Creyendo en el cambio por más que buenos grados

Como preludio a mi primer post en Psychology Today, pensé que era prudente presentarme a mí mismo y a mi nuevo blog, Nudging Ahead. Soy un psicólogo social interesado en cómo podemos usar estrategias simples derivadas de la ciencia del comportamiento, a menudo denominadas "empujar" (después del nuevo libro clásico de Thaler y Sunstein, Nudge ), para ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos. Específicamente, trabajo con colegios y universidades para empujar a sus estudiantes a persistir en la escuela y obtener sus títulos. En Nudging Ahead, compartiré con los lectores de Psychology Today las innumerables maneras en que se usa la ciencia del comportamiento para remodelar la educación superior, y brindaré mi perspectiva sobre a dónde podemos llegar después con estas estrategias.

Felix Burton/Flickr
Fuente: Felix Burton / Flickr

Mentalidad académica

Para empezar, quiero hablar sobre las teorías de la personalidad , o nuestra comprensión implícita de cómo funciona la gente. Las más famosas son las teorías de inteligencia laicales, que fueron exploradas por primera vez por la Dra. Carol Dweck, profesora de psicología en la Universidad de Stanford. Específicamente, el trabajo del Dr. Dweck ha puesto de relieve la importancia de la mentalidad de crecimiento para el éxito académico. Un estudiante con una mentalidad de crecimiento cree que la inteligencia es maleable y tiende a trabajar más duro en respuesta a la lucha. Cuando aprender un nuevo concepto no es algo natural, estos estudiantes piensan que simplemente no lo han logrado "todavía", y buscan formas alternativas de dominar el material. Un estudiante con una mentalidad fija, por otro lado, cree que la inteligencia es innata y, por lo tanto, tiende a darse por vencida cuando es desafiada. Piensan para sí mismos que simplemente no son una "persona matemática" o simplemente "malo al escribir" y su motivación para ese tema mengua. Como se puede imaginar, el ex alumno tiende a ver que sus notas mejoran con el tiempo, mientras que el último muestra una disminución en el rendimiento.

De esta idea surgió una revolución en la forma en que apoyamos a los estudiantes con dificultades desde la escuela primaria hasta la universidad. Por ejemplo, una breve intervención de mentalidad de crecimiento basada en la web, entregada a los estudiantes universitarios públicos entrantes en el verano anterior a la universidad, redujo las desigualdades entre los estudiantes aventajados y desfavorecidos en la matrícula de primer año a tiempo completo en un 40 por ciento. Además, esta intervención breve, económica y escalable (lo que el profesor de psicología de Stanford Greg Walton llamaría una intervención sabia) elevó la retención de otoño a otoño entre los estudiantes desfavorecidos en 2-3 puntos porcentuales. Por lo tanto, incluso entre los jóvenes de 18 años, las teorías de inteligencia laicales son importantes y, lo que es más importante, maleable. Son hallazgos como estos que han llevado a una explosión de intervenciones de mentalidad de crecimiento en escuelas y universidades de todo el mundo.

Teorías de la personalidad laica

Sin embargo, lo que muchos educadores no saben es que el crecimiento y las mentalidades fijas son solo un subconjunto de nuestras teorías de personalidad laicas. Todos llevan consigo creencias sobre cómo se comportan las personas bajo diferentes circunstancias, y estas son la base de cómo interactuamos con los demás. Por ejemplo, ¿cree que las personas pueden ser altruistas o que, en última instancia, son egoístas? Cuando su compañero de trabajo se ofrezca a ayudarlo a terminar un informe importante esta semana, su respuesta dependerá de si interpreta esto como un verdadero acto de amabilidad o un intento de congraciación o, peor aún, de traición. Pero quizás la teoría laica más importante que influye en las pruebas y tribulaciones de nuestra vida cotidiana puede reducirse a una simple pregunta: ¿cree que las personas pueden cambiar? Cómo respondes esa pregunta es muy importante, porque mantener la creencia de que lo que eres es inamovible se ha relacionado con respuestas más pobres a la adversidad social, el aumento del estrés, una peor salud física y un rendimiento académico más bajo.

Una gran cantidad de investigaciones dirigidas por el Dr. David Yeager, profesor asistente de psicología en la Universidad de Texas en Austin, ha demostrado que una teoría incremental de la personalidad puede tener un profundo impacto. Mantener la creencia de que las personas cambian a través de las situaciones y el tiempo puede producir reacciones más saludables a las experiencias adversas. Por ejemplo, un estudiante con una teoría incremental puede reaccionar de una manera más pro-social hacia un intimidador, entendiendo que los matones a menudo actúan agresivamente debido a sus circunstancias y que sus formas de intimidación pueden algún día cambiar. Además, es menos probable que este alumno internalice su abuso y concluya erróneamente que es una persona digna de ser intimidada. Por el contrario, una teoría de la personalidad de la personalidad es menos adaptativa. El estudiante acosado que cree que las personas son lo que son, puede concluir que nada sobre su situación cambiará, lo que lleva a la impotencia y la desesperación. Afortunadamente, similar al trabajo en el campo de la mentalidad de crecimiento, la investigación ha demostrado que podemos intervenir para enseñar a los estudiantes que todas las personas, incluidos ellos mismos, son capaces de cambiar.

Las intervenciones de la teoría de la endecha

Una de las primeras aplicaciones de esta idea fue una intervención realizada con 230 estudiantes de noveno y décimo grado de una diversa escuela secundaria en San Francisco. Los estudiantes fueron asignados al azar para recibir un entrenamiento de seis sesiones en teorías incrementales de personalidad, un entrenamiento de seis sesiones en estrategias de afrontamiento, o nada en absoluto. Al final de estas sesiones, los estudiantes jugaron un juego de computadora en el que se les hizo creer que otro jugador los estaba condenando al ostracismo. Naturalmente, este tratamiento fue molesto para los estudiantes, pero posteriormente se les dio la oportunidad de vengarse de ese jugador al "forzarlos" a comer salsa picante (todo fue simulado, por supuesto). Los estudiantes en la intervención de teoría incremental asignaron casi un 40 por ciento menos de salsa picante al "matón" que sus compañeros. Además, en el transcurso del año escolar, los maestros informaron una mayor reducción en los problemas de conducta entre estos estudiantes, y esos estudiantes tenían menos probabilidades de llegar tarde o ausentarse de la clase. Este trabajo demostró que enseñar a los niños sobre la maleabilidad de las personalidades de las personas podría tener un impacto significativo en la forma en que los estudiantes lidian con las presiones sociales y evaluativas de la escuela secundaria.

En una versión más breve de esta intervención, 150 estudiantes de noveno grado en una de las escuelas con el rendimiento más bajo en California fueron asignados aleatoriamente para recibir entrenamiento teórico incremental o una intervención de mentalidad de crecimiento enfocada en la capacidad atlética. Los estudiantes que recibieron el entrenamiento incremental de 25 minutos informaron menos estrés y una mejor salud física ocho meses después de este breve ejercicio. Además, los estudiantes en la intervención de teoría incremental que ingresaron al noveno grado con la creencia de que las personas no cambian mostraron una marcada mejoría en las calificaciones a pesar de que la intervención no tenía nada que ver con los académicos. En un estudio de seguimiento, 303 estudiantes de noveno grado en Rochester, Nueva York, que recibieron entrenamiento teórico incremental estuvieron menos estresados ​​durante los siguientes nueve días, como lo demuestran los autoinformes y los niveles más bajos de cortisol salival, un marcador biológico para el estrés. Además, estos estudiantes tuvieron un GPA más alto en sus cursos básicos al final de sus semestres de otoño y primavera. Una vez más, esta sabia intervención que se produjo durante un importante punto de transición para los estudiantes, comenzando en la escuela secundaria, tuvo profundos efectos en la salud y los resultados académicos a pesar de no abordar directamente ninguna de esas áreas.

Aplicaciones en educación superior

Enseñarles a los estudiantes universitarios a abrazar la idea de que las personas pueden y cambian tiene el potencial de tener un impacto amplio y significativo en la educación superior. Aunque estas intervenciones necesitan ser adaptadas y replicadas con muestras de universidades, sí sugieren que puede ser valioso para las instituciones adoptar la visión más amplia de que la mentalidad de los estudiantes afecta más que solo sus resultados educativos. Dar un paso más allá de la mentalidad de crecimiento, cambiar las teorías de la personalidad de los estudiantes universitarios podría ayudarlos a reducir el estrés, mejorar la salud, atenuar la agresión, gestionar las relaciones sociales y mejorar el rendimiento académico. Teniendo en cuenta que más estudiantes universitarios buscan ayuda para la ansiedad y la depresión que nunca, las intervenciones breves que podrían ayudar a aliviar los desafíos académicos y emocionales serían particularmente beneficiosas.

Dada la evidencia de que este tipo de intervenciones pueden ser más eficaces durante las principales transiciones de vida, se aconseja fomentar las teorías incrementales como parte de un programa de orientación, o incluso comenzar más cerca de cuando los estudiantes son aceptados en la universidad. Además, emplear este enfoque de intervención inteligente tan pronto como sea posible podría crear un efecto de bola de nieve, con experiencias más positivas en el primer año (tanto académica como socialmente) reforzando esta mentalidad incremental y reforzando continuamente el bienestar general de los estudiantes. Este tipo de intervención sería escalable y aplicable a muchas poblaciones diferentes, y ofrece una gran promesa para mejorar sustancialmente los resultados para los estudiantes universitarios en todo el país.

Related of "Creyendo en el cambio por más que buenos grados"