Controlar la diabetes en tiempos festivos

Se aproxima otra temporada de vacaciones, un tiempo para conectarse con viejos amigos, pasar tiempo con la familia y visitar a los vecinos. También es un momento para celebrar la comida: cocinar, comer y beber. Las grandes fiestas tradicionales de vacaciones brindan comodidad. Nos ayudan a recordar los buenos tiempos. Para más de 30 millones de estadounidenses que viven con diabetes tipo 2 y los millones más que son pre diabéticos, las vacaciones también son un momento lleno de ansiedad y estrés sobre el manejo de la enfermedad. La diabetes es una enfermedad debilitante que afecta aproximadamente al 10 por ciento de la población mundial, 79 millones de personas en todo el mundo son pre-diabéticas y millones más no han sido diagnosticadas (diabetes.org).

Para los estadounidenses mayores de 65 años la situación es aún peor. Más del 25 por ciento tiene diabetes tipo 2 y un porcentaje aún mayor es pre-diabético. De acuerdo con The American Diabetes Association [VK1], en 2015, la diabetes fue la séptima causa de muerte en los Estados Unidos. Los costos médicos directos e indirectos asociados con el control de la diabetes totalizan más de 400 mil millones de dólares. La diabetes no solo es una enfermedad grave de por vida, sino que también aumenta el riesgo de enfermedades como la enfermedad cardíaca, la principal causa de muerte en los Estados Unidos (NCOA, 2015). En los Estados Unidos, millones de nuevos casos de diabetes se diagnostican cada año. Aproximadamente el 90-95 por ciento de los adultos con diabetes tienen la versión de tipo 2 (National Institute on Aging, NIH, 2014).

La diabetes tipo 2 es tratable, a menudo a través de una vida sana. Sin embargo, también es una de las enfermedades crónicas más difíciles de manejar, especialmente durante las vacaciones de invierno. El apoyo social y emocional, reforzado durante las vacaciones, juega un papel importante en la capacidad de hombres y mujeres para enfrentar cualquier enfermedad crónica. Las relaciones con familiares y amigos, grupos comunitarios y el acceso a recursos económicos ayudan a desarrollar y promover sentimientos de integración social y bienestar. El apoyo puede ayudar a minimizar la angustia y aumentar la efectividad del manejo de la enfermedad. Por la misma razón, el deseo de conectarse con familiares y amigos en las reuniones sociales puede presentar un desafío para los pacientes con diabetes que están tratando de controlar su enfermedad. La satisfacción con el apoyo social se asocia con una mejor autogestión, adherencia a la medicación y la adopción de mejores hábitos alimenticios y estilos de vida activos.

En mi trabajo, he encontrado que los pacientes con diabetes tipo 2 experimentan una mayor ansiedad por las visitas familiares, especialmente durante las vacaciones. Esta ansiedad también tiene un género. Las mujeres, especialmente si son las matriarcas de la familia que tienen una historia satisfactoria de preparar grandes comidas familiares durante las vacaciones, experimentan una mayor ansiedad por el mantenimiento de sus regímenes médicos. La mayoría de estas mujeres obtuvieron una considerable satisfacción de su función y no desearon decepcionar a la familia ni cambiar las tradiciones.

Claramente, la diabetes tipo 2 presenta grandes desafíos para la calidad de vida de cualquier persona. Además de las preocupaciones físicas relacionadas, la ansiedad sobre las reuniones sociales infundidas con comida y bebida puede incitar a los pacientes con diabetes a evitar tales reuniones. Tal evasión, que resulta en aislamiento, puede aumentar la posibilidad de soledad y depresión. El consumo de alimentos es a menudo el ingrediente central de las reuniones sociales. Las reuniones que presentan una variedad de comidas tradicionales contribuyen positivamente a un sentido de conexión cultural y continuidad. De hecho, las tradiciones festivas están determinadas por alimentos específicos. Un diagnóstico de diabetes puede suponer un desafío para el sentido de conexión cultural de la persona. Las restricciones a la dieta impuesta pueden provocar la desvinculación de las reuniones sociales, especialmente durante las vacaciones. El aislamiento social y la soledad son fenómenos comunes entre los adultos mayores que han sido diagnosticados con una enfermedad crónica. Estos factores también pueden dar forma al éxito o al fracaso del manejo de enfermedades crónicas.

Cualquier diagnóstico de enfermedad aumenta los sentimientos de tristeza, vulnerabilidad y preocupaciones sobre la mortalidad. Un apoyo social satisfactorio ayuda a reducir los sentimientos de soledad. Para los pacientes con diabetes, las relaciones también pueden aumentar los sentimientos de vulnerabilidad, especialmente en situaciones que pueden requerir la divulgación del diagnóstico para evitar la presión de celebración para comer y beber. La divulgación de la enfermedad conduce a la auto-vulnerabilidad. La investigación ha demostrado que las mujeres parecen tener un tiempo más fácil para revelar la enfermedad; los hombres eran más propensos a reportar sentimientos de vergüenza y vergüenza por las condiciones crónicas, lo que hace que sea psicológicamente difícil de revelar en las reuniones de vacaciones. Para los hombres que tienen pareja, sin embargo, la manutención conyugal les facilita revelar y controlar su enfermedad.

Compartir las preocupaciones con los socios o familiares cercanos y solicitar ayuda para el manejo de la enfermedad es una forma efectiva de obtener el apoyo que tanto se necesita, especialmente durante el período estresante de vacaciones. Cuando se enfrentan a eventos estresantes y negativos de la vida como una enfermedad grave, el afrontamiento emocional puede ser efectivo. El afrontamiento orientado a las emociones puede ayudar a regular los sentimientos negativos asociados con el diagnóstico de enfermedades crónicas. Hablar de los propios sentimientos acerca de la enfermedad puede reducir la angustia y la ansiedad asociadas con el tratamiento. El afrontamiento de enfoque positivo y el afrontamiento de evitación negativa también son útiles. El afrontamiento de enfoque positivo o afrontamiento orientado a tareas puede ayudar a los pacientes a ver su diagnóstico como manejable y determinar un plan de acción en el que mantengan los cambios personales y de estilo de vida previamente adoptados durante las vacaciones. El afrontamiento de evitación negativa es útil cuando los pacientes encuentran que su diagnóstico es incontrolable y consideran que la progresión de la diabetes es irreversible. Esta negatividad puede llevar a los pacientes a suprimir su ansiedad e incertidumbre, lo que a su vez puede llevarlos a evitar estrategias de manejo de la enfermedad y abusar de ellos, lo que tendrá un impacto negativo en la salud y el bienestar psicológico.

La diabetes tipo 2 se puede manejar de manera efectiva durante las vacaciones. La planificación de comidas, centrándose en otros aspectos festivos de la temporada, el aumento de la actividad física para compensar el exceso de indulgencia ocasional son solo algunas de las posibles estrategias de gestión. Al hacer un plan, los pacientes pueden mantener una sensación de control. No debe saltear comida para compensar el exceso de comida. Puedes elegir un plato pequeño y probar todo. Cuando te equivocas, puedes perdonarte a ti mismo. Puede asegurarse de descansar lo suficiente (cdc.gov).

La incidencia de diabetes tipo 2 ha alcanzado proporciones epidémicas, especialmente entre los adultos mayores. Claramente, existen barreras y desafíos para manejar la diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 es el tipo de enfermedad que, en gran medida, puede controlarse mediante cambios radicales en el estilo de vida. Los hombres y las mujeres pueden fortalecerse a sí mismos para aumentar la sensación de control sobre su enfermedad hablando de sus problemas, divulgando su enfermedad, confiando en su apoyo social y emocional, planificando sus comidas y perdonándose lapsos dietéticos ocasionales. Estas estrategias prácticas hacen de las vacaciones una temporada maravillosa para los pacientes con diabetes tipo 2.

Related of "Controlar la diabetes en tiempos festivos"