Creer: Una de las 4 B (Ser, pertenecer, Benevolencia)

"Blonde Haired Woman"/Pexels/CC0
Fuente: "Mujer de cabello rubio" / Pexels / CC0

La palabra "Creer" se usa aquí como una piedra angular singular de las "Cuatro B", el criterio que las personas usan cuando evalúan sus vidas. Las otras B's cruciales son, "Ser", "Pertenecer" y "Benevolencia". Cuando se logran las cuatro, culminan en un ser humano evolucionado. Recientemente escribí sobre Ser y Pertenecer, y los lectores han pedido comentarios sobre Creer.

En pocas palabras, las personas que tienen un sentido de creencia tienen un conjunto de valores y principios éticos que guían sus vidas.

Millones de personas veneran (algún tipo de) Dios, quien les brinda apoyo y esperanza, y les proporciona respuestas a preguntas existenciales, como de dónde vienen, y reglas éticas para la conducta.

Sin embargo, uno no necesita creer en Dios para abrazar comportamientos humanísticos como la fe, la esperanza y la caridad. La investigación ha demostrado que los seguidores religiosos no son más humanos, compasivos y honestos que los agnósticos y los ateos, ni los últimos son más malévolos que los primeros. Todos somos mezclas incongruentes de lo chapucero y lo sublime.

Las creencias religiosas pueden ser reconfortantes y servir como una brújula moral, pero la adoración ferviente de Dios ha alimentado, paradójica y trágicamente, el conflicto y la carnicería en nombre de ese mismo Dios.

Muchas personas se preguntan a veces sobre el significado de sus vidas, especialmente cuando están estresadas por las exigencias de la familia, la carrera, las cuentas, la salud y otras presiones. Se preguntan si hay más en la vida que el materialismo y la proverbial carrera de ratas. (Peggy Lee cantó memorablemente: "¿Eso es todo lo que hay?")

La gente a menudo busca significado, serenidad interior e iluminación en sus vidas. Si no es en una deidad, muchos encuentran sus cimientos morales dentro de una comunidad, una ideología o dentro de sí mismos a través de la meditación, la atención plena o los caminos sensoriales o espirituales. Otros encuentran sentido a través de la reverencia por la maravilla de nuestros seres y el cosmos.

Las fotografías microscópicas y muestras de células de nuestros cuerpos son extraordinariamente complejas y bellas, y en algunas sorprendentes réplicas de simetría y sinergia del Hubble y otros telescopios exploratorios, así como muestras de células del universo. Están más allá de la comprensión, sin embargo, forman una extraña conexión en belleza y asombro.

Nuestras vidas pueden ser gratificantes y desafiantes, y son tan importantes para nosotros, sin embargo, somos en realidad meras manchas que viven en innumerables universos infinitos. Por lo tanto, no es sorprendente que necesitemos algún significado para nuestras vidas de existencia. De la historia, la antropología y la arqueología se desprende que los seres humanos siempre han tenido una profunda necesidad de creer en algo que está más allá de su yo material.

Esta necesidad no se limita a la adoración de una deidad omnipotente ya menudo personificada. Los individuos no religiosos no son necesariamente no creyentes: muchos agnósticos y ateos anhelan fundamentos no materiales o trascendentes que puedan explicar, mejorar y transformar sus vidas.

Al igual que con los seguidores religiosos, las personas con valores seculares necesitan sentido en sus vidas, lo que les da una sensación de fundamento, satisfacción y seguridad. Cuando buscamos sentido en nuestras vidas, nos alejamos del frenesí y la lucha de la vida cotidiana y nos transportamos a un mundo más sereno y satisfactorio.

Tanto las tradiciones religiosas y seculares como los rituales realzan nuestras vidas tanto que deseamos transmitirlos a nuestros hijos. Creer en los valores centrales que guían nuestro comportamiento y encontrar sentido a nuestras vidas nos permite ir más allá del material y apreciar la maravilla de nuestra existencia (naturaleza, amor, arte, cosmos) y mejorar nuestra salud y nuestras mentes.

Un sentido de creer significa que vivimos de acuerdo con valores que mejoran nuestra humanidad (honestidad, tolerancia, compasión, empatía). Al hacerlo, nos beneficiamos a nosotros mismos y a nuestra comunidad humana: dejamos una huella emocional positiva.

_____________________________________________________________________

* Una advertencia: el llamado "Verdadero Creyente" puede ser un fanático absolutista e intolerante, la antítesis de nuestro Sentido de Creer. Más sobre esto en mi próxima columna …

Related of "Creer: Una de las 4 B (Ser, pertenecer, Benevolencia)"