Controle usted mismo: errores comunes de salud mental

wavebreakmedia/Shutterstock
Fuente: wavebreakmedia / Shutterstock

He trabajado con clientes en terapia durante 25 años. Cada persona que conoces en terapia es, por supuesto, un mundo propio. Sin embargo, con el tiempo, surgen ciertos patrones, riesgos comunes y puntos ciegos en innumerables caminos tomados. Lo que sigue es una lista de "errores" comunes de salud mental que, en mi experiencia, a menudo trabajan para minar el bienestar psicológico de uno.

1. Pensamientos erróneos por hechos.

"Si sueñas con un panecillo", dice el refrán, "tienes un sueño, no un panecillo". Sin embargo, a menudo olvidamos esto y confundimos lo que pensamos con lo que realmente está "allí". Los pensamientos son eventos mentales, no eventos mundiales. Nuestros pensamientos sobre el mundo a menudo contienen escenarios ausentes o incluso imposibles en el mundo mismo. Por lo tanto, si bien podemos apreciar, o en ocasiones temer, el atractivo seductor de nuestros pensamientos, aún debemos mantener una postura de escepticismo sobre ellos, buscar evidencia de su veracidad y utilidad, y solo prestar atención a aquellos para los cuales existe tal evidencia.

2. Igualar la emoción fuerte con la verdad profunda.

"Las flores son relajantes a la vista", dijo Freud. "No tienen emociones ni conflictos". Nosotros, por desgracia, tenemos ambos. Las personas a menudo no están claras acerca de la función de la emoción. Una vez que elimine la pelusa, el arcoíris y las mariposas estilo Hollywood, las emociones son simplemente una de las muchas fuentes de datos que nos ayudan a gestionar nuestro movimiento en el mundo. Las emociones no son nuestra única fuente de datos, ni inherentemente la mejor. Las emociones son parte de nuestra experiencia global, no la suma de eso.

Como datos, las emociones a menudo se manejan mal en una de dos formas. O los descartamos, negamos e ignoramos, o los santificamos y los seguimos a ciegas. Ignorar o negar las emociones puede privarnos de información importante. También rechaza una parte auténtica de nuestra experiencia. Por otro lado, santificar y obedecer ciegamente a la emoción significa privilegiar esta fuente de datos sobre otras, como nuestros valores, objetivos, lógica o evidencia científica, que a menudo son más confiables, integrales y relevantes para tratar de resolver los problemas de la vida. . La buena salud mental requiere que aceptemos nuestras emociones y, a la vez, escuchemos la información de otras fuentes de información antes de decidir cómo actuar.

3. Ver la incomodidad como un signo de problemas.

Buscar la comodidad es una tendencia humana básica. Imagine a un bebé asustado consolado dentro del abrazo de su madre. Asociamos la comodidad con el hogar, con seguridad, con placer y éxito. A la mayoría de nosotros no nos gusta la incomodidad y tratamos de minimizarla. La incomodidad emocional, específicamente, a menudo se interpreta como un signo de problema, una señal de que algo anda mal. Me siento mal; por lo tanto, soy malo o mi situación es mala. De hecho, la incomodidad emocional a menudo es útil, un signo de crecimiento incipiente. La capacidad de controlar y tolerar el malestar es un signo revelador de madurez y salud mental. Además, la incomodidad al servicio de un objetivo significativo o un valor apreciado es solo el precio de hacer negocios humanos, no una crisis o un defecto. La vida implica incomodidad. "Piensas que tu dolor y tu angustia no tienen precedentes en la historia del mundo", dijo James Baldwin, "pero luego lees".

La incomodidad, en otras palabras, no es el fin del mundo; es solo el mundo, y más a menudo es una señal de que estás vivo que una señal de que estás roto. Un intento de deshacerse de todas las incomodidades es similar al intento de tener a todos como usted. No tendrá éxito, pero su verdadero error es elegir un objetivo equivocado, no su incapacidad para lograrlo. La única manera de vivir en una comodidad completa e inalterada es la muerte. Y no hay necesidad de apresurarse allí. Tendremos y permaneceremos allí lo suficientemente pronto.

4. Usar la evitación como una solución de acceso.

Los seres humanos están biológicamente preparados para aprender a evitar el dolor, el daño y la pérdida. Y esta tendencia puede servirnos bien. Lo mejor es evitar, en lugar de enfrentar, un tren a toda velocidad que se dirige hacia ti. Cuando enfrentamos la posibilidad de experimentar dolor, daño o pérdida, la evitación proporciona un alivio rápido y efectivo. Sin embargo, evitar en el ámbito de la salud mental suele ser una trampa tortuosa. Por un lado, evitar en lugar de resolver un problema solo elimina nuestro contacto inmediato con él. Mi decisión de evitar el sótano sucio no lo limpia; cuando regrese, estará tan sucio o sucio como antes. Además, la evitación se perpetúa a sí misma; solo te enseña a evitar más, y si la única forma en que sabes enfrentar un problema es evitarlo, terminarás en una prisión de tu propia evasión generalizada.

Además, la vida requiere competencia, y no puedes ser competente en algo al evitarlo. Nadie se convierte en esquiador experto al no esquiar. Finalmente, evitarlo es paradójico, como buscar la oscuridad con una linterna. En mi práctica, veo muchos clientes que, por temor a ser juzgados por otros, rechazados y conducidos al aislamiento, deciden evitar el contacto social por completo. De esta manera, su medicina elegida es la enfermedad misma. La buena salud mental requiere que enfrentar nuestros desafíos, no huir de ellos, se convierta en nuestro modo predeterminado.

5. Confundir miedo y peligroso.

Nuestro sistema de miedo ha evolucionado como una defensa, un mecanismo de alarma que nos alerta y nos prepara para enfrentar el peligro. En el tiempo de nuestros antepasados ​​evolutivos, la percepción del peligro se correlacionó bien con el peligro real, que prevalecía. Un punto alto era probablemente el borde de un acantilado, no el tercer piso de un edificio de oficinas. Pero los tiempos han cambiado. Si estás muy por encima del suelo, probablemente estés mirando hacia abajo desde la ventana de un tercer piso, no desde el borde de un acantilado, pero tu antiguo sistema de alarma aún podría entrar en acción. Esta es una razón por la que a menudo confundimos nuestro miedo con la presencia de peligro . En realidad, es un error juzgar cuán peligroso es algo por cuánto miedo genera, y viceversa. La buena salud mental requiere que nos mantengamos al tanto de esta peculiaridad de la ingeniería mental.

6. Confianza excesiva en la experiencia pasada.

La experiencia puede enseñarnos cosas importantes. El conocimiento experiencial es, en cierto sentido, el conocimiento más profundo. Si nunca has experimentado la guerra, no conoces la guerra como alguien que la haya tenido. Pero la experiencia tiene un lado oscuro. Por un lado, solo puede enseñarnos lo que sabe. Nuestra experiencia es, por definición, limitada, porque lo somos. Aprender de su propia experiencia es lento, ineficiente y fortuito. Además, ciertas cosas no se prestan al aprendizaje experiencial de ensayo y error: cómo lanzar una granada de mano, por ejemplo. Y si solo confío en mi experiencia pasada, nunca puedo trascenderla, y el verdadero crecimiento a menudo reside en la trascendencia. Finalmente, la experiencia puede ser una prisión. Si has tenido 20 años de mal sexo con tu pareja, esa experiencia te enseña que el sexo es malo, cuando de hecho no lo es, es tu experiencia lo que es malo. La buena salud mental exige la capacidad de dar un salto de fe en la experiencia de los demás, para escapar de la tiranía propia.

7. Tomando el punto corto a largo plazo.

Los seres humanos tienden a privilegiar la gratificación inmediata sobre la recompensa retrasada. Además, una tentación que está justo en frente de nosotros es aún más tentadora si las duras consecuencias de sucumbir a ella están muy lejos. En la batalla entre papas fritas y ataque al corazón, las papas fritas ganan porque están aquí en este momento, humeantes y calientes, y el ataque al corazón está a 40 años de distancia. Nuestro cerebro está sesgado hacia el corto plazo. La vida, sin embargo, es a largo plazo. Y como una propuesta a largo plazo, tiende a recompensar las estrategias a largo plazo. Por lo tanto, gastar dinero que no tiene y beber para olvidar sus problemas se siente mejor que ahorrar dinero y enfrentar sus problemas. Pero ahorrar y tratar generalmente beneficiará su salud a largo plazo.

8. Premio del contenido sobre el proceso.

Gastamos mucha de nuestra energía en descifrar y elegir contenido: qué decir, qué comprar, qué hacer. Es comprensible: el contenido suele ser visible; es lo que está a la venta, y lo que está en la televisión. Sin embargo, la salud general de un sistema a menudo depende más de sus procesos subyacentes. La eficacia de una trituradora no se mide por lo que está escrito en el papel que se tritura. Por lo tanto, si bien la decisión a menudo obtiene la mejor facturación, es el proceso de toma de decisiones el que determina el éxito o el fracaso a largo plazo. De esta manera, lo que estás sintiendo es menos importante que cómo manejas los sentimientos. Lo que bebes es menos importante que cómo manejas el alcohol. Su pareja específica es menos importante que la forma en que maneja las relaciones.

La salud mental en sí misma es, al final del día, un proceso de negociación de nuestro comercio con el mundo. No es algo que tienes o no tienes, sino cómo tienes y no tienes cosas. Los médicos a menudo obtienen más información sobre un cliente al sintonizar con las conversaciones del cliente y no con lo que dice el individuo. La misma frase ("Lo amo") se puede pronunciar amorosa, apasionada, plana, desesperada, cínica o amargamente. El significado de las palabras (contenido) se decidirá por el tono en que fueron pronunciadas (proceso). La buena salud mental requiere que nos preocupemos por nuestros procesos.

9. Descuidar el enfoque atencional.

La calidad de su experiencia y juicio depende en gran parte de dónde se encuentre. En este momento, muchos estímulos afectan tus sentidos; existen muchas cosas a tu alrededor, están sucediendo a tu alrededor, que no se registrarán a menos que vuelvas tu atención hacia ellas. Cómo experimentamos y recordamos un evento depende de a qué parte de él asistimos. Nuestro enfoque de atención es como un círculo de luz proyectado desde una linterna en la oscuridad: ilumina una parte del entorno mientras ayuda a ocultar otras partes. Por lo tanto, su éxito en la navegación del entorno depende fundamentalmente de dónde apunte su luz.

Este capricho de nuestra arquitectura mental básica no se puede eliminar, pero puede manejarse con conciencia e incluso convertirse en fuerza. Puedes alejar distracciones eligiendo enfocarte intensamente en lo que es significativo e importante para ti. Esta es la idea detrás de la frase, "Mantenga sus ojos en el premio". También puede cambiar su experiencia en una situación centrándose en diferentes aspectos de la misma. Mientras conduce, decidir enfocarse en la carretera reducirá las probabilidades de un accidente. Durante el sexo, cambiar el enfoque de sus pensamientos ansiosos ("¿Soy mejor que su ex?") A señales de excitación ("Su piel suave es tan suave al tacto") mejorará el rendimiento y la satisfacción.

Cuando esté bajo estrés, centrándose en lo que puede cambiar, en lugar de lo que no puede hacer, mejorará su capacidad para sobrellevar y ser resistente. El enfoque atencional es un recurso precioso y una poderosa herramienta que podemos utilizar en nuestro esfuerzo por crear y mantener la salud y el bienestar. Sin embargo, muchos de nosotros nunca nos entrenamos para usarlo, y permitimos que nuestra atención sea fácilmente secuestrada por el ruido ambiental, o manipulada por actores externos para sus propias agendas. La buena salud mental requiere que entrenemos nuestro enfoque de atención para comportarnos, esperar pacientemente y buscar, en lugar de dejarlo deambular por los muebles, orinar en el suelo y amenazar a los niños del vecindario.

10. Buscar la perfección sobre la competencia y el dominio.

Un amigo clínico que trabajaba con perfeccionistas solía decirles a sus clientes: "Todo lo que valga la pena vale la pena hacerlo a medias". Este sentimiento no era popular entre sus clientes, sin embargo, tenía un punto: el perfeccionismo es seductor porque ofrece una y coartada externa. Podemos decirnos, y nuestros amigos, que la razón por la que estamos solos es porque estamos buscando la pareja perfecta; La razón por la que no hemos enviado nuestro manuscrito es porque aún no está "allí", y la razón por la que no hemos tomado una decisión es porque estamos buscando el momento perfecto para hacerlo.

De hecho, el perfeccionismo equivale a una plantilla mental en blanco y negro que no se adapta bien a la realidad, que trafica en tonos de gris. Dado que los esfuerzos humanos nunca son perfectos, el sistema de perfección o fracaso hace que el éxito sea imposible. Tal sistema delata un miedo dañino, aunque a menudo inconsciente, al éxito. En lugar de buscar la perfección, es mejor buscar la competencia y, más allá de eso, el dominio. Los verdaderos maestros a menudo se distinguen por su aguda conciencia de su propia ignorancia. Este reconocimiento, sin embargo, impulsa a aquellos que buscan el dominio de hacer, en lugar de abrumarlos a la parálisis, donde los perfeccionistas a menudo viven.

Tras recibir un Oscar honorífico en 1990 por toda una vida de filmación revolucionaria, Akira Kurosawa, considerado uno de los mejores directores del siglo XX, dijo: "No creo que entiendo el cine todavía … pero lo que prometo es que a partir de ahora voy a trabajar tan duro como pueda para hacer películas y tal vez al seguir este camino lograré una comprensión de la verdadera esencia del cine ".

11. Confunde el autocuidado con el egoísmo y la asertividad por la agresión.

Las instrucciones de seguridad de vuelo siempre aconsejan que, en caso de emergencia, debe ponerse su propia máscara de oxígeno antes de ayudar a los demás. Eso parece egoísta. ¿No deberías primero ponerte la máscara en la cara de tu indefenso niño? Las personas comúnmente confunden el cuidado propio con el egoísmo. Los dos, sin embargo, no son lo mismo. El egoísmo denota una falta de preocupación por los demás. El cuidado personal beneficia a los demás porque te ayuda a mantenerte intacto y funcional y, por lo tanto, a ser útil en las interacciones con los demás. Para que no participes en el cuidado de tu madre mayor puede ser egoísta, pero que te tomes un descanso del cuidado de tu madre para descansar y rejuvenecer es cuidar de ti mismo, y también beneficiará a tu madre. No puedes encender una vela desde una partida no iluminada. Para difundir su luz, primero debe protegerla, atentamente.

Una confusión relacionada es entre agresión y asertividad. Para mí pisar tu cabeza sin permiso es agresivo. Para mí, insistir en que no pises mi cabeza sin permiso es asertivo. La agresión implica usurpar el territorio al violar los límites. La asertividad implica compartir el territorio dibujando límites claros y justos. La agresión busca quitar los derechos. La asertividad busca la igualdad de derechos. Nuestra salud mental prospera cuando nos preocupamos por nosotros mismos y somos asertivos con los demás.

12. Subestimar la importancia de la acción.

Mencione "salud mental sana" y la imagen que se evoca en la mente de la mayoría de las personas es probablemente una imagen de una mente desenredada. Que, después de todo, es donde residen los fenómenos mentales. Sin embargo, de una manera fundamental que la ciencia apenas comienza a comprender, la mente y el cuerpo son un sistema integrado. Nuestra arquitectura psíquica interna está íntimamente ligada a nuestro yo físico corporificado, y el vínculo es recíproco. De la misma manera que el lenguaje describe y crea nuestra realidad, la acción manifiesta y da forma a nuestro estado mental. Nuestras actitudes afectan lo que hacemos, pero lo que hacemos también afecta nuestras actitudes. De hecho, la mejor manera de cambiar cómo te sientes es cambiar tu forma de actuar . Pensar en cómo te sientes todos los días sin pensar en lo que haces todos los días es por lo tanto erróneo. Parafraseando a da Vinci, la buena salud mental requiere que no solo nos sentemos a esperar que nos ocurra algo, sino que salimos y pasamos a las cosas.

Related of "Controle usted mismo: errores comunes de salud mental"