Entonces, el "miedo" y la acción basada en el miedo pueden ser el resultado de esas deliberaciones. Alternativamente, podemos determinar que ninguna acción es el mejor plan. Somos, como animales que juegan muertos, "resignados" a la pasividad. Tal vez, el "otro" nos ignorará o nos dejará pasar. A pesar de todo, no podemos enfrentarlos como nos gustaría ya que seguramente "nos meteríamos en problemas" o encontraríamos que la situación repentinamente se sale de control.

La última, y ​​quizás la más importante, es el camino de la "ira". La ira combina la animosidad con la confianza. No es raro que la ira se sienta bien. Adquiere una fuerza especial cuando lo consideramos "justo", es decir, cuando lo cargamos con juicios que la acción que planeamos es razonable y moralmente correcta. Y casi siempre hay consideraciones técnicas intensivas también; porque queremos hacer el mayor daño que podamos con el menor daño para nosotros mismos.

Una vez más, el prejuicio es el camino del matón. Habitualmente está envuelto por ideas de que el perpetrador es correcto y que otros están equivocados. Se cree que la víctima merece lo que sea que obtenga. Como en las otras etapas, la acción basada en prejuicios se fomenta cuando hay retórica cultural prominente sobre la aceptabilidad de esa acción: golpear a la esposa o al hijo, pronunciar un insulto racial, contar (o reírse) una broma sin color, negar la entrada a alguien porque "no encajarían", etc. Las personas adquieren confianza cuando saben que otros como ellos también están llevando a cabo las acciones en cuestión, y cuando hay poco apoyo para la persona que se ofende.

A veces se les pregunta a los líderes de los derechos civiles qué patrón es más importante eliminar: los prejuicios o la discriminación. Por lo general, responden "discriminación". Los prejuicios, incluso cuando el arsenal de armamento que he representado aquí, es realmente problemático para las culturas, las sociedades y las personas. Sus retóricas son la base de una gran variedad de acciones hostiles. Trabaja profundamente en la comprensión de las personas sobre quiénes son y qué pueden hacer. Sin embargo, no es tan dañino como los comportamientos reales que restringen las oportunidades de los millones que son los objetivos de estas ideas e imágenes que circulan públicamente.

Puede ser derecho de las personas albergar opiniones categóricas rígidas y agresivas y construir sus autoconceptos en términos desagradables. Tal es el costo de una sociedad putativamente "libre". Pero nadie tiene derecho a agredir o insultar abiertamente a otros sobre la base de estos puntos de vista estrechos. Los recursos prejuiciosos deben deconstruirse en todas las cinco etapas del juicio, y se demuestra que son defectuosos como marco para vivir en una sociedad civil. Pero confrontar esta etapa final, cuando las ideas se convierten en acciones, es el compromiso más crucial de todos.

Referencias

Burke, Kenneth (1969). Una retórica de los motivos . Berkeley, CA: Prensa de la Universidad de California.

Henricks, Thomas (2012). Yo, Sociedades y Emociones: Comprender los Caminos de la Experiencia . Boulder, CO: Paradigma.

Lévi-Strauss, Claude (1967). Antropología estructural . Garden City, NY: Ancla de Doubleday.

Ryan, William (1976). Culpando a la Víctima . Nueva York: Vintage.

Related of "Construyendo y Deconstruyendo Prejuicios"