Controlando tus emociones

Public Domain Archives
Fuente: Archivos de dominio público

Los seres humanos son innatamente dirigidos a un objetivo. La experiencia y la prospección nos llevan a formular objetivos que realicen estados del mundo que hemos evaluado de manera positiva o negativa, y estamos motivados para comportarnos de forma que promuevan o impidan estos estados, respectivamente. Cualesquiera que sean nuestros objetivos, es común que los deseos se queden insatisfechos: la mayoría de las personas, la mayoría de las veces, fracasan en gran parte de lo que hacen, al menos durante los intentos iniciales de resolver un problema determinado. Nuestra falibilidad como seres humanos, así como los estados de cosas sobre los cuales no tenemos control, aseguran que las acciones y eventos ocurran en nuestras vidas que son metas incongruentes. La mente interactúa con nuestra experiencia de eventos que están o no en línea con nuestros objetivos personales para engendrar emoción (Scherer, Schorr y Johnstone, 2010).

A menudo, las emociones negativas se evalúan como indeseables: ansiedad, ira, culpabilidad, etc., y nuestro objetivo es regular estas emociones, cambiar su trayectoria o expresión, sentirse preocupados en lugar de ansiosos, sentirse molestos en lugar de enfadados, o sentirse feliz en lugar de contento (Gross, 2014). Aunque existen varias estrategias autoiniciadas para regular las emociones que las personas pueden emplear, el despliegue general de cualquier estrategia dependerá en gran medida del control consciente de los procesos cognitivos, es decir, de la función ejecutiva; La función ejecutiva se refiere al esfuerzo deliberado con el que el cerebro modula activamente el procesamiento de la información. El objetivo principal de este artículo es proporcionar una descripción científica de la capacidad de las personas para cambiar su respuesta emocional en su vida cotidiana.

Quizás sea mejor primero comprender el proceso de generación de emociones antes que los procesos que sustentan la regulación de las emociones y las funciones ejecutivas que lo facilitan. En común con casi todos los enfoques cognitivos neurocientíficos para la generación de emociones, está la idea de que las emociones son el resultado de una secuencia particular de procesamiento. A saber, cuando ocurren eventos en el entorno (o internamente, como situaciones imaginadas), la atención se dirige a estas situaciones para su posterior procesamiento, y luego las personas "evalúan" el significado de estas situaciones a la luz de sus objetivos personales, generando respuestas que son no solo emocional sino también conductual, fisiológico e incluso cognitivo. Por ejemplo, si se cree que otras personas deben actuar de manera justa, entonces es probable que cuando se perciba lo contrario, los procesos de atención se involucren y se haga una evaluación del evento ("Esa persona no debería haber hecho eso"). para mí, ") que puede engendrar varias respuestas: la frecuencia cardíaca puede aumentar (fisiológica), la ira puede ser sentida (emoción) y el transgresor puede ser confrontado verbalmente (conductual). Este proceso generador de emociones se captura en el "modelo modal de emoción" contemporáneo (ver Gross, 2014). En resumen, los procesos cognitivos median la relación entre el estímulo y la respuesta.

La regulación de la emoción se refiere a la modificación de la frecuencia, intensidad, duración o tipo de respuesta emocional (Braunstein, Gross & Ochsner, 2017). Las personas pueden usar diferentes estrategias de regulación, y estas estrategias pueden enfocarse en diferentes facetas del proceso generador de emociones. Por ejemplo, una estrategia de regulación es distraerse de los estímulos afectivos mediante el uso de la atención para anular la selección de los aspectos del entorno o de los propios pensamientos. Otra, y mucho más efectiva, una estrategia de regulación es volver a evaluar el significado de las situaciones congruentes con el objetivo (en). Por lo tanto, las estrategias de regulación de las emociones actúan para aumentar o disminuir la emoción positiva o negativa.

Vea el video a continuación para obtener más información sobre la regulación de las emociones, incluida su base neuronal:

Las emociones rara vez se regulan sin la ayuda de la función ejecutiva: es decir, sin que el cerebro controle ciertos aspectos del procesamiento de la información. A nivel anatómico, una función ejecutiva puede entenderse en términos de la activación cerebral del sesgo del lóbulo frontal a favor de las tareas relevantes para el objetivo y, a la inversa, inhibir el procesamiento que no es relevante (Miller y Cohen, 2001). La investigación neurocientífica cognitiva reciente sobre el papel de la función ejecutiva en la regulación de las emociones ha respaldado la idea de que las estrategias de regulación varían en la medida en que dependen de los recursos ejecutivos (Braunstein et al., 2017). Un corolario de las diferentes demandas ejecutivas es que estas estrategias variarán, dimensional y categóricamente, con respecto a las regiones cerebrales que reclutan; varios metanálisis han implicado a varias regiones (p. ej., Buhle et al., 2014; Messina, Bianco, Sambin y Viviani, 2015). Cuando se emplean estrategias de regulación de las emociones, como la reevaluación, el lóbulo frontal -particularmente la corteza prefrontal- regula negativamente las regiones relacionadas con la emoción, como la amígdala, al inhibir la actividad neuronal en estas regiones (Ochsner et al., 2005).

Sin embargo, los mecanismos por los cuales se controla la emoción al nivel del procesamiento de la información son poco conocidos; por ejemplo, pocos estudios han examinado el papel de los sistemas ejecutivos para la prospección, la planificación, el monitoreo estratégico, la resolución de problemas, la detección de errores, etc., sobre la actuación de estrategias de regulación como la reevaluación. Un desafío de futuras investigaciones en esta área será explicar estrategias de regulación de emociones en términos de sistemas de procesamiento de información y fraccionarlos empíricamente en sus subsistemas respectivos (ver Shallice & Burgess, 2002, por ejemplo, de fraccionamiento del sistema ejecutivo).

En resumen, la respuesta emocional a una situación dada diferirá entre y dentro de los individuos, pero en la medida en que tenga el objetivo de gestionar su respuesta, tendrá a su disposición estrategias que pueden, por ejemplo, disminuir la emoción negativa. Una estrategia efectiva es evaluar el evento incongruente con el objetivo de manera diferente (revalorización). Por ejemplo, con respecto a la situación antes mencionada en la que uno es tratado injustamente, uno podría reevaluar la evaluación inicial de "Esa persona no debería haberme hecho eso" a "Aunque esta persona hizo algo que me fue injusto, no hay razón por la cual las personas deben actuar de otra manera, es decir, de maneras que estén siempre en línea con mis objetivos; No soy dueño del universo ". La investigación en neurociencia cognitiva ha estado investigando las regiones cerebrales relacionadas con el ejecutivo que apoyan las estrategias de regulación, pero todavía se necesita mucho progreso teórico y empírico para mejorar nuestra comprensión del papel de la función ejecutiva en la regulación de las emociones.

Related of "Controlando tus emociones"