Crecimiento personal: ¿Te traerá una nueva casa la felicidad?

Estaba teniendo una conversación con un amigo recientemente sobre la felicidad. Nuestra conversación comenzó cuando ella me preguntó si pensaba que comprar una nueva casa la haría más feliz (ella hizo esta pregunta solo a medias). Mi reacción inicial fue que una casa no puede traer felicidad. De hecho, un hallazgo sólido del creciente cuerpo de investigación sobre la felicidad es que el dinero y las cosas materiales no aumentan la felicidad una vez que se satisfacen las necesidades básicas (y su hogar actual excede ese umbral mínimo). Además, contrariamente a la percepción popular, algunos de los mejores predictores de la felicidad no tienen nada que ver con "cosas" (como George Carlin riff tan perspicaz y humorísticamente en su refunfuño ahora famoso). La calidad de sus relaciones, una carrera satisfactoria, pasión por algo, perseguir metas significativas y tener una actitud positiva brindan a las personas la mayor felicidad.

Pero luego llegué a pensar sobre el significado de una casa (y otras cosas) más allá de su refugio y comodidades. Decidí que una casa podría alegrar a mi amigo, pero solo si se cumplen dos criterios. Una, ¿la casa en la que vive actualmente (p. Ej., La estructura física, el vecindario o la ubicación) es inconsistente con lo que ella valora o con el estilo de vida que quiere llevar? Por ejemplo, si vives en un desarrollo suburbano, pero amas la ciudad, el espacio abierto o la arquitectura hogareña de los años 20, entonces tu casa podría interferir con tu felicidad. Dos, ¿una casa nueva sería más consistente con lo que ella valora y mejora la calidad de su experiencia de vida? Por ejemplo, ¿su diseño le brinda placer estético o su ubicación le brinda fácil acceso a las actividades que disfruta?

En otras palabras, la felicidad no proviene de nuestras cosas, sino de los valores que subyacen a nuestras cosas y cómo afectan la calidad de nuestras vidas. Por ejemplo, tengo varias bicicletas muy bonitas y me hacen feliz. Pero no me hacen feliz porque tengo las bicicletas o son caras o se ven muy bien (si te gustan las bicicletas), sino porque son coherentes con mis valores de ejercicio y actividades al aire libre, y mejoran el rendimiento. calidad de mi experiencia en bicicleta

¿Las cosas fuera de nosotros harán un cambio en nuestra felicidad? No estoy seguro. Pero sí creo que cuanto más alineamos nuestros mundos exteriores (por ejemplo, hogar, vecindario, matrimonio, amigos, trabajo, ocupaciones, cada uno de nosotros tenemos nuestra propia lista) con nuestros mundos internos (lo que nos da sentido, satisfacción y alegría) , más probable será la felicidad. Entonces, encontrar la felicidad se trata de crear esa congruencia entre nuestro mundo interno y externo, nuestros valores y las vidas que vivimos.

Un peligro en la búsqueda de las cosas que serán consistentes con lo que valoramos es que si continúa escapándose de nosotros, podemos continuar buscando y obteniendo más cosas que creemos que proporcionarán ese ajuste. De hecho, ese es un problema real en nuestra cultura "aspiracional" en la que muchos buscan el BBD (mayor, mejor oferta) en la vana creencia de que, tarde o temprano, después de mucho consumo, encontrarán esa cosa que les traerá felicidad verdadera. Por supuesto, con toda probabilidad, no lo harán porque están buscando en lugares equivocados.

Ahora aquí hay una pregunta interesante: si las personas alinean sus vidas con valores "malos" (me doy cuenta de que estoy haciendo un juicio aquí), por ejemplo, celebridad, apariencia física y consumo conspicuo, en otras palabras, casi todo lo que se valora en nuestra cultura popular, ¿encontrarán la felicidad según mi teoría? Como señalé anteriormente, según la investigación, la respuesta a esa pregunta es no. Pero si realmente crees que un automóvil lujoso, un papel en un reality show de televisión o senos aumentados te harán feliz, ¿no es así? No estoy completamente convencido de una manera u otra, pero supongo que concluiré lo contrario. Creo que hay algo intrínsecamente significativo en las cosas que realmente traen felicidad y que el valor intrínseco simplemente está ausente de esas cosas superficiales.

Mi amigo me ofreció lo que podría ser una mejor alternativa que tratar de cambiar nuestras vidas para adaptarnos mejor a nuestros valores. Ella sugirió que, en lugar de cambiar nuestro mundo exterior, deberíamos alterar nuestro mundo interior. En otras palabras, debemos cambiar nuestros valores o nuestra actitud hacia lo que tenemos para que podamos aceptar más cómodamente la vida que tenemos en lugar de anhelar la vida que deseamos. Por ejemplo, podríamos centrarnos en las alegrías que brinda nuestra vida actual o simplemente estar agradecidos por lo que tenemos. O podríamos buscar otros lugares que podrían influir más directamente en nuestra felicidad, como nuestras relaciones, el trabajo o incluso dentro de nosotros mismos. Este enfoque tiene el beneficio de ahorrarnos mucho tiempo y dinero porque no estaríamos buscando y comprando lo siguiente que sabemos que nos traerá felicidad. Una desventaja de esta estrategia es que puede ser más difícil cambiar nuestras mentes que cambiar nuestras cosas; años de terapia o yoga, o Eat, Pray, Love, la búsqueda global puede llevar más tiempo y ser más costosa.

Supongo que cuando todo está dicho y hecho (y, dicho sea de paso, casi siempre se dice más que hacerlo), la mejor manera de encontrar esa felicidad que elude a tantos de nosotros es lograr un equilibrio entre cambiar nuestros mundos interno y externo, en el cual hacemos pequeños cambios a ambos. En este proceso, podemos crear más fácilmente esa alineación tan buscada entre nuestros valores y nuestras vidas al unir nuestros dos mundos sin requerir un "terremoto" de 7.3 en la escala de Richter. El resultado de esto es, felizmente suficiente, felicidad

Related of "Crecimiento personal: ¿Te traerá una nueva casa la felicidad?"