Creatividad: una perspectiva del sufismo

El sufismo, basado en el Corán y las enseñanzas del profeta Mahoma (610 EC), fue influenciado en su formación por el ascetismo cristiano y el hinduismo (Nizamie, Katshu y Uvais, 2013). Sus orígenes están en disputa, pero se remonta a los siglos VIII y IX; algunos afirman que es más antiguo que el Islam.

Los sufíes han sido conocidos por una rica tradición de literatura, poesía, narración de historias y uso de metáforas ingeniosas en historias, música y danza. ¿Qué tiene el sufismo, una tradición mística en el Islam, que ayudó a los sufíes a ser creativos y qué pueden ofrecer para facilitar nuestra creatividad? Si bien la búsqueda de los sufíes se centró en la búsqueda de la esencia divina, su enfoque de esta búsqueda probablemente fue fundamental para estimular su creatividad en el arte, la música, la danza y la literatura. Este ensayo examina cómo sus principios básicos pueden servir como metáforas útiles para mejorar la creatividad cotidiana.

Amor, fe, experiencia y conocimiento

El sufismo considera el amor, la fe, la experiencia y el conocimiento como conceptos centrales para resolver nuestro dilema existencial para finalmente comprender y experimentar la divinidad en uno mismo o la unión del yo con el Supremo a través de un proceso de levantamiento progresivo de velos, que oculta la verdadera belleza y conocimiento . Rumi consideraba el amor como la "fuerza creativa en la naturaleza" (Arasteh, 1965, p.10); así el amor es la base de toda creación y creatividad.

Para los sufíes, el Supremo es su amado, y este amor por el Amado forma una base central de su búsqueda. Este amor es incondicional y sin tener en cuenta ningún beneficio personal en riqueza, fama o poder; el objetivo principal de un sufí es experimentar lo divino dentro y unirse con la esencia de la vida. El camino a lo divino implica levantar velos, que ocultan la verdadera belleza y el conocimiento. Erich Fromm (1956), posiblemente influenciado por el pensamiento sufí, observó que "el amor es la única forma de conocimiento: la unión da como resultado el final de la búsqueda" (p.31).

En el lenguaje psicológico, buscar conocimiento puede describirse como la resolución progresiva de problemas para revelar el "tesoro escondido" detrás de los velos -el verdadero conocimiento en forma de unidad con la esencia. Derivado del amor incondicional, esta búsqueda está intrínsecamente motivada. Muchos investigadores contemporáneos consideran que la motivación intrínseca y el amor por la búsqueda de la búsqueda de sake son fundamentales para el proceso creativo.

Fromm argumenta que el trabajo creativo implica buscar la unidad con el material con el que uno trabaja, un mundo fuera de uno mismo, para hacerlo suyo.

Si un carpintero hace una mesa, o un orfebre una pieza de joyería, si el campesino cultiva su maíz o si el pintor pinta un cuadro, en todos los tipos de trabajo creativo el trabajador y su objeto se vuelven uno, el hombre se une al mundo en el proceso de creación. (p.17)

Unirse con los materiales de la creación implica un conocimiento completo y la comprensión de la naturaleza de los materiales que facilitan el uso de ellos en formas novedosas.

La fe en la visión puede ser una fuerza impulsora en la búsqueda dedicada. Fromm hace una distinción entre la fe irracional y racional. El primero es convicción en una idea o creencia basada en una autoridad irracional; esta última es una visión derivada de la experiencia, los sentimientos y la "actividad intelectual y emocional productiva" (p.112). Además, señala que el pensamiento creativo en cualquier campo a menudo comienza con una visión racional basada en el estudio, la reflexión y la observación que resulta en una hipótesis. Con más datos, la hipótesis se refina, lo que resulta en su inclusión en una teoría más amplia. Él nota:

La historia de la ciencia está repleta de instancias de fe en la razón y visiones de la verdad. Copérnico, Kepler, Galileo y Newton estaban imbuidos de una fe inquebrantable en la razón. Por esto Bruno fue quemado en la hoguera y Spinoza sufrió la excomunión. (p.142)

Sin tener en cuenta los dogmas y la autoridad

Memon y Yousaf (2013) señalan, "los sufíes eran rebeldes de su tiempo" (p.50). De acuerdo con sus enseñanzas religiosas, representaban a los oprimidos y escribían poesía que desafiaba las opresiones del clero ortodoxo, los terratenientes y los emperadores. También exigieron la igualdad y el fin de toda opresión.

Los sufíes sugieren descartar dogmas personales y religiosos, aprendizajes pasados ​​y atavíos culturales para levantar los velos en busca de la verdad. Rumi aconseja "limitar el yo mundano y ser tú mismo, el primero te restringe" (como se cita en Arasteh, 1965, página 52). La ciega aceptación de la autoridad se cree que dificulta el levantamiento de los velos; más bien, los buscadores deben usar su intuición y experiencia para buscar el verdadero conocimiento. Los sufíes valoran el aprendizaje por experiencia bajo la tutoría de una persona que ha recorrido el camino.

Los sufíes rechazan el dogma de un único camino hacia la salvación. Creen que el uso de estrategias como la respiración, la meditación, la música y la danza, a menudo rechazadas por los grupos religiosos más fundamentales, mejora su experiencia de búsqueda. El ideal de Sufi de que no existe un camino único hacia el Supremo tiene enormes implicaciones para el mundo actual lleno de conflictos donde las ideologías religiosas impiden la aceptación y apreciación de diversos puntos de vista religiosos. Una cultura dominada por ideologías rígidas canaliza sus energías para preservarlas y diseminarlas, a su vez limitando la individualidad de la expresión y la creatividad. Este valor cultural de rechazar dogmas posiblemente desempeñó un papel central en los logros creativos de Sufi, ya que les permitió tomar riesgos que normalmente no habrían tomado.

El proceso creativo a menudo requiere tomar riesgos para desafiar las ideas, teorías y prácticas existentes, confiar en las propias experiencias e intuición, pero estar abierto a diversos puntos de vista. Esta apertura a diversos puntos de vista de otras culturas posiblemente ayudó a los sufíes primitivos a incorporar nuevas ideas en su pensamiento y práctica y estimuló su creatividad en las artes y la literatura.

El pensamiento sufí centenario, aunque basado en la religión, todavía nos ofrece varias ideas sobre el proceso creativo. Tomando prestado metáforas sufíes, la creatividad puede verse como el proceso de levantar velos para revelar el verdadero conocimiento. Los principios del sufismo requieren amor, fe, experiencia y rechazo de los dogmas personales y religiosos como caminos hacia el verdadero conocimiento. El amor, un principio central del sufismo, es esencial para llevar dedicación y pasión a los procesos de búsqueda creativa, ya sea para el Bienamado o lo que uno busque. El amor, combinado con la fe y el rechazo del dogma, es importante para proporcionar inspiración, persistencia y apertura a diversos puntos de vista en nuestra búsqueda del verdadero conocimiento. Rumi expresa la importancia del "amor" bellamente:

El amor amarga dulce,

El amor convierte el cobre en oro,

El amor convierte las heces en vino,

El amor convierte el dolor en sanidad,

El amor da vida a los muertos

El amor convierte a los reyes en esclavos (como se cita en Chittick, 2008, p 83).

Referencias

Arasteh, SR (1965). Rumi The Persian: Renacimiento en creatividad y amor. Lahore, Pakistán.

Chittick, W. (2008). Sufismo Una guía para principiantes. Oxford, Reino Unido: Un mundo.

Fromm, E. (1956). El arte de amar NY: Harper & Brothers Publishers.

Memon, QB y Zeeshan Yousaf, Z. (2013). "Soy un poeta de Obreros y campesinos". World Literature, 87 (6), 47-50.

Nizamie, SH, Katshu, MZUH y Uvais, NA (2013). Sufismo y salud mental. Indian Journal of Psychiatry, 55, S215-S223,

Related of "Creatividad: una perspectiva del sufismo"