Creatividad artística y angustia psicológica

Un "Salón de la fama de los genios artísticos" imaginado podría incluir los gustos de: Morrison; Cobain y Joplin; Beethoven, Mozart, Tchaikovsky y Liszt; Plath, Hemingway, Woolf y Tolstoy; Warhol, Pollack y Van Gogh; Garland, Monroe y Holliday … y un sinnúmero de otros. Además de su creatividad suprema, sin embargo, estos artistas de renombre tenían algo más en común: todos sufrían trastornos psicológicos y trastornos.

¿Eso significa que todos los grandes artistas están "perturbados"? Abundan anécdotas y suposiciones que suponen que artistas en diversos campos, como pintores, músicos, autores, cantantes, actores y compositores, son almas torturadas que sufren de una variedad de trastornos mentales como depresión, trastorno bipolar y ansiedad.

Cuando los investigadores estudiaron este tema "retrospectivamente", es decir, al examinar las vidas de artistas famosos fallecidos que se sabía que tenían trastornos mentales, harían suposiciones sobre las causas y la prevalencia de estos problemas. Esto contribuyó al llamado "artista torturado", que no es más una descripción válida que el médico, maestro o jardinero torturado.

Ha habido estudios científicos para explorar esta relación y los resultados han sido o no concluyentes, lo que posiblemente sugiere un hilo de correlación suelto, o negativo, es decir, refuta la hipótesis. Esto no ha detenido a aquellos con creencias fijas, que son injustas para la gran mayoría de los artistas. El hecho es que los artistas con trastornos psicológicos no logran sus mejores trabajos cuando están enfermos.

Incluso si existiera una relación clara entre la creatividad artística y la angustia psicológica, aún no sabríamos lo que podría significar desde la perspectiva de la causalidad. Ya sea que se deba a genes específicos o a estructuras cerebrales o "cableado", a la historia familiar o características comunes de su crianza, u otros posibles factores deterministas, es pura conjetura.

Los artistas no tienen más enfermedades mentales que otros, y las probabilidades de que los artistas sean diagnosticados con trastornos psicológicos son muy bajas. Además, no hay una predicción válida sobre si un artista (o cualquier persona, para el caso) sucumbirá o no a una condición psicológica.

Los cínicos han representado a los artistas como poseedores de "temperamentos artísticos" (se permite la vista), lo que significa rápidos cambios de humor (tristeza, éxtasis, enojo), impredecibilidad y volatilidad, vidas dramáticas y conflictos interpersonales (discusiones, rupturas) y abuso frecuente de sustancias. Critican a los artistas por burlar las normas sociales en su vestimenta, lenguaje y comportamiento personal, y por sus estilos de vida y valores "bohemios".

Al igual que con muchos estereotipos, esto es claramente inválido. La verdad es que, además de los talentos innatas, los artistas talentosos muestran una dedicación y una fortaleza notables frente a las demandas y la burla, sin mencionar el escaso apoyo financiero. Demuestran una ética de trabajo disciplinada y tenaz, que es absolutamente necesaria para crear sus obras exquisitas.

Está claro que algunas personas se sienten atraídas por las artes en una etapa temprana de sus vidas. Esta predisposición puede ser estimulada por intereses familiares, profesores o mentores emocionantes, o por sus propios talentos.

Los artistas también pueden ser extremadamente sensibles a los ambientes, sonidos, imágenes, personas y eventos en sus vidas. Pueden resonar en su entorno a un nivel emocional profundo e inconsciente. No solo sienten los conflictos y la tristeza, el romance y las alegrías en sus vidas, sino que también tienen un impulso interno -y capacidad- para expresar estos profundos sentimientos internos en su forma de arte.

Estos sentimientos y fantasías intensos generados son estimulantes, emocionantes e incluso molestos internamente. Luego se acumula una presión fuertemente sentida para expresar estos sentimientos, que se traducen a través de sus talentos en diversas obras de arte, como pinturas, música, danza, poesía, novelas o representaciones dramáticas.

Todas las piezas de arte expresan los talentos personales, los pensamientos y las emociones del artista. También generan respuestas personales en sus audiencias, los espectadores, los oyentes y los lectores se sienten estimulados por los nuevos conceptos e ideas, sus sentimientos y estados de ánimo privados evocados.

En lugar de buscar vulnerabilidades, debemos estudiar sus dones naturales y su dedicación, y estar agradecidos y agradecidos con los talentosos artistas entre nosotros. Nos entretienen y educan, nos estimulan y cautivan. Sus maravillosas obras contribuyen a nuestra humanidad y civilidad, y nuestras vidas son elevadas y mejoradas.

Related of "Creatividad artística y angustia psicológica"